Bangladesh: Rumana Manzur – triste recordatorio de la violencia doméstica

El 5 de junio de 2011, Rumana Manzur, asistente de la cátedra de Relaciones Internacionales en la Universidad de Dhaka, se convirtió en víctima de un terrible caso de violencia doméstica cuando fue atacada brutalmente por su esposo, Hassan Syed, de quien se dice que la golpeó sin piedad, trató de arrancarle los ojos y le mordió parte de la nariz en un arrebato de rabia. Se dice que su hija de cinco años estaba en la habitación y fue testigo de este inhumano acto.

Rumana es una becaria Fulbright de Bangladesh, y cursaba una maestría por la Universidad de Columbia Británica (UBC) en Vancouver. Estaba visitando a su familia en Bangladesh durante las vacaciones de verano cuando ocurrió el incidente. Hassan se dio a la fuga luego del incidente y la policía lo recogió el 15 de junio de la casa de un pariente, donde se estaba escondiendo. [El arresto se dio horas después de que la Corte Suprema se diera por enterada suo moto del caso por informes en los medios y pidió a la policía que explicara la demora en el arresto.]

Image by Flickr user Heraldpost (CC BY-NC).

El silencio oculta la violencia. Alto a la violencia doméstica. Imagen del usuario de Flickr Heraldpost (CC BY-NC).

Poco después del arresto, Hassan dio una entrevista a periodistas, donde culpó a Rumana por tener una relación extramatrimonial con un iraní durante su estadía en Vancouver. Según los informes, dijo que una pelea estalló entre ambos cuando ella descubrió que él había borrado el nombre de esta persona de los amigos de Facebook de ella cuando estaba en el baño. Negó haberla atacado y dijo que tal vez se había herido durante la riña.

Ahora, Rumana corre el riesgo de perder la visión de ambos ojos. Voló a India para un tratamiento, pero tuvo que regresar a casa en Dhaka decepcionada, luego de que los doctores informaron a su familia de la gravedad del daño provocado a sus ojos y dieron pocas esperanzas de devolverle la visión. Actualmente, Hassan ha sido derivado a custodia policial y lo están interrogando sobre el caso.

La historia de Rumana ha conmocionado a la sociedad bangladesí -en casa y en el extranjero. Sus alumnos y colegas -en la Universidad de Dhaka y en la UBC- se han ofrecido a apoyarla y han condenado enérgicamente esta brutalidad. Las familias bangladesíes en Vancouver y la UBC también han mandado una carta abierta para expresar su parecer sobre el incidente.

Se está debatiendo mucho en línea y también fuera de línea. Amigos y personas que apoyan a Rumana han iniciado grupos en Facebook como Justicia para Rumana, donde buscan un castigo ejemplar para su esposo. Los bloggers también han prestado su voz para exigir justicia, expresando rabia, indignación y consternación.

Taef Ahmad escribe en Choturmatrik [bn]:

¿Qué tan cruel e inhumano tiene que ser alguien para golpear, cegar y desfigurar a una madre delante de su hija -después de haber vivido con la mujer durante 10 años y de haber criado una familia? Hasta los animales salvajes que viven en la selva son tal vez más humanos que esto.

Manobi escribe en el blog Somewherein [bn]:

La culpa de esta madre, víctima de este inhumano ataque, fue haber querido obtener el grado más alto de su línea de trabajo y haber logrado la oportunidad de conseguirlo.

En Sachalayatan, el blogger S.M. Mahbub Murshed expresó su rabia hacia el esposo, a quien comparó con un cruel animal. Mahbub advierte que los medios tradicionales pueden olvidar pronto la historia, pero sigue siendo reponsabilidad de los bloggers tener esta historia en primer plano hasta que se haya castigado al culpable. También instó a las mujeres a reconocer las primeras señales de maltrato y a tomar medidas apropiadas antes de que la situación se salga de las manos.

Evento en Facebook – Protesta masiva en contra de la tortura a Rumana Manzur

Se ha iniciado una petición en línea para buscar justicia rápida para Rumana.

En medio de toda las expresiones de indignación, un pequeño segmento de cibernautas también han estado culpando a Rumana por su actual triste situación. Entre ellos, unos cuantos han expresado solidaridad con Hassan, sobre todo luego de sus afirmaciones iniciales sobre la ‘infidelidad’ de su esposa.

Los argumentos esgrimidos por los que lo apoyan giraron en torno a la premisa de que Rumana debió haberle dado a su esposo una razón sólida para su incontrolable rabia. Otros alegaron que es culpa de Rumana por no salirse antes de ese matrimonio. Otros bloggers fueron rápidos en denunciar estos argumentos usando palabras fuertes.

El blogger Zakaria Swapan comenta [bn]:

Al comienzo, unos cuantos expresaron la reacción de que seguramente hay más en la historia. Seguramente, la mujer hizo algo para enfurecer al esposo a ese punto. Para esas personas, mi respuesta es -seguramente estás mentalmente enfermo, es por eso que ideas así vienen a tu cabeza. Otro grupo está diciendo que le está bien servido por quedarse con un hombre así todos estos años. Por la manera que criamos a nuestras niñas en Bangladesh, ¿cuántas mujeres armarse de valor y abandonar a su esposo?

Otros cibernautas están discutiendo, no solamente sobre este caso específico, sino también acerca del tema más amplio de relaciones matrimonial, violencia doméstica y la cultura del silencio que gira en torno a esto.

Asif Saleh, que escribe en el Colectivo de Drishtipat Writers habla de esta cultura del silencio en post acertadamente llamado ‘¿La cara de quién estamos salvando?’. Asif escribe:

El suyo fue un caso extremo tal vez, y la ‘shobhbhyo shomaj’ (sociedad civilizada), como la llamó un periódico, se ha visto asombrada por la clara brutalidad del crimen. Pero esta muy ‘shobhbhyo shomaj’ con frecuencia presionaría a la mujer a que se ‘comprometiera’ (maniye cholo) en los otros casos no tan brutales (para ser más brutales).

Rubana Huq en Priyo.com señala la ironía de que, a pesar de que el sur de Asia tiene una impresionante cantidad de mujeres líderes, la región sigue teniendo un registro muy pobre en lo que se refiere a derechos de la mujer. Según ella, “las mujeres son uno de los artículos más fáciles en el mercado del abuso”.

Sin embargo, el blogger Upopadya siente que no deberían aumentar los ejemplos de crímenes relacionados con el género al punto de culpar a todos los hombres, con lo que se pone a los géneros en camino de un conflicto [bn]:

No creo que hombres y mujeres deberían arrojarse unos a otros [a través de esas burdas generalizaciones de pintar a todos los hombres con el mismo pincel]. Debemos entender que la sociedad no le pertenece solamente a los hombres o a la mujeres -pertenece a hombres y mujeres.

Hoy, Rumana espera un milagro que le devuelva la vista y le permita volver a ver la cara de su hija. Quiere que su esposo enfrente a la justicia. Hassan sigue en custodia policial. Y la discusión sobre violencia doméstica continúa.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.