- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Explorando Tabús: Documentando historias de la Revolución

Categorías: Medio Oriente y Norte de África, Egipto, Activismo digital, Derechos homosexuales (LGBT), Mujer y género

Egipto está atravesando tiempos turbulentos, sobre todo desde la revolución del 25 de enero [1]. El presidente Hosni Mubarak renunció el 11 de febrero de 2011, pero las protestas siguen y ha habido una serie de medidas represivas contra los manifestantes [2] [en] por parte de las fuerzas de seguridad. Aunque la atención mundial está en acontecimientos en otras partes del mundo, los bloggers egipcios siguen documentando sus experiencias. El proyecto beneficiario de Rising Voices en Egipto – Exploring Taboos [3] [en], de Nazra [4] [en], completó su tercera ronda de talleres entre el 15 y el 17 de marzo de 2011. Era básicamente un taller de narración para hombres y mujeres y personas de diferente orientación sexual sobre la revolución. A los participantes se les animaba a crear sus propios blogs y documentar ellos mismos sus historias.

Nawara Belal escribe [5] [en] sobre los talleres:

Esta ronda vino después de la “Revolución de la Juventud” de Egipto del 25 de enero, así que tiene una naturaleza específica, decidimos que no podíamos dejar de lado la historia y así diseñamos nuestro taller como de narración de la revolución desde una perspectiva de género, sexualidad oculta, normas culturales y presencia LGBTS.

[6]

Miles de manifestantes egipcios en Plaza Tahrir en El Cairo protestando en contra del régimen del presidente gobernante. El Cairo, Egipto. Imagen de Mohamed Ali Eddin. Derechos reservados Demotix (25/01/2011).

Nawara explica en detalle qué abordó el taller – haciendo estas preguntas:

Todavía no podemos negar los momentos de crisis nerviosas y de desesperación, y que ni las pérdidas materiales dejaron que nadie perdiera la esperanza en la revolución; como mencionó un participante, robaron en la tienda de antigüedades de su padre y tuvo que estar armado toda la noche en la calle cuidando con los que estaban cuidando y aun así, aun así no juzgan la revolución.

Y el resultado del taller es este sitio web llamado Tabús Revolucionarios [7] [en], donde se están documentando las historias de los participantes del tercer taller.

En la primera historia, un blogger anónimo escribe [8] [en] bajo el título “Un marica por el cambio”:

En mi país, me llaman marica, no como persona sino como un hombre con orientación sexual diferente, un hombre al que le gustan otros hombres. [..]

Mi plan de vida antes del 25 de enero giraba en torno a la idea de trabajar por mi cuenta hasta tener la oportunidad de salir del país y empezar de nuevo en cualquier país extranjero.

Este plan cambió totalmente a partir del 25 de enero de 2011. Ese día, a eso de las 2 pm, estaba sentado en mi oficina trabajando, y afortunadamente el lugar donde trabajo está ubicado en el centro, así que pude ver el comienzo de la revolución desde el balcón en mi oficina. La escena era única, variada y conmovedora, podía ver a miles de egipcios, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, todos gritando, reclamando sus derechos y pidiendo cambio y justicia social.

[9]

Manifestantes protestaron tarde en la noche el sábado siguiente al Viernes de Purificación en la Plaza Tahrir. Imagen de Mahmoud Abu Zaid. Derechos reservados Demotix (9/4/2011).

No pude evitarlo y decidí que me uniría a ellos. En menos de 5 minutos, estuve en la calle con la multitud. Al comienzo, estuve callado, y luego de la nada, mi voz se hacía más y más alta, más y más fuerte. En ese momento no podía entender cuál era mi motivación, sobre todo porque tengo una vida de buena calidad financiera y socialmente, pero ahora lo puedo entender. Durante muchos años de mi vida, estuve viviendo como una persona legal que vive en su propia zona segura tratando de evitar a los intrusos tanto como podía. Inseguridad y miedo a ser procesado eran los temas principales de mi vida como joven gay, y de un momento a otro estaba conectado el 25 de enero con miles de personas en su pedido de libertad. Pueden decir que finalmente compartíamos algo en común.

Desde ese día, empecé a trabajar pero desde una perspectiva diferente. La gente puede discriminarme pero es peor cuando yo me discrimino por aceptarme como extraño mientras tengo la oportunidad de ser parte de una red mayor de activistas políticos y sociales que no saben sobre mi sexualidad o al menos tienen dudas.

Otro blogger anónimo escribe [10] [en]:

Participé como millones de egipcios en la revolución del 25 de enero, compartí muchas cosas con ellos: pasión, esperanza, miedo. Sin embargo, tuve un miedo más, que es el miedo de colapsar por lo tenso de la situación en Tahrir. Soy bipolar y luchaba por ser normal y no una carga agregada a mis amigos en Tahrir.

Por favor, lea el blog Revolutionary Taboos [7] [en] para ver más de estas historias.