- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Líbano: ¿Es la política un tabú en los medios sociales?

Categorías: Medio Oriente y Norte de África, Líbano, Activismo digital, Política, Protesta

Publicado originalmente el 18 de marzo de 2011.

Hubo un gran discusión en la blogósfera libanesa en respuesta a mi artículo de Global Voices del miércoles 16 de marzo 2011, titulado “Lebanon: Bloggers Snub Hariri Rally [1]” [en] (“Líbano: Blogueros desdeñan el mítin de Hariri”).

Yo sostenía que la falta de cobertura por parte de los bloggers acerca de la manifestación organizada por el ex primer ministro Saad al-Hariri [2], el domingo 13 de marzo, se debió a un sentido general de desinterés entre los bloggers.

Esto fue criticado por el blogger Beirut Spring, quien sugirió que los bloggers no estaban perdiendo el interés, sino que tenían miedo de perder amigos en los medios y las redes sociales si expresaban sus opiniones políticas.

¿Tabú político?

He aquí la opinión de Beirut Spring [3]:

Antoun omitió un hecho que hubiera cambiado completamente sus conclusiones: los bloggers no dejaron de escribir sobre política en el Líbano debido a que ya no están influenciados por los políticos. Los bloggers dejaron de escribir sobre política porque se están convirtiendo en amigos de Twitter, y se están dando cuenta de que sus profundas divisiones hacen difícil poder expresar su verdadero punto de vista en los medios sociales.

En los viejos tiempos, a los bloggers no les importaba lo que escribían porque se encontraban casi en el anonimato. Se sentían libres para escribir sus puntos de vista reales, polémicos. Pero ahora se respira timidez en el aire y una presión social tremenda [4] [en] para decir lo que es aceptable en los medios sociales. Tal vez GVO [Global Voices Online [5]] debería empezar a buscar más información en Facebook. Allí, la gente dice lo que realmente piensa .. Son también miembros de medios sociales, ¿o no?

Protestors young and old in Beirut on March 13, 2011. Image by George Haddad, copyright Demotix (13/03/11). [6]

Manifestantes jóvenes y mayores en Beirut el 13 de marzo de 2011. Imagen de George Haddad, derechos de autor Demotix (13/03/11).

Beirut Spring destacó el caso del blogger Ali Seif que fue atacado en Twitter por tuitear comentarios de apoyo al controvertido político libanés Samir Geagea [7]. Geagea es el líder del partido cristiano derechista de las Fuerzas Libanesas [8], y alcanzó mala fama por crímenes en la guerra civil libanesa 1975-1990 y una alianza con Israel en tiempos de guerra.

Seif respondió a las críticas en su blog, SeifAndBeirut [4]:

El Líbano se encuentra en crisis todo el tiempo por un motivo – la gente no sabe cómo hablar, o aceptar las opiniones de los demás en el país. Bastante simple. Si apoyas la Alianza 14 de Marzo [9], se te tiran encima. Si apoyas la Alianza del 8 de Marzo [10], se te tiran encima. Paren ya de atacar a todo el mundo, y simplemente acepten el hecho de no compartir sus opiniones. Canadá tiene cuatro partidos políticos principales – no juzgamos a otros pueblos porque votan por los conservadores o los liberales. Eso es una estupidez.

Echen un vistazo a lo que se armó ayer en Twitter; echen un vistazo, por todos los santos, a las salas de chat y Facebook – los libaneses se tiran encima unos a otros durante toda la noche (o durante todo el día). Así que esto me lleva a ayer.

Tuiteé lo siguiente: en realidad, solamente estoy esperando el discurso de Samir Geagea. Me encanta su carisma, y me encanta la forma en que ofrece sus discursos. Esa es MI opinión. No estaba saltando de arriba a abajo tuiteando acerca de que Geagea me parece un hombre increíble, cómo me gustaría que Geagea le gustara a todo el mundo…

Aunque el ejemplo de Seif demuestra claramente un elemento de tabú político en la blogósfera libanesa, eso no implica que la blogósfera libanesa rehuya el debate político.

Ciertamente, existe una floreciente blogosfera política libanesa, con renombrados bloggers políticos como Qifa Nabki [11], Angry Arab [12], Nadine Moawad [13], Land and People [14] y Beirut Spring [15]. No solamente los propios bloggers son un indicio de una discusión política activa, sino simplemente hay que echar un vistazo al número de comentarios que generan sus entradas para captar un mayor sentido de la conversación.

Debate más fácil de evitar

No obstante, hay cómo contrarrestar este argumento – como lo plantea Beirut Drive By [16] – de que solamente los bloggers políticos son libres de publicar sus opiniones, y de ese modo se crea una distinción entre los blogs políticos y apolíticos:

La política, en gran medida, no tiene límites, a menos que seas comentarista/blogger político. Hay algunos puntos de vista políticos como los derechos de las mujeres, o los derechos de los palestinos de los que parece que hablar es aceptable, pero solamente si estás de acuerdo con lo que se dice. Simplemente es más fácil evitar la política y ponerse a hablar de anuncios o restaurantes o cómo será el tráfico de hoy.

En el post de Beirut Spring [3], Craig [17] refuerza ese punto de vista. Craig señala que los medios sociales obligan a los usuarios a adoptar los puntos de vista más populares por temor a la exclusión:

Sí, también me he dado cuenta de eso. No soy un gran fan de Twitter, pero estuve siguiendo algunas entradas sobre algunos de estos levantamientos. Me parece que la gente se siente obligada a adoptar las posturas más populares y socialmente aceptables. Y no solamente eso, una vez que adoptan esa postura se involucran en una especie de competencia para ver quién puede repetir con más frecuencia los puntos de discusión y en la mayoría de lugares. Se parecen más a un experimento de dinámicas de pensamiento de grupo en tiempo real que a “medios sociales”.

El blogger Sietske in Beiroet [18] asistió al mitin el domingo, pero no blogueó sobre el acto por las razones mencionadas por Beirut Spring:

Totalmente de acuerdo. Fui al mitin, pero no escribí nada sobre ello porque creo que no sea muy útil en estos días que te hagas un perfil político.

Los relatos sugieren efectivamente que existe un elemento de cautela en la blogósfera libanesa cuando se trata de un debate político.

Una parte de los bloggers libaneses definen su trabajo por sus conocimientos políticos, mientras que otros participan en una variedad de temas y por lo tanto pueden evitar la discusión política para no ofender a sus lectores, como le pasó a Seif.

Sin embargo, el argumento de que los bloggers libaneses evitan generalmente el debate político libanés sería restringir la definición de lo que se considera político.

¿Está la discusión política limitada a participar en las peleas repetitivas de las facciones sectarias hasta el cansancio?

Si utilizamos una definición tan estrecha, entonces sí: menos bloggers libaneses sienten la necesidad de hacer comentarios sobre la política sectaria del Líbano, y no sólo porque algunos tienen miedo de repercusiones por expresar puntos de vista partidistas, sino también por profundo desinterés.

Evidencia de desinterés

Liliane [3], blogger de From Beirut With Funk [19] [en], señala su historia como blogger como ejemplo del creciente desgano:

Estoy de acuerdo con que estamos mucho más lejos de la política, pero no de la razón. Personalmente, he dejado de escribir sobre la política, porque apoyé a X durante un tiempo, después a Y durante otro período, y luego a nadie. Llegué a un punto donde sentí que ver y discutir la política no ayuda en nada, y eso es todo. Fue entonces cuando me decidí cambiar el nombre de mi blog. A mí no me importan nada más que estas cosas, ya que parece que se siguen repitiendo los mismos errores, y nada está cambiando en este país cuando se trata de intentar cambiar las cosas mediante la política. Para mí, el cambio se producirá a través de un asunto diferente, a través de la educación, y por eso prefiero a encontrar métodos que se pueden aplicar y animar a otros a unirse.

Algunas respuestas en Twitter a la conversación parecen compartir la misma opinión:

@LebanonLucy [20]: @antissa [21] @Beirutspring [22] el desgano es algo que los jóvenes sienten ahora, pero también hay una falta de educación política.

@frencheagle [23]: @antissa [21] creo que estamos cansados ​​de la política, es una manera de afirmar que no podemos cambiar las cosas y que fuimos traicionados durante los últimos 6 años

El papel de los medios sociales

Los medios de comunicación social pueden haber frenado el debate político en algunos rincones, pero en general se ha ampliado el discurso y ha dado un nuevo significado a lo que se considera política en el Líbano.

El debate político ya no se limita al ritual diario de los políticos de insultarse unos a otros por una tajada más grande del pastel, mientras que el país se revuelca en la corrupción, el alto desempleo y la falta de servicios básicos.

Ciertamente, los periodistas ciudadanos libaneses han quebrantado los límites del discurso político originalmente definido por medios masivos políticamente fraguados y el sistema sectario del país.

Los bloggers libaneses quizás no respondan al mitin de Hariri porque han ido más allá de la naturaleza sectaria de la vida política libanesa, y se han vuelto cada vez más cínicos respecto a los dirigentes locales, los cuales evocan consignas universales de libertad, reforma y democracia.

Las respuestas de Liliane y @frencheagle reflejan la decepción generalizada por el fracaso de la “Revolución de los Cedros [24]” en 2005 para generar un cambio real, y así han perdido la fe en el sistema político.

Una novedad positiva de la fallida Revolución del Cedro ha sido la aparición del activismo en línea que ataca los problemas, que las élites sectarias del Líbano se niegan a abordar. Hay blogs de gran cantidad de temas que van desde los trabajadores migrantes [25], los derechos de los homosexuales [26] y los derechos de la mujer al  gobierno local y los insuficientes servicios básicos.

Las redes sociales también han jugado un papel decisivo en la organización y la promoción de importantes campañas políticas, como la reciente manifestación por reformas seculares [27] en el Líbano – una plataforma que ningún partido político hay tomado en serio. La sociedad civil y los medios sociales recientemente volvieron a unir sus fuerzas [28] para crear una conciencia sobre desaparición de la arquitectura beirutí a manos de la corrupción.

Estos son sólo ejemplos de la actividad política en la comunidad libanesa en línea. No reconocer el discurso como político es caer víctima del confinamiento, de la definición reduccionista sectaria de la política libanesa.

Fadi de Life with Subtitles [29] [en] nos ofrece un punto de vista [3] similar:

No sean sensibles a la expresión the “desairar”.

Digamos en su lugar: Los bloggers optaron por no cubrir la manifestación.

El hecho es que la mayor cobertura del mitin en los blogs libaneses fue la escena del striptease [30], y la enorme imagen del rey de Arabia Saudita (ambos con escasos comentarios).

Echen un vistazo a las marchas seculares un par de semanas atrás: estas sí tenían cobertura completa, a pesar de que parte del mensaje fue político y acusaba a la clase política gobernante de estar podrida.

Esto es lo que creo que pasó: los bloggers no están escribiendo sus opiniones acerca de los mítines del 14 de marzo (y otras actividades del 8-M y del 14-M), ya que, al igual que la mayoría de la población, están hartos de la política libanesa tradicional y anticuada. Denles algo fresco, y escribirán sobre ello (tal como lo hicieron). Caso en cuestión: el blog de “From Beirut with Funk“.

Riham de Thread of Desire [31] [en] también ve [4] que los medios sociales han superado las disputas políticas anticuadas:

Bueno, esto me repugna por más de un motivo, pero sólo voy a mencionar el motivo más importante. Antes de abandonar el Líbano, había llegado a una etapa de mi existencia libanesa donde la política se hizo muy evidente para mí. Me di cuenta de que la política era la razón por la que estaba tan estresado, molesto y cínico. Vi que los políticos seguían discutiendo unos con otros, poniéndose de acuerdo y discrepando, cambiándose de lados y dando discursos llenos de odio y, sobre todo, de tonterías. Y cuando las cosas se pusieron mal, las únicas personas a las que se estaba afectando negativamente éramos nosotros.

Éramos nosotros los estaban atascados en casa cuando tomaron las calles. Eran nuestros jóvenes que tomaban las calles y que se mataban unos a otros mientras que nuestros queridos líderes estaban sentados en sus casas bien iluminadas- mientras nos ahogabamos en nuestras tres horas de oscuridad diaria, ellos disfrutaban de la vista y, ocasionalmente, daban discursos pidiéndonos que paráramos. No importa lo mucho que pelearan, eramos nosotros los que la pagábamos. Así que dejé de escuchar. Dejé de ir a las manifestaciones, de ver las noticias o de discutir de política con nadie, sin importar si estaban o no de “mi lado”.

Mi parte optimista quiere creer que la gente de mi generación, los que están bien educados, los que forman parte de la comunidad de medios sociales y están expuestos a la misma información que yo, piensan de la misma manera que yo. Así que cuando oigo a alguien repetir sin pensar la misma basura que escuchamos en la televisión, la misma basura alimentada por nuestros “líderes”, lo único que quiero hacer es vomitar.

De todas maneras, el mitin de Hariri el domingo 13 de marzo no pudo generar una respuesta significativa de los analistas políticos residentes ni de los bloggers generalistas. Que incluso la mayoría de los bloggers políticos libaneses no sentía la necesidad de comentar sobre el mitin, sugiere un fracaso de Hariri para atraer el interés.

O tal vez sea un indicio de que la blogósfera libanesa haya hecho oídos sordos a la antigua retórica política libanesa, y está en proceso de definir un nuevo paisaje político que trasciende el sectarismo y el nepotismo.