Venezuela: En contra y a favor de la ley antitabaco

Las discusiones entre fumadores y no fumadores sobre la salud, el aire y el derecho a decidir no son nada nuevo. Sin embargo, después de la ley contra el tabaquismo implantada recientemente (luego de haber sido anulada en febrero) por el gobierno de Venezuela, muchos tomaron los medios ciudadanos para comentar, protestar y discutir el trasfondo de la nueva ley. Una medida necesaria para algunos, los que piensan en los riesgos que corren los fumadores pasivos. Mientras tanto, otros ven en la ley una nueva forma de represión mientras se dejan de lado prioridades y asuntos más urgentes.

Foto de Huseyin Emre Tazegul, copyright Demotix.

Horacio, en su blog Sin Gasolina sostiene que hay motivos válidos para implementar ambientes 100% libres de humo:

* Disminuyen el riesgo de infarto del miocardio, cáncer del pulmón y asma
* Reducen 30% el consumo de cigarrillos y son un estímulo para dejar de fumar
* Garantizan el derecho de la población trabajadora a un ambiente laboral saludable
* Son fáciles de implementar y cuestan muy poco

Por otro lado, Naky ataca con fuerza una ley, que describe como una forma de limitar y dirigir la voluntad individual:

¿Cómo interpretar favorables, leyes que “piensan por mí”? Antes fue la ley contra videojuegos y juegos violentos, que se suponen más nocivos que la formación deniños en “guerrillas comunicacionales” o la de jóvenes como miliacianos. Le siguió otra que prohíbe la transmisión de narco-novelas. Hoy es una ley anti-tabaco, aprobada antes que una anti-desarme a pesar que las armas representaron 19.000 muertes violentas en 2009

Jesús, por su parte, intenta compartir otra visión:

Estoy plenamente consciente de que todos tenemos derecho a elegir algo (y a sufrir las consecuencias de nuestra decisión), al igual que podemos elegir nuestro bien, no debemos limitar a la gente que elija su mal. Tratar a la gente como limitados mentales que necesitan de la eterna ayuda del Estado o de un ente externo que les diga que hacer y que no (sin dejar derecho a réplica o de participar en la legislación de dichas normas) es harto insultante para alguien que se asuma como libre. Lo lamento, pero una sociedad libre no se construye con cultos a la mendicidad ni con tratamientos infantiles ni con disposiciones arbitrarias. Los vicios no son crímenes.

Y «lenguaeniple», a través del blog colectivo Panfleto Negro, reflexiona sobre los límites que debe tener el Estado al dictar el comportamiento de sus ciudadanos:

El Estado tiene la atribución, potestad y facultad de prohibir fumar en Registros, Notarías, Alcaldías, Ministerios y/o cualquier otra dependencia de su propiedad, lo que definitivamente es una aberración es que ese mismo Estado sea quien decida que a usted, dentro de su negocio, le está prohibido fumar.

Las opiniones en Twitter también apuntaron en distintas direcciones. Se vieron muchas más quejas en menos palabras y se compartió, de modo particular, un sentimiento de descreimiento frente al respeto (o la falta de) que en general muchos tienen frente a la Ley. Robert M (@robert7772), Adrian (@AdriianRz) y Sabrina Baroni (@Sabrina_Baroni) lo expresan de este modo:

Esperemos que la Ley Antitabaco si es que llega a ser ley se cumpla, porque aquí en Venezuela rara vez se cumplen las leyes.

En este país (Venezuela) ninguna ley se cumple, que te hace pensar que la “Ley Antitabaco” sera la excepción?

Mientras [Chávez] candanga hace campaña, todos enloquecen por la LeyAntitabaco. A veces pienso que Venezuela tiene el presidente que se merece…

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.