¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Homofobia, religión y política

En medio de una creciente oleada de violencia homofóbica en Brasil, que coloca al país entre los peores del mundo en cuanto a delitos contra el colectivo LGBT – como mostraba el primer artículo de esta serie dedicada al panorama LGBT-el diputado federal Jean Wyllys, el primer miembro del parlamento brasileño que ha confesado públicamente su homosexualidad, ha presentado un Proyecto de Enmienda Constitucional (PEC) para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Mientras tanto, recientes declaraciones de odio y prejuicio de parte de algunos parlamentarios, grupos de extrema derecha y representantes religiosos, que se oponen a este y a otros avances legislativos en cuestiones relacionadas con el colectivo LGTB, han despertado un sentimiento de indignación en la blogosfera.

Image shared in the blog Wihhy's, public domain.

Imagen compartida en el blog de Wihhy, dominio público.

Predicando el prejuicio

"Caution! Religious freedom threatened - Gay Dictatorship in Brazil - Vote against - Say no!" from the blog Amigo de Cristo (Friend of Christ)

“¡Peligro! Libertad religiosa amenazada -Dictadura gay en Brasil- Vote en contra, ¡diga no!” del blog Amigo de Cristo

Un artículo del Jornal Brasil, vuelto a publicar por O Evangelho (El Evangelio), señala [pt] que varios grupos religiosos, concretamente evangelistas y católicos, se han estado oponiendo a lo que ellos llaman el principio de una “Dictadura gay” [pt], donde se incluye al “matrimonio” homosexual, al Ministro de Educación que se supone que fue el primero en posicionarse en contra de la “homofobia” (más conocida como “Kit Gay”) y al PLC 122/2006 (ley de mordaza gay), un proyecto de ley que pretende criminalizar cualquier crítica u oposición al comportamiento homosexual o a las intenciones del colectivo gay. Además, estos grupos favorecen la propagación de ideas contrarias a la defensa de los derechos del LGBT [pt].

Acerca de esta cuestión, Paulo Cândido, escribiendo para el blog Biscoito Fino e a Massa, critica [pt] la “falta de argumentos” y la “retórica vacía” de la “derecha religiosa”: 

que mal esconde seu ódio e sua intenção de impor a moral de uma religião à sociedade como um todo.

que apenas sabe esconder su odio y su intención de imponer la moral de una religión al conjunto de la sociedad.

Robson Fernando, escribiendo para el blog Acerto de Contas, añade [pt]:

Fora a visão utilitária, influenciada pela moral cristã, que os anti-LGBT possuem da sexualidade – segundo os quais o sexo teria função estritamente reprodutiva –, a homofobia e o alegado “direito de criticar a homossexualidade” têm tudo em comum com a intolerância religiosa e o suposto “direito” de alguém discordar que as pessoas possam seguir outras crenças.

A pesar de la visión utilitarista, influenciada por la moral cristiana, que aquellos que pertenecen al movimiento anti-LGBT tienen hacia la sexualidad- según la cual el sexo tiene una función meramente reproductiva,- la homofobia y el supuesto “derecho a criticar la homosexualidad” tienen mucho que ver con la intolerancia religiosa y el presumible “derecho” a no estar conforme con permitir que la gente siga otras creencias.

Los casos de homofobia, sin embargo, van más allá de las iglesias y los templos, y han alcanzado incluso al ámbito político. Una de las figuras que sirve de puente entre las dos instituciones es el pastor evangélico y diputado federal, Marco Feliciano. Feliciano, desató la polémica tras haber usado Twitter para hacer diversas declaraciones racistas y homofóbicas, como menciona [pt] el periodista Paulo Lopes en esta cita: “amamos a los homosexuales, pero detestamos sus prácticas promiscuas”.

Homofobia con representación parlamentaria

"I don't discuss promiscuity! A son of mine is well educated and has no risk of falling in love with niggers or gays!" Cartoon by Carlos Latuff, used with permission.

“¡No discuto la promiscuidad! ¡Cualquiera de mis hijos está bien educado y no corre el riesgo de dejarse embaucar por negras o gays!”

El diputado federal, Jair Bolsonaro, afiliado al Partido Progresista de Rio de Janeiro, se vio recientemente envuelto en una polémica al defender el derecho [pt] de los padres de pegar a sus hijos para evitar que estos se hagan gays.

La Rede Brasil Atual (Televisión Brasil Actual) resume [pt] las declaraciones más polémicas de Bolsonaro en una reciente entrevista en el programa humorístico CQC (el video se puede ver aquí [pt]): 

(…) fez declarações homofóbicas em um vídeo exibido pelo programa CQC, da TV Bandeirantes, nesta segunda-feira (28). Para Bolsonaro, ele não correria o risco de ter um um filho gay, pois seus filhos tiveram “uma boa educação, com um pai presente”. Ele também afirmou que não participaria de um evento homosexual porque “eu não participo de promover os maus costumes (sic).

(…) hizo declaraciones homofóbicas en un video emitido por el programa CQC, en la TV Bandeirantes, el lunes (28). Según Bolsonaro, él no correría el riesgo de tener un hijo gay, porque sus hijos recibieron “una buena educación, con la presencia de un padre en todo momento”. También añadió que no participaría en un evento homosexual porque “yo no tomo parte en la promoción de las malas costumbres (sic)”.

Defensor de las políticas de extrema derecha y excapitán del ejército, Bolsonaro tiene por costumbre insultar [pt] a los defensores de los derechos humanos además de defender la tortura [pt], pero nunca ha sido castigado por sus iguales.

El bloguero José Márcio Dias de Alencar escribió [pt] una Carta Abierta al Diputado:

O senhor, futuro ex-deputado Jair Bolsonaro, representa tudo que o Brasil hoje mais abomina. E todos os 120 mil eleitores que o colocaram em seu sexto mandato são totalmente responsáveis por esse grotesco show de horrores protagonizado em nossa recente democracia. Irônico um ex-militar que apóia e se diz saudosista da ditadura depender tanto da democracia pra viver,  não? São 120 mil pessoas que pregam o racismo, a homofobia e a misoginia.

Señor, futuro exdiputado Jair Bolsonaro, usted representa todo lo que Brasil más aborrece en la actualidad. Y todos los 120.000 votantes que le colocaron en su sexto mandato son totalmente responsables de este grotesco show de los horrores protagonizado en nuestra reciente democracia. Es irónico que un exmilitar que afirma apoyar y añorar la dictadura, dependa tanto de la democracia para vivir, ¿no? Aquí hay 120.000 personas que predican el racismo, la homofobia y la misoginia. 

Vía Twitter, la actriz y cantante Preta Gil, ofendida por el video que Bolsonaro presentó en el programa CQC, anunció [pt] que lo demandaría por sus comentarios, a lo que este respondió que se le había malinterpretado [pt]. Jair Bolsonaro se defendió [pt] en su página web y negó haber insultado a la cantante Preta Gil.

La noche del 29 de marzo, un grupo de parlamentarios, entre ellos Jean Wyllys, Brizola Neto, Manuela D’Ávila e Ivan Valente, presentaron una queja [pt] ante la Cámara de Representantes pidiendo que se tomasen medidas contra el diputado Jair Bolsonaro.

Neonazis, Fascistas y “Nacionalistas”

Las declaraciones de Jair Bolsonaro  causaron el efecto deseado, y en su defensa, diversos grupos de derechas hicieron una manifestación en la Avenida Paulista y se están organizado otras [pt] contra el PLC 122, y en defensa de la familia y del derecho a mantener los prejuicios.

Grupos [pt] como Ultra Defesa, União Nacionalista (Unión Nacional), RAC Kombat, Rock Contra el Comunismo, Carecas do Subúrbio (Cabezas rapadas del Suburbio), Integralistas y los Skinhead nazis, se reunieron para defender al diputado y a “la familia” contra la “Dictadura Gay” y las tentativas de criminalizar la homofobia. 

Image by the author of this post.

Imagen del autor de esta publicación.

Después de la protesta, al menos seis personas relacionadas con la extrema derecha y grupos radicales fueron arrestadas [pt], lo que llevó a Eduardo Guimaraes, del blog Cidadania (Ciudadanía) a comentar [pt]:

[os manifestantes acabaram se] deparando com uma contramanifestação de defensores dos direitos dos homossexuais, um ato corajoso e insensato porque, do outro lado, havia criminosos conhecidos e procurados, o que gerou uma dezena de prisões de bolsonaretes. Em nenhuma outra parte do país, neonazistas e skinheads, entre os quais devem estar os que vêm aterrorizando homossexuais na avenida Paulista, teriam coragem de sair assim tão abertamente à luz do sol.

[los manifestantes terminaron] enfrentándose a una contramanifestación de defensores de los derechos de los homosexuales, un acto valiente e insensato porque, del otro lado, había criminales conocidos y buscados, lo que condujo al arresto de una docena de bolsonaretes (seguidores de Bolsonaro). En ninguna otra parte del país, neonazis y skinheads, entre los cuales se incluirían los que habían aterrorizado a los homosexuales en la Avenida Paulista, se atreverían a salir tan abiertamente a la calle a plena luz del día.

Una protesta liderada por colectivos LGBT y activistas de varios segmentos de la izquierda, se organizó el mismo día y a la misma hora que la de los fascistas nazis, lo que requirió el despliegue de un enorme dispositivo policial para separar a ambos grupos.

El diputado federal Jean Wyllys, en una carta publicada en el blog Brasilia, eu vi (Brasilia, yo vi) del periodista Leandro Fortes, pide [pt] la “defensa de la dignidad humana, (…) un principio soberano de la Constitución” y afirma:

(…) o limite da liberdade de expressão de quem quer que seja é a dignidade da pessoa humana do outro. O que fanáticos e fundamentalistas religiosos mais têm feito nos últimos anos é violar a dignidade humana de homossexuais.

 (…) Limitar la libertad de expresión a “algunos”, significa garantizar la dignidad humana de otros. Lo que han hecho en mayor medida los fanáticos y los fundamentalistas religiosos en los últimos años es violar la dignidad humana de los homosexuales.

A pesar de todo este escenario, aún hay lugar para la esperanza. El PEC propuesto por Jean Wyllys, y otras iniciativas relacionadas con la criminalización de la homofobia, prometen no solo fomentar el debate sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, sino también promover una mayor igualdad entre todos los ciudadanos, independientemente de su orientación sexual.

Las discusiones y los movimientos hacia la aceptación del colectivo LGBT, que ya tienen lugar tanto en el parlamento como en la sociedad civil, serán el centro de atención del próximo y tercer artículo de la serie Panorama LGBT bajo debate.

Este artículo fue revisado en inglés por Kitty Garden [en].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.