¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Nepal: Revuelta y censura desde Facebook

La primavera árabe ha llevado vientos de cambio a Nepal. El sábado 7 de mayo, un grupo de jóvenes se congregó en la zona de Maitighar, de la capital Kathmandu, exigiendo una resolución rápida al actual punto muerto causado por el retraso en la formulación de la nueva constitución. Inspirados por una página en Facebook “Asiste, Resiste, Exprésate” [ne], realizaron una protesta pacífica y causaron un gran revuelo entre los medios locales y los políticos, nada acostumbrados a que los medios ciudadanos inspiren activismo directo.

Mientras este paso audaz de los jóvenes atraía la atención, algunos lo criticaron como un movimiento estético y activismo de elite que no ha logrado conectarse con la masa. “La Revolución Facebook” también ha sido denominado como un elaborado engaño.

Lamentablemente, en Nepal los intentos para silenciar a las voces independientes de la disidencia no son nuevos. Esta ola de críticas contra el movimiento enteramente apolítico, inspirado y dirigido por los ciudadanos sólo añade otro capítulo.

Durante el fin de semana, se hizo evidente que los medios ciudadanos de Nepal está bajo mucho escrutinio [en] después que el Consejo de Prensa -cuya única responsabilidad es hacer cumplir el código de conducta de los medios y vigilar “noticias anti-sociales”- exigió respuestas de un muy popular blog. Mysansar.com, había publicado una serie de artículos críticos del complejo político-industrial en Nepal; particularmente del muy influyente Grupo Chaudhary.

La Ley del Consejo de Prensa de 1992 limita claramente la competencia del mismo a los medios tradicionales, sin embargo, decidió actuar sobre el reclamo impreciso del Grupo Chaudhary, que alegó difamación.

Está claro que la sociedad nepalí todavía tiene una facción que no puede o no quiere aceptar que los ciudadanos tengan una voz y que no van a permanecer en silencio. A este grupo, acostumbrado a ser guiados por los políticos y líderes hereditarios mucho más propensos a jugar con las reglas que a escuchar a la gente, le parece inaceptable que un colectivo de jóvenes esté exigiendo que la nueva constitución en Nepal se culmine. Este grupo también presiona a instituciones respetables y responsables, como el Consejo de la Prensa, a perseguir a un blog, sin tener en cuenta problemas mayores que plagan al periodismo.

¡Es el momento adecuado para que “Me guste” la revuelta en las calles de Katmandú!

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.