¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Irán: Los verdes, la democratización y el demonio envejecido

Dos años después de que estallaran los movimientos de protestas en Irán, Internet no solamente desempeña un papel vital para que circule la información, sino también para estimular la democratización dentro de los movimientos opositores a través de pesos y contrapesos.

Parece que el mayor demonio al que se enfrentan los disidentes de Irán no son los filtros, sino el envejecimiento y la falta de creatividad.

Sensibilidad a las reacciones en línea

En Internet es habitual que se desafíe y confronte a líderes de la oposición que, a continuación, corrigen o revisan su postura oficial previa.

Unas semanas antes de las elecciones de 2009 en Irán, el expresidente reformista, Mohammad Khatami, hizo un llamamiento a la reconciliación nacional ante un grupo de veteranos de la guerra entre Irán e Irak. Invitó a los ciudadanos y al líder supremo a perdonarse unos a otros, lo que provocó una fuerte reacción en Internet, tanto de amigos como de enemigos.

Inmediatamente se creó una página de Facebook [fa] con el irónico título “Disculpa pública del líder [el ayatolá Jomeini]” y una ola de críticas contra la declaración de Khatami inundó la página.

Al final se avino a revisar su declaración con motivo de las elecciones en junio. Se retractó de su intento de reconciliación y en su lugar instó a que se reconocieran derechos cívicos [fa].

Este tipo de rectificación no es raro entre los reformistas.

En junio de 2010, en una entrevista de televisión [fa] al respecto de la opinión del movimiento verde [en] sobre Israel y Gaza, el influyente clérigo reformista Mohsen Kadivar insinuó que los manifestantes apoyaban la postura del régimen sobre Gaza y el Líbano, afirmando que los manifestantes habían coreado “¡Gaza y el Líbano!” y “¡Daría mi vida por Irán!”

Una ola de vídeos en línea [fa] se opuso a esta idea mostrando que los manifestantes decían justo lo contrario: “¡Ni Gaza ni el Líbano, solo daría mi vida por Irán!” Kadivar respondió a las acusaciones de que mentía, retractándose [fa] rápidamente de su posición anterior y diciendo que por supuesto, algunos jóvenes coreaban tales lemas; pero que él no estaba de acuerdo con ellos.

“Ni Gaza ni el Líbano” acabó encontrando eco entre los manifestantes sirios, que corearon “Ni Irán ni Hezbolá” de forma similar.

Demonios envejecidos

La amarga realidad es que, mientras que el movimiento de protesta utilizaba redes sociales y medios ciudadanos de manera significativa en 2009 durante los días más caldeados de protesta, en la actualidad los ciberactivistas iraníes se conforman con reciclar el mismo ambiente virtual sin innovación alguna.

En los últimos años, algunos ciberactivistas iraníes han utilizado sitios occidentales como Facebook, YouTube, WordPress y otras herramientas de blogueo con entusiasmo e inteligencia. También han creado sus propias plataformas como Balatarin [fa], que recuerda a Digg, y Gooya, que antecede a los blogs y nació como una especie de páginas amarillas políticas, que luego se expandió en portal de noticias y debates políticos.

¿Qué hemos inventado o imitado con éxito desde las protestas de 2009 que haya atraído la mirada del mundo y de los medios de comunicación? Nada.

Creo que no solamente se repite nuestra interacción en Internet, sino que el movimiento entero ha perdido la creatividad de sus primeros días en línea. Mirar los consejos de los últimos días sobre la red es como volver a 2009: escribimos consignas en billetes de banco y cantamos “Allaho Akbar” en las azoteas.

Una de las razones podría ser el arresto masivo de muchos de los activistas iraníes en los dos últimos años.

Fuga de cerebros

Otro problema es que el mundo cibernético es una especie de planeta fragmentado que necesita algo de pegamento para volver a juntar a los cibermilitantes y a los informáticos. El pegamento puede ser real o virtual, pero deben hacerlo iraníes para iraníes.

¿Un cuento de hadas? Tal vez. Pero la esperanza puede ir más allá de nuestras fronteras. Por eso los verdes recuerdan el segundo aniversario a pesar del dolor.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.