¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Macedonia, Bulgaria: Enfrentando el discurso de odio

Dos ONGs, Media Development Center [Centro de Desarrollo de Medios; mk] de Macedonia y Broadcast Training Center ProMedia [Centro de Formación de Transmisión; bg] de Bulgaria, publicaron un análisis del discurso de odio búlgaro-macedonio en los medios tradicionales y nuevos.

El análisis fue publicado en el libro “Discurso de Odio en los Medios Búlgaros y Macedonios: Ejemplos, Causas y Soluciones” [mk], que resultó de un proyecto apoyado por el Programa Este-Este del OSI [Open Society Institute; mk]; está disponible para su descarga gratuita como un archivo .PDF, en macedonio e inglés.

Stranglehold by Filip Stojanovski, CC-BY

Ilustración de Filip Stojanovski, CC-BY

El libro informa sobre los marcos jurídicos nacionales, ofrece un análisis del discurso de los medios tradicionales por varios expertos en medios de comunicación entre julio-agosto de 2010, alrededor del aniversario de la Revuelta de Ilinden en 1903, y del uso de los nuevos medios para la incitación al odio, del influyente blogger [mk] y científico social macedonio Anastas Vangeli. Según él:

Las colisiones entre los ciber-enemigos macedonios y búlgaros han aumentado con el auge de la blogósfera macedonia desde 2004/2005 y el establecimiento de la popular plataforma macedonia de blogs “Blogeraj” (www.blog.com.mk, más tarde www.blog. mk) en 2006/07. Lo que se ha estado destacando desde los inicios de la plataforma de blogs, es la intensidad de las luchas búlgaro-macedonias. Debido a la proximidad del idioma, las guerras de blogs búlgaro-macedonias se han sucedido con una frecuencia muy alta, ocupando muy a menudo la primera plana de la plataforma y, eventualmente, conduciendo a la salida de muchos bloggers que se negaron a participar en ese tipo de comunicación. Usualmente, las riñas búlgaro-macedonias en la plataforma han inspirado a varios bloggers, principalmente macedonios (ya que constituyen la gran mayoría de los usuarios de la plataforma, frente a la minoría de búlgaros, y también porque la plataforma es conceptualizada como “macedonia”, por lo que actúan como anfitriones), para instar al resto de la comunidad a la acción para resolver el problema. A veces, este impulso se traduce en un claro y detestable discurso de odio anti-búlgaro y a veces toma la forma de megafonía a los editores de la plataforma para que prohiban a los usuarios búlgaros.

Estas peticiones han sido “justificadas” como una medida recíproca, ya que las plataformas búlgaras de blogs han estado rechazando a los macedonios. Sin embargo, salvo en caso de clara violación de las leyes, como la publicación de pornografía infantil, la administración de Blogeraj se niega a rechazar a ningún usuario o a moderar contenido, como parte de su política de apoyo a la libertad de expresión.

Vangeli, quien tiene una maestría en estudios de nacionalismo, continúa:

Por último, ha habido varios “llamados a boicotear” el contenido y los comentarios producidos por los comentaristas búlgaros, a fin de que los autoproclamados patriotas y los defensores en línea de la nación no pierdan los nervios. Otros intentan promover una retórica razonable, realista y pacífica. Mecheto Ushko [mk], un blogger macedonio [cuyo apodo es la traducción macedonia del nombre de un personaje de la caricatura polaca Miś Uszatek -en- o Teddy Bear Floppy-Ears -Osito de orejas planas-], recientemente ha reflexionado [mk] sobre el tema, etiquetándolo como destructivo y no razonable:

En esta plataforma de blogs […] hay continuamente nuevos chicos que no hacen nada más que difundir odio y chauvinismo a través de frases de argot peyorativo hacia Bulgaria y sus ciudadanos. Apuesto a que […] los que están en esta plataforma desde su fundación recuerdan aquel artículo destructivo que causó irritación incluso en los medios búlgaros […]. Es probable que también recuerden ese artículo como el más comentado jamás, con más de 15 mil comentarios sobre la nación búlgara y el Estado. […]

El discurso del odio entre los macedonios y búlgaros se manifiesta principalmente como una extensión de los feudos históricos existentes, pero también de los estereotipos mutuos -los macedonios etiquetan a los búlgaros como “tártaros” o “mongoles” (que es un ejemplo de retórica orientalista, en el que las características asiáticas se consideran rasgos de retraso) que lucen como caballos y cuyas mujeres son muy promiscuas, especialmente con los hombres macedonios; los búlgaros se refieren a los macedonios como semi-retardados, pueblo de cerebro lavado que ha sido manipulado por los comunistas. No hace falta decir que ambas retóricas son nacionalistas, además de altamente machistas, homofóbicas y sexistas. Por ejemplo, los que se dedican a la incitación al odio, a menudo publican imágenes de relaciones homosexuales, lo que en el sistema de valores de la subcultura nacionalista radical es visto como un fenómeno absolutamente negativo y su objetivo es insultar y dañar emocionalmente a aquel a quien está dirigido.

Para obtener ejemplos paradigmáticos de la incitación al odio por los bloggers macedonios, véase el llamado LogBlog [mk] cuyo lema es “Muerte a los pro-búlgaros, libertad para el mundo” y cuenta con una imagen de Adolf Hitler que dice en alemán “Prohibido para pro-búlgaros, sectarios y perros “). Otro blog que utiliza con frecuencia expresiones de odio contra los búlgaros es Darvel [mk]. En una ocasión, en un post titulado “Tártaros… ladrones, ¿qué más (podrían ser)?” [mk], Darvel argumentó que los autores de la Wikipedia búlgara habían robado una imagen de su colección personal al afirmar lo siguiente:

“No puedo creer qué clase de bastardos son los tártaros… primero, roban nuestra historia nacional, luego roban la historia de mi familia y ahora roban mis fotografías. Malditos sean bastardos tártaros, ¿no pudieron al menos recortar esta imagen? […] “

Otra entrada de blog, de Lavot [El León; mk], analiza el papel histórico del Exarcado búlgaro [en] ante todo como negativo. El artículo se titula “¡Los tártaros son sólo tártaros!” [mk] y cita al fundador del Exarcado [Teodosij Gologanov -mk-] [actualización: ver el comentario abajo – F.S.] quien sostiene que el Exarcado intentó asimilar culturalmente al pueblo de Macedonia hace más de un siglo (fue fundado en 1870 y participó activamente en Macedonia hasta 1912). Este es un ejemplo muy vívido de cómo a veces la (mal)interpretación de los documentos históricos puede conducir al uso de palabras ofensivas e insultos. El intercambio de mensajes de odio en los comentarios continúa:

Un comentarista búlgaro dice lo siguiente, en inglés, utilizando el adjetivo “FYROMIO” como un insulto e implicando que el macedonio no es un idioma humano; [“FYROMIO” se deriva de FYROM, una abreviatura para el nombre provisional que la República de Macedonia aceptó a utilizar dentro de la ONU, pero que es considerada ofensiva por los macedonios, ya que evita mencionar la palabra “Macedonia”, en su forma larga, la Antigua República Yugoslava de Macedonia]:

Yo no hablo FYROMIO: (((
[…]
Hablas algún idioma humano???
Como inglés o búlgaro???

Un comentarista macedonio responde en macedonio, jugando la baraja homofóbica:

Pueden ver que todos los búlgaros son amanerados de alma y corazón y ellos pueden leer y ver sólo lo que quieren ver, pero no las cosas que no encajan en su percepción. Tú, tártaro prostituto, la solución para ti sólo es que Hitler regrese y extermine a todas las almas-prostitutas como tú.

Más adelante, después de varios intercambios de insultos y expresiones de odio, un comentarista macedonio llama a las armas:

Ya hubo suficiente silencio [de los macedonios] y este es el caso con todos nuestros vecinos. Si no iniciamos [la guerra, conflicto o similar], entonces tendremos que defendernos y, sólo después de eso, atacar con toda nuestra fuerza. Por cierto, descubrí por qué los búlgaros están tan enojado con nosotros… hemos c*gido a las mujeres búlgaras con demasiada frecuencia, antes por un precio muy barato y ahora sólo por diversión […]

Entre los ejemplos recientes de blogs que se ajustan a las descripciones anteriores se incluye el regodeo [mk] sobre la noticia [ing] acerca de los búlgaros que fueron sorprendidos robando papas en Grecia, o el deseo [mk] de que no haya búlgaros “frustrados” en Blogeraj que se molesten con insultos basados en el acrónimo FYROM.

Vangeli también señaló que otros medios han sido utilizados para el discurso de odio politizado, desde YouTube a los grupos de Facebook, y concluye:

Lo que sigue siendo una pregunta abierta es, ¿cómo abordar este problema obviamente en crecimiento? Un aspecto positivo es que al menos la incitación al odio ya no se oculta bajo la alfombra, si no que se hace visible para el público a través de los nuevos medios. Sin embargo, el reto de cómo resolver el problema inevitablemente abrirá un debate sobre posible censura, una regulación más estricta y sanciones para los que se involucran en actos de incitación al odio. Aún así, no hay que olvidar que el contenido de los nuevos medios son una mera copia de nuestra vida cotidiana. Sancionar el discurso de odio en línea no impedirá que las personas odien y digan cosas deplorables lejos del teclado y, en el largo plazo, no va a resolver el problema. Por lo tanto, el problema de la incitación al odio en los nuevos medios es principalmente un problema de la existencia de mensajes de odio en sí. La sociedad civil y las campañas de los medios, así como las acciones mutuas podrían tener mejores posibilidades en la lucha contra ella. En los intentos de influir en la cultura y la actitud de la comunidad en línea, un blogger macedonio que escriba sobre la vida cotidiana en Sofía o un blogger búlgaro que escriba sobre la vida cotidiana en Skopje, sin duda tendrán una mejor oportunidad que una estricta política de censura.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.