¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sudán del Sur: ¡Al fin libres!

Esta página es parte de nuestra cobertura especial del Referéndum en Sudán del Sur 2011.

Hay un nuevo país en África: la República de Sudán del Sur. Sudán del Sur convocó un referéndum el 9 de enero de 2011 para decidir si seguían formando parte de Sudán, en cumplimiento de uno de los aspectos del Acuerdo Integral para la Paz entre el gobierno central de Kartum y el Movimiento para la Liberación del Pueblo de Sudán.

Tras la votación casi unánime (99%) a favor de la autonomía del Norte, la independencia oficial de Sudán del Sur se declaró el 9 de julio de 2011.

Niños en la celebración de la Independencia de Sudán del Sur. Foto cortesía de Matata Safi.

Anthony Kamba observa los retos [en] a los que se enfrenta Sudán:

Con todo, el gobierno se enfrentará a retos que van desde protestas individuales a grupales. Debe tener cuidado al abordar ese tipo de insatisfacción, no vaya a ser que muchos se levanten en armas contra su propio gobierno.

Todavía hay líderes de grupos, como el renegado George Athor, Abdel Bagi Ayi, que aún protestan contra la representación gubernamental y las instituciones. La corrupción es otra de las cosas que mueve a este tipo de grupos a usar métodos violentos para intentar conseguir lo que quieren. El presidente Kiir debe atar bien ese cabo.

Un jefe local, Abahala Primo, también señaló la corrupción como lo que le gustaría que el gobierno combatiese. Abahala quiere ver que a líderes tradicionales como él se les deje sitio para participar en la construcción de su país.

Bandera de la nueva República de Sudán del Sur

La bloguera ugandesa Rosebell Kagumire cree que Sudán del Sur ha nacido en el momento justo [en]:

Sudán del Sur ha nacido en una época en la que África ha dado pasos considerables en el desarrollo, al contrario que en los 60. Con ni siquiera la mitad de la población de mi país, Uganda, Sudán del Sur va a necesitar a sus vecinos, que ya van un paso por delante en todos los sectores; y tengo total confianza en que serán un valor seguro para el país. Las mujeres de Sudán representan más del 60% de la población, y el 80% de ellas son analfabetas. La integración de las mujeres en Sudán del Sur será la clave para que el país mejore más rápido sus deprimentes indicadores de desarrollo. Recuerdo que en uno de mis viajes a Sudán conocí a una mujer que dijo que no querían ser como las mujeres de Eritrea “que luchaban, pero al final, una vez declarada la independencia, las sacaban del sistema y les decían que su sitio estaba en la cocina”.

Reflexiona [en] sobre su reciente viaje a Juba:

En abril, estaba trabajando en Juba con mujeres que eran líderes de las bases. Juba es un crisol, donde el África Oriental y Central se unen con el norte y el cuerno de África. Es una de las capitales africanas más heterogéneas que he visitado. Mi Boda Boda (bici-taxi) era un joven de unos veinte años. Había nacido en Torit, había vivido en Masindi, en Uganda occidental; luego en Kenia, y después había vuelto a Sudán. Habla cerca de diez idiomas. Los idiomas son muy importantes para la integración, y la mayoría de los sudaneses han pasado muchos años en Uganda, Kenia y Etiopía. Estas experiencias se pueden aprovechar para efectuar cambios en la nueva república, como por ejemplo Sudán del Sur podría sacar provecho de sectores florecientes como el de la educación en Uganda, donde los licenciados pasan años sin trabajo.

“Definitivamente, ha merecido la pena esperar 63 años la independencia [de Sudán del Sur]”, dice Moezi Ali [en]:

Parece que el Sur podía haber obtenido la independencia con facilidad hace 63 años, pero los desacuerdos tribales hubiesen tenido un efecto atroz sobre el país. Sin embargo, en este momento parece haber un sentido de unificación. Los del Sur están orgullosos de ser una nación, no una tribu. Emocionalmente, ha merecido la pena esperar 63 años la independencia. Sin duda.

“Mientras celebramos el nacimiento de nuestro más reciente país, debemos recordar el papel que juegan los recursos en la configuración de las condiciones de nuestra humanidad”, dice Phoebe Fletcher:

Mientras celebramos el nacimiento de nuestro más reciente país, debemos recordar el papel que juegan los recursos en la configuración de las condiciones de nuestra humanidad. Debemos continuar observando muy de cerca el funcionamiento de los gobiernos en lo que respecta al comercio. Tenemos que pensar ahora en todas las personas a las que afecta. El riesgo de conflicto es impredecible, los analistas ya están señalando el subdesarrollo de las infraestructuras en el Sur y las noticias que llegan del sur de Kordofan. La emergente crisis alimentaria que está afectando a casi 10 millones de personas también repercutirá en Sudán. Felicidades, Sudán del Sur, te deseamos lo mejor.

Sudanese Optimist destaca [en] las cinco etapas de sufrimiento que atravesaron los ciudadanos del Norte tras el referéndum:

Con la independencia de Sudán del Sur cada vez más próxima, los ciudadanos norsudaneses han aceptado el mayor cambio en la historia de su país. Para muchos, el apoyo a la independencia es agridulce, o al menos, teñido de arrepentimiento retrospectivo. Otros no le ven ningún problema y están felices, aunque esa felicidad sea consecuencia de una actitud de ‘liberación’ hacia la secesión. He podido observar muchas emociones y reacciones a la independencia de Sudán del Sur por parte de los ciudadanos del Norte, y las he basado en el famoso patrón de Kübler-Ross para manejar la pérdida conocido normalmente como ‘Las cinco etapas del dolor’.  Estas observaciones son desde el punto de vista del pueblo de Sudán del Norte exclusivamente, ya que asumo que el voto casi unánime por la secesión por parte de Sudán del Sur es prueba suficiente de que no la consideran causa de sufrimiento.

Mujeres de Sudán del Sur celebran el nacimento de una nueva nación. Foto cortesía de Matata Safi.

Susan no tiene palabras para expresar su alegría [en] y la de sus compatriotas keniatas por la independencia de Sudán del Sur:

Muchos keniatas simplemente no podemos expresar la alegría que sentimos por nuestros amigos sudaneses del sur, que han estado viviendo con nosotros durante tantos años como si fuesen de la familia. Eran como keniatas, y nos habíamos acostumbrado a ellos. Teníamos esperanza, y rezábamos por el final de su opresión y por su secesión, no podíamos imaginar que llegaría suceder.

Después de que el fallecido doctor John Garan, el fundador del Movimiento para la Liberación del Pueblo de Sudán (SPLA por sus siglas en inglés) firmase el acuerdo de paz aquí en Kenia, y cuando murió repentinamente poco después, pareció como si fuese el final del acuerdo y las cosas iban a volver como estaban. Por lo menos, hubo algunas mejoras después del acuerdo de reparto de poderes que con el tiempo han llevado a la secesión. Es una pena que el doctor John Garang no haya vivido para ver este acontecimiento histórico.

No tengo palabras para expresar mi alegría y la de muchos keniatas, después de ver las escenas de guerra, las vidas perdidas, los refugiados, los efectos de la guerra en las víctimas, la falta de desarrollo e infraestructuras en el sur y los muchos problemas que han sufrido.

¿Cómo hemos llegado a este momento histórico? Moezali nos hace retroceder en la historia [en]:

A principios del siglo XX, cuando Sudán era una colonia del Imperio Británico, muchos pensaban que los británicos tenían aislado por sistema al Sur del Norte. En realidad, la situación era más complicada que eso.

A través de la observación, los británicos notaron las diferencias existentes entre el norte y el sur en lo que respecta a aspecto físico, cultura y conducta sociológica. Cayeron en la cuenta de que la gente del sur tenía más cosas en común con los vecinos sureños del norte de Uganda, Kenia y Congo.

Pero entonces, también se dieron cuenta de que a pesar de compartir las penurias de sus vecinos, la gente de Sudán del Sur estaban en realidad en un estado más calamitoso. Inevitablemente, esto llevó a los británicos a pensar – con el peso de la historia sobre su conciencia – que unir el norte y el sur de Sudán les proporcionaría a los del sur una oportunidad de desarrollo.

En esa época el norte estaba más informado, más desarrollado y era el producto de las conquistas de varios imperios a lo largo de la historia.

La teoría funcionó sobre el papel.

La imagen miniatura y destacada muestra a miembros del Movimientos por la Liberación del Pueblo de Sudán llegando a la concentración de Juba, mientras Sudán del Sur se prepara para la independencia. Imagen del usuario de Fickr United Nations Photo (CC BY-NC-ND 2.0).

Esta página es parte de nuestra cobertura especial del Referéndum en Sudán del Sur 2011.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.