¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Egipto: La historia del espía israelí en El Cairo

Este post es parte de nuestra cobertura especial de Protestas en Egipto 2011.

Ilan Chaim Grapel, inmigrante estadounidense en Israel, fue arrestado en Egipto el domingo 12. Grapel ha sido detenido por 15 días mientras la Fiscalía de Seguridad del Estado lo interroga por presuntas actividades de espionaje en Egipto, por intentar instigar el conflicto entre el pueblo egipcio y el Consejo Supremo de Fuerzas Armadas y por incitar conflicto religioso entre musulmanes y coptos.

En una entrevista publicada el lunes 13 de mayo de 2011 en el sitio web libanés de noticias El Nashra, Yehia El-Gamal, vice primer ministro de Egipto en el gabinete interino, acusó a Israel de estar detrás de la tensión sectaria que afecta a Egipto.

Ilan Grapel in Tahrir Square carrying a poster which calls US President Barack Obama stupid. Source, Ilan Grapel's Facebook account.

Ilan Grapel en la Plaza Tahrir con un afiche que llama estúpido al presidente de EE.UU. Barack Obama. Fuente: cuenta de Facebook de Ilan Grapel.

Desmond Shephard informó de la noticia en el blog Bikya Misr, y dijo:

El juez Hesham Badawi de la Fiscalía Suprema de Seguridad del Estado ordenó que el sospechoso llamado Elan Chaim Grabel fuera detenido durante 15 días por sospecha de “espiar a Egipto con el propósito de perjudicar sus intereses económicos y políticos”, informó la agencia de noticias MENA.

De otro lado, funcionarios israelíes rechazaron las acusaciones, y dijeron que los informes del Cairo no eran confiables.

El blogger egipcio Hossam El-Hamalawy no asimila la historia del espionaje de Grapel, y expone incidencia histórica para mostrar que ese tipo de historias generalmente son sospechosas:

Cuando estudiantes y trabajadores tomaron las calles en Alejandría, en noviembre de 1968 para denunciar al régimen nasserista, los medios manejados por el estado anunciaron el arresto de espías israelíes que estaban involucrados en la agitación por las protestas (Informe y registro árabe, 1-15 de diciembre de 1968: 399).

Mi madre, que participó en las protestas estudiantiles de 1971-1972 contra Sadat, recuerda que las Fuerzas de Seguridad Central los golpeaban con palos mientras denunciaban a los estudiantes como “agentes israelíes”.
Durante el levantamiento que duró 18 días, una joven periodista apareció en televisión “confesando” que la había entrenado el Mossad para fomentar esos “disturbios” en Tahrir. Y por supuesto que resultó ser una gran mentira.

Y ahora, el gobierno ha anunciado que capturó a otro espía israelí que reunía información sobre las protestas y fomentaba caos con la intención “de perjudicar intereses políticos, económicos y sociales y por impactar negativamente en el curso de la revolución”… y “los fiscales sospechan que pagó a los manifestantes para causar fricción con el ejército y fomentar las tensiones musulmano-cristianas”.

En serio, vaya telenovela.

El-Hamalawy cree que la medida la tomó la agencia de inteligencia con la finalidad de evitar que las personas criticaran al ejército en el futuro:

Por este último caso, la Mukhabarrat [Agencia de Inteligencia] está tratando de realizar una medida rastrera, para que así cualquier crítica pública contra el ejército se tome inmediatamente como trabajo de espías israelíes. Más importante, la Mukhabarrat está tratando de convencer al público que es una agencia vital, a cargo de la protección del país de cualquier “conspiración extranjera”, para no recibir el mismo tratamiento que la Policía de Seguridad del Estado.

Querida Mukhabarrat, deja de tratarnos como niñitos. ¿Quién diablos es este super agente israelí que por su cuenta va a ir por ahí fomentando protestas, agitando en contra del ejército en calles y mezquitas? Ocúpense de algo, maduren.

Las reacciones en Twitter no fueron muy diferentes. Es más, fueron más allá para burlarse de toda la noticia y le crearon una etiqueta, #ElGasoos (es decir, el Espía).

@MagedZakher: ¡Ups! ¡Ahora saben dónde nos manifestábamos! ¡La Plaza Tahrir debió permanecer como un secreto! ¡Oh! ¡Espías!

@mand0z: Nadie en el Mosad sabe cómo usar YouTube, es por eso que mandaron a un espía.

@Gue3bara: Luego de buscar el teléfono del espía, encontrar el número de Netanyahu guardado como “Netanyahu – misión secreta”.

The Spy behind Omar Suleiman

El espía detrás de Omar Suleiman – Foto tomada del grupo de Facebook We are Sorry Mr. Spy (Lo sentimos, señor Espía).

En los primeros días de la revolución, los partidarios de Mubarak hicieron un grupo en Facebook llamado ‘We are Sorry Mr. President’ (Lo sentimos, señor presidente), y desde entonces cada vez que alguien quiere burlarse de algo crea un grupo en Facebook con el nombre ‘Lo sentimos…’, y ‘Lo sentimos señor Espía‘ no fue muy diferente.

Además el hecho de que Ilan Grapel tuvuera un perfil público en Facebook con toda su información, sus fotos en Plaza Tahrir y otros lugares en Egipto, hizo que la gente en Twitter sospechara más y que se preguntara si los espías reales son tan ingenuos.

@RAbdellatif: Perdonen mi escepticismo, ¿pero podría #Israel enviar un espía que estuviera en su ejército Y QUE posara en las fotos con su uniforme militar?

@NohaAtef: Capturaron un espía en #Egipto, la gente lo buscó en #FB, vio sus fotos, algunos informaron sus perfiles, otros lo agregaron para seguir :D.

Lejos de toda esta burla, y lejos de los que están diciendo [ar] que Israel no necesitó espías cuando ya tenían acá a los parecidos a Mubarak y los parecidos al FMI, algunos creen que la historia del espía podría ser cierta. Algunos otros culpan a la revolución por todo este fiasco.

@mrrizkallah: ¿Y si estamos equivocados? ¿Y si es un espía de verdad?

@Gemyhood: Un taxista estaba tan contento con el arresto del espía, y me decía: ya ve, todas las manifestaciones y la revolución es algo israelí.

Zeinobia también comparte el mismo punto de vista de @mrrizkallah, y criticó en su blog a los que se burlan de la historia.

Claro que algunos de nuestros tuitteros revolucionarios lo están convirtiendo en una comedia de una manera que me asombró como persona, parece que odian pensar siquiera en la posibilidad de que podría haber espías entre nosotros como en cualquier otro país, como si Egipto no fuera tan importante, y lo que pasó no fuera nada en términos estratégicos. Nuestros tuitteros revolucionarios ignoran el hecho de que este incidente podría perjudicar también a la Plaza Tahrir, así como odian admitir que este incidente se elevará desde la posición del Consejo Supermo de las Fuerzas Armadas (SCAF, por sus siglas en inglés) y el Servicio General de Inteligencia (GIS, por sus siglas en inglés) hasta la calle. “Irónicamente, la gente está diciendo que la policía debería aprender del GIS”.

Odio decirlo, pero hay diferencia entre oponerse al SCAF por razones políticas y actuar de esta manera para la que no encuentro palabras para describirla.

Y finalmente, Sama Habeeb tuitteó…

@MissPharaoh: Humanidad, si creen que los “espías israelíes” no existen, entonces son ingenuos. Si creen que tampoco existen los “espías falsos”, entonces son más ingenuos.

Este post es parte de nuestra cobertura especial de Protestas en Egipto 2011.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.