¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Guatemala: DipuKids, una nueva generación de candidatos al Congreso

La Guerra Civil guatemalteca (1960-1996) mató o envió al exilio a prometedores líderes y académicos jóvenes, dejando así un espacio vacío en la arena política. Desde la suscripción de los Acuerdos de Paz de Guatemala en 1996, la cantidad de parlamentarios jóvenes seguía siendo extremadamente baja, y personas con buenos perfiles académicos tenían demasiado miedo como para participar en política. Hasta ahora.

Una nueva generación de políticos menores de 30 años, apodados ‘Dipukids’, está causando controversia, luego que los partidos políticos lanzaran listas que incluyen candidatos jóvenes con buenas posibilidades de ocupar un escaño en el próximo Congreso para el periodo 2012-2016.

http://www.youtube.com/watch?v=jHXh5M46_3Q&feature=player_embedded

DipuKids on You Tube de Veneno Cruz

Congreso Transparente, una nueva iniciativa para hacer más transparente al Congreso Guatemalteco, brinda información sobre algunos de los jóvenes candidatos –mayores de 20 años, de diferentes partidos políticos pero con antecedentes similares– que ejercen su derecho ciudadano a ser elegidos: la mayoría de ellos tienen poco más de veinte años, nacieron después de la guerra, disfrutaron de educación exclusiva privada de gran calidad y han viajado por el mundo –una vida privilegiada, bastante diferente del guatemalteco promedio.

Algunos de los candidatos al frente de las listas y con buenas opciones de ser elegidos son profesionales jóvenes, como Julio Hernández (25) (@jfhernandezgt) con un grado en Relaciones Internacionales; Diego Calvo (26), Eduardo Smith (26) y Hugo Morán, los tres con grados en Derecho; y Elisa Stahl Biener (@ElisaSBiener) con un grado en Comunicación Pública. Ana Lucía Mazariegos (20), Juan Diego Asturias @judias09 (21) y Joan Godoy (23) todavía están estudiando.

Acá se puede ver a uno de ellos en acción:

El nepotismo no falta en los ‘Dipukids': el hijo del expresidente y actual alcalde de Ciudad de Guatemala, Alvaro Arzu Jr. está postulando a un escaño en el Congreso, y Alejandra García hija de una destacada congresista, que también postula a la reelección, está en la lista de candidatos del Parlamento Centroamericano (PARLACEN).

Con el título “How young is too young?” (¿Qué tan joven es muy joven?), la embajadora británica Julie Chapel discutió sobre el tema en su blog institucional [en]:

“Dipukids” – ¡es una frase pegajosa! Pero, ¿es justa? Como alguien a quien ocasionalmente llamaban la “Niña Embajadora”, espero que no les importe que contribuya con unas cuantas palabras en este debate. El artículo del 10 de julio se refiere a la importancia que el sistema británico le da a la edad y la experiencia. Es verdad que la edad promedio de un diputado en el Reino Unido es de 50. Muchos se labran el camino en el sistema de partidos políticos como investigadores, redactores de discursos y pasantes. Sin embargo, también es cierto que todos los grandes partidos en las elecciones de 2010 en el Reino Unido presentaron candidatos menores de 24 años. Los candidatos más jóvenes tenían apenas 18 años y el menor en salir elegido tenía solamente 26. Mi Ministro del Exterior se hizo primero de un nombre hablando en la Conferencia del Partido Conservador cuando tenía solamente 16 por la pasión que lo marcó como líder hace más de 30 años. Así que mientras la experiencia es innegablemente importante, igual lo son las ideas nuevas, la energía y ver las cosas desde un punto de vista diferente”.

No obstante, no todas las opiniones son iguales de abiertas y refrescantes. En el blog Candidatos Presidenciales 2011, bajo el título “Candidatos jóvenes a diputados“, el autor pregunta cómo una persona tan joven está financiando su campaña, pues cuesta alrededor de US$70,000.00 financiar una campaña para el Congreso. El autor también cuestiona el compromiso de los jóvenes candidatos de servir los intereses del público en general, pues muchos de ellos vienen de la clase alta guatemalteca.

Jorge Palmieri, periodista veterano y analista político, en su artículo “No basta ser jóvenes” describe cómo participan los guatemaltecos en política pues su juventud ha dado nueva forma al destino del país, y cita ejemplos de Mario Monteforte Toledo, famoso autor y pensador guatemalteco, que fue elegido al Congreso a los 26 años de edad, y otras renombradas figuras.

Además, para el blogger ‘Ensabanable’ los dipukids representan la “instrumentalización de la juventd“.

Javier, en su blog Una salida para todo aquello que es mejor escribir, postea “¿Juegos políticos o polítca de juguete?“:

… introducir un enorme grupo de personas con cero experiencia en leyes, tanto su creación como su ejecución y análisis, es, para todas las intenciones y propósitos, algo realmente estúpido e inaudito.  Se pretende enmascarar la inexperiencia de estos postulantes y vendernos la idea de que la juventud es una característica lo suficientemente importante como para que ignores su falta de capacidad.  ¿Cuántas veces se han escuchado quejas porque gente no preparada, irrelevante de su edad, se encuentra en el Congreso?  ¿Acaso el que estos sean jóvenes los hace inmunes a esta misma queja?

Guatemala tiene cerca de 6.7 millones de personas menores de 18 años; la mitad de ellos son indígenas y más de la tercera parte son pobres. Menos del 30% de guatemaltecos termina la secundaria. Solamente una minoría privilegiada se inscribe en las universidades, y menos todavía completan su grado. En consecuencia, de ser elegidos, aquellos a los que los ‘Dipukids’ representarán son radicalmente diferentes de ellos, y enfrentarán necesidades y desafíos que están lejos de la realidad que rodea a los jóvenes candidatos. Ojalá que, en caso de ser elegidos, esta nueva generación de políticos no se olvide de la muy variada juventud a la que representarán.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.