¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Bromas sobre violación y el límite del humor

Rafinha Bastos, comediante brasileño considerado por el New York Times [pt] como la celebridad que crea mayor impacto en Twitter, ha generado mucha controversia al afirmar en un programa –y justo después de que su afirmación fuera reproducida por la revista Rolling Stone– que:

“Todas las mujeres que veo en la calle reclamando haber sido violada es terriblemente fea”. […] “¿De qué se quejan? Deberíam dar gracias a Dios. Para ustedes, eso no fue un delito, sino una oportunidad”. […] “El hombre que hizo eso [la violación] no merece la cárcel, se merece un abrazo”.

Como la violación es considerada ampliamente “uma de las formas más crueles de violencia” [pt], no pasó mucho tiempo antes de que empezaran a surgir declaraciones contra los comentarios de Rafinha Bastos. La blogger feminista Bianca Cardoso, del blog Groselha News, explica:

No es solamente la violencia física, como un puñetazo o una patada en los riñones, es también una violación del cuerpo, de lo privado, lo íntimo, la sumisión y humillación. Hay también graves consecuencias, físicas y psicológicas que pueden resultar de este acto. Desde un embarazo, pasando por el contagio de enfermedades de transmisión sexual, hasta heridas graves en la vagina y el recto.

'Violation'. Image by Flickr user Cidadania Queluz (CC BY-NC-SA 2.0).

'Violación'. Imagen del usuario de Flickr Cidadania Queluz (CC BY-NC-SA 2.0).

¿Moralidad o censura?

En Twitter, la etiqueta #DebEstupro fue usada ampliamente en las reacciones a la controversia.

Los cantantes y activistas Elisa Gargiulo (@elisagargiulo) y Vange Leonel (@vleonel) exigieron el arresto del comediante por incitación a la violación, y presionaron a los fiscales y abogados para que tomen acción. Gargiulo escribió:

Violación = delito de poder (pobres, “feas”, lesbianas, las solitas de la calle). Pensar que la violación es útil para las “feas” y incitar el delito. Un buen abogado debe hacer el trabajo.

No obstante, también hubo defendores de los comentarios del comediante. El diseñador Odemilson Louzada (@Odemilsonjr) escribió “es fácil pedirle ética a Rafinha”, y el rapero Fernando Rodox (@FernandoRodoxRj), quien expresó su opinión diciendo:

#Abaixoarepressao estoy en contra de cualqueir tipo de censura, ¡¡¡lo que están haciendo con @rafinhabastos es censura!!! #Debestupro

Ante esto, la periodista Mayara Melo (@Mayroses) lamentó que tanta gente “siguiera, retuitteara y defendiera” a Rafinha Bastos. La profesora Teacher Lola Aronovich, del blog Escreva Lola, Escreva, escribió [pt] sobre los fans del comediante y los que se ríen de sus chistes:

Esos fans creen que la violación es sexo y no violencia, ¿es así? ¿Creen que alguien puede tener suerte por ser víctima de un crimen terrible? ¿Creen que solamente violan a las mujeres bonitas? Ah, entonces la verdad es una sola: ¡esos fans no saben absolutamente nada sobre violación! La violación es solamente una abstracción para ellos, ¡una realidad tan distante que pueden reír a voluntad! Si conocieran a alguien que haya sido violada, probablemente sería difícil reír de esas “verdades”.

El blogger Eduardo Guimarães va más allá y critica la salud de la sociedad brasileña cuando dice [pt]:

Parece bastante razonable, por lo tanto, decir que la sociedad brasileña –y, sobre todo, nuestros jóvenes– está moralmente enferma. Una generación en que hay tantas personas frías, cínicas, violentas es la que va a gobernar al Brasil del futuro. Una generación diferente de todas las anteriores, capaz de reírse de las desgracias ajenas y de predicar actos criminales como ahogar o violar a las personas.

También sugiere:

Cabría una campaña publicitaria de iniciativa del Estado de exaltación de valores humanistas y de condena a ese tipo de mentalidad.

"Rape is hate. Go on a date. Love is the best. Don't molest. Use your charm. Please don't harm." Photo by Steve Rhodes on Flickr (CC BY-NC-ND 2.0).

"La violación es odio. Ten una cita. El amor es lo mejor. No al abuso sexual. Usa tu encanto. Por favor, no lastimes". Foto de Steve Rhodes en Flickr (CC BY-NC-ND 2.0).

Límits de la incorrección política

La discusión terminó tratándose de humor, sus límites y una crítica a lo políticamente correcto [pt], definido por el profesor y blogger Idelber Avelar como “un supuesto autoritarismo policial a la izqueirda del uso del idioma”, con bloggers discutiendo hasta dónde puede llegar el humor, qué es ofensivo y qué es, en palabras de Bianca Cardoso, humor que “sigue las ideas de una sociedad conservadora. No es [un] transgresor”.

Sobre esto, Lola Aronovich dice:

[…] muchas veces, el humor es transgresor. Pero lo que tiene que entender la persona que ataca minorías para ser graciosoa es que están transgrediendo nada.

Con respecto al humor hecho para ofender y menospreciar a la mujer, la periodista Amanditas, escribó [pt] en su blog:

La sociedad está tan cínica que hoy en día la misoginia y el prejuicio son sembrados debajo de la máscara del “sentido del humor”. Y lo peor: a ese tipo de humor que exalta el desprecio de la mujer ação se le tiene como un humor “moderno”, y orgullosamente ostenta el cartel de “políticamente incorrecto”, y sobrevive con ganancias y un públco cautivo en la blogósfera brasileña.

I didnt do anything to deserve rape. Photo by Steve Rhodes on Flickr (CC 2.0 by-nc-nd)

No hice nada para merecer que me violaran. Foto de Steve Rhodes en Flickr (CC 2.0 by-nc-nd)

En una entrevista con Vice magazine, el caricaturista Laerte cree [pt] que “el humor no tiene que tener límites”:

Lo que la gente tiene que tener es también una crítica ilimitada. El humor tiene que ser despreocupado como cualquier lengua debe ser suelta y libre, lo que la gente tiene que tener es derecho de ejercer o poder de crítica sobre eso de manera permanente. Entonces si dices que una broma es racista, o sexista, y discutes en esa direción, no es censura, es ejercer derecho de crítica.

La blogger Renata Correa va más allá [pt] y dice:

Nos guste o no, el humor puede hablar de todo. De cualquer cosa. El humor es un reflejo de la sociedad, un lente por el cual miramos la vida. Una MANERA de mirar lo que acontece a nuestro alrededor. […] no podemos decir que existe, digamos, un “límite temático” para el humor. El humor debe ser gracioso. Hacer reír. Punto.

Pero advierte:

Una broma que usa un tema machista, homofóbico o racista no necesariamente es malo, pero corre el riesgo extremo de no ser graciosa. Porque es una broma vieja. Ya oímos eso millones de veces. Una broma es buena cuando resuena, te saca de tu zona de comodidad.

El blog Imprença finaliza [pt]:

Recordando bien las palabras de mamá:
Solamente es gracioso cuando todos se ríen. Cuando uno está llorando y los otros riendo no es juego, es humillación.
Creo que podemos partir de ahí. No necesita ser aburrido, ni políticamente correcto. Basta que no haga sufrir a nadie.

Por no tomar una posición respecto de las polémicas declaraciones de Rafinha Bastos, sus empeadores, CQC y TV Bandeirantes (@e_band) recibieron muchas críticas en Twitter.

Las empresas que auspician al comediante – Pepsi Brasil (@pepsibr), Nokia Brasil (@nokiabrasil) y TV Via Embratel (@viaembratel) – fueron presionadas (por Vange Leonel (@vleonel) y Elisa Gargiulo (@elisagargiulo)) a comentar sobre el caso. No hubo reacciones.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.