¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Está el “agujero negro” político ruso cerca de llegar al punto de no retorno?

En diciembre de 2011 los votantes rusos elegirán un nuevo Parlamento, y en marzo de 2012 un nuevo presidente (o quizá no tan nuevo). La blogosfera rusa es el campo de batalla más importante para el debate público sobre las elecciones.

Los blogueros han tratado el tema del nombramiento [en] del multimillonario Mijail Prokhorov como líder del partido liberal pro Kremlin Pravoe Delo (que muchos ven como un voto no útil [en]), además del compromiso de Putin con el Frente Popular, un nuevo movimiento político que en realidad copia al partido gobernante.

Pero, ¿podrá la internet rusa (RuNet) jugar un papel significativo en las elecciones rusas? Marina Litvinovich sugiere que todavía le falta para llegar ahí. Sin embargo, los últimos acontecimientos políticos presentan una nueva perspectiva a este respecto.

La crisis de la representación liberal

El líder del partido Pravoe Delo ruso, Mijail Prokhorov, también es propietario del equipo de baloncesto New Jersey Nets. Imagen del usuario de Flickr NBANets (CC BY-NC-ND 2.0).

El líder del partido Pravoe Delo ruso, Mijail Prokhorov, también es propietario del equipo de baloncesto New Jersey Nets. Imagen del usuario de Flickr NBANets (CC BY-NC-ND 2.0).

El 22 de junio de 2011, el ministro de Justicia ruso se negó [en] a legalizar PARNAS, el Partido de la Libertad del Pueblo [en] (un partido liberal independiente que cuenta con prominentes líderes de la oposición y con más de 46 000 afiliados), excusándose en defectos de forma de la inscripción.

Según [ru] el experto en comicios Alexander Lyubarev, tal hecho es prueba de que la ley de partidos solo consta de dos puntos: (1) no se puede inscribir un partido nuevo sin la aprobación del Kremlin, y (2) se puede ilegalizar cualquier partido si el Kremlin así lo desea.

Como ha opinado [ru] Leonid Volkov, miembro de la Duma de Ekaterinburgo y líder regional de PARNAS, el Kremlin está demasiado asustado como para permitir una oposición real y externa al sistema establecido.

El caso de la denegación de legalización de PARNAS ha hecho emerger una gran frustración dentro de la comunidad rusa en línea sobre su sistema político, debido a la falta de representación de personas con inclinaciones liberales. El bloguero Aldevot ha escrito [ru]:

Остаемся с Партией жуликов и воров Путина, Народным фронтом под командованием того же Путина, Народным ополчением Зюганова и его сталинской партией, набившей оскомину ЛДПР да  невразумительно-сомнительным “Правым делом”. Какая тоска… И этот убогий “цветник” нам будут теперь выдавать за конкурентноспособные САМОСТОЯТЕЛЬНЫЕ партии..

Nos quedamos con el Partido de Criminales y Ladrones de Putin (como en ocasiones se llama a Rusia Unida], el Frente Popular, que también es de Putin, la Milicia Popular de Zyugano y su partido estalinista [Partido comunista de Rusia], el Partido Liberal Democrático que nos pone de los nervios y el todavía oscuro [partido] “Pravoe Delo”. Pues vaya aburrimiento… Y nos venderán este “jardín de flores” como un grupo de partidos INDEPENDENTES y competitivos…

Sin embargo, Kmartynov ha declarado [ru] que ni siquiera la inscripción de PARNAS resuelve el problema de la representación. Hay millones de votantes que se identifican con los valores liberales, pero solo unos cientos creen en la representación actual de líderes liberales.

A pesar de todo, la mayoría de blogueros cree que esto es síntoma del problema que supone el sistema político ruso. Como concluye [ru] Ilya Yashin en su blog: “Esto significa que en diciembre volveremos a tener elecciones sin opción real de elección”.

Por ello, algunos, como por ejemplo Andrey Govorov, han decidido [ru] olvidarse de las elecciones. El famoso bloguero Anton Nossik ha afirmado [ru] que votará por Mijail Prokhorov y Pravoe Delo. Como no puede cambiar nada 160 días antes de las elecciones, Prokhorov es la opción más liberal existente.

Por otra parte, Oleg Kozyrev ha declarado [ru] que, ya que “todas las formas oficiales de expresar la opinión de la mayoría están totalmente bloqueadas, la única forma de conseguir el cambio es a través de protestas ciudadanas masivas y pacíficas”.

Leonid Volkov ha resumido [ru] los efectos de la decisión del Ministerio de Justicia:

Выталкивание такого количества политически активных людей за пределы политического поля – это “раскачивание лодки” по высшему разряду. В целом по стране речь идет про десятки тысяч людей, которые поверили в то что, может быть, есть шанс переменить направление развитие страны мирным путем, есть какое-то окошко возможностей для политики, компромиссов, поиска решений. […] В каком формате продолжать деятельность в условия отсутствия формальной регистрации – предстоит обдумать и решить. Ясно, что это будет целиком и полностью деятельность в параллельном пространстве; этого государства – не существует, оно уже распалось. Через некоторое время его придется переучреждать полностью заново, к этому и надо сейчас готовиться.

La expulsión de la vida política de tantas personas activas supone “entrar en aguas turbulentas” [una expresión introducida por publicistas progubernamentales que se refiere a una mayor inestabilidad], sin duda. Hablamos de miles de personas que habían empezado a creer en la posibilidad de cambiar la dirección del país de forma pacífica, que había una pequeña oportunidad para la política, para el compromiso, una búsqueda de soluciones. […] Debemos pararnos a pensar y decidir cómo continuar nuestras actividades sin estar oficialmente legalizados. Lo que está claro es que será una actividad en una dimensión paralela: este Estado no existe, ya se ha desintegrado. Pasado un tiempo deberá refundarse desde cero y debemos empezar a preparar ese momento desde ya.
Mijail Dmitriev, director del Centro de Investigación Estratégica, habla en Barnaul. Foto de Gregory Asmolov.

Mijail Dmitriev, director del Centro de Investigación Estratégica, habla en Barnaul. Foto de Gregory Asmolov.

“El Partido de Internet”

La opinión actual de los blogueros ha quedado reflejada en la investigación recientemente presentada por Mijail Dmitriev, un analista muy reconocido en Rusia y director del Centro de Investigación Estratégica.

En una presentación reciente en Barnaul, Dmitriev detalló cómo el desarrollo económico está provocando un rápido aumento de la clase media rusa. Estas personas no cuentan con representación alguna en el escenario político actual y, por lo tanto, no ven legítima a la élite política rusa actual.

Dmitriev ha sugerido que tal grupo, un “detonador político imposible de eliminar”, no solo crecerá sino que se volverá cada vez más activo y radical. “La sociedad rusa ha dejado atrás el sistema político actual”, concluyó el experto, ya que el sistema no tiene ni el tiempo, ni la capacidad ni la voluntad de adaptarse a una nueva realidad electoral. Por lo tanto, el vacío político y la diferencia entre el sistema político actual y las expectativas de las personas, a lo que Dmitriev llama “el agujero negro político”, no puede sino aumentar.

Según Alexey Levinson, un experto del Centro Levada, a diferencia del pasado, hay una mayor probabilidad de que no se vaya a tolerar el fraude masivo en las próximas elecciones. Durante la campaña y después de las elecciones aumentará de forma significativa la falta de legitimidad, lo que llevará a más personas a interesarse hasta llegar a un punto de no retorno.

Como consecuencia, Dmitriev ha sugerido que lo más probable es que la crisis política se dé después de las elecciones. La única solución está en la creación de un nuevo tipo de partido, “uno de internet”. Estos partidos se centrarán en el público de las grandes ciudades, no necesitarán estructuras regionales bien desarrolladas y, lo que es más importante, deberán ”trabajar en internet actualizando contenido a toda velocidad”.

¿Serán capaces tales partidos de internet de llenar el “agujero negro” político ruso? Especialmente si tenemos en cuenta que la legislación rusa establece unos requisitos poco realistas para los partidos políticos.

Vicktor Korb, un bloguero y activista político de Omsk, afirma [ru] que el futuro político pertenece más a los movimientos cívicos y a las estructuras auto organizadas que a las organizaciones políticas tradicionales:

Никакая партия не может выдержать современных требований прозрачности гражданских связей, свободного движения гражданских инициатив. Точнее, могут, конечно, быть организации, удовлетворяющие этим требованиям и называющиеся партиями, но по сути это не партии, а движения или сетевые ассоциации.

No existen partidos capaces de cumplir con los requisitos actuales de transparencia en las relaciones cívicas y de iniciativas de libre movimiento ciudadano. Por supuesto que puede haber organizaciones capaces de cumplir estos requisitos y llamarse a si mismos partidos, pero en realidad no son partidos, sino movimientos o asociaciones en red.

Según Korb, el antiguo tipo de sistema político ha sobrevivido hasta ahora porque muchos activistas políticos continúan centrados en planteamientos electorales tradicionales y siguen atrayendo a gente más centrada en “hacer política” en lugar de conseguir resultados.

Korb sugiere que la decisión de PARNAS de hacer un esfuerzo por participar en el sistema político clásico puede considerarse un colaboracionismo menor, que “ha denegado significantes recursos a formas más efectivas de enfrentarse al régimen”. Desde esta perspectiva, el rechazo a la inscripción del partido puede percibirse como algo positivo, ya que llevará a un aumento de la participación cívica externa al sistema de partidos, mientras que los que estén interesados en hacer política para hacer valer sus propios intereses políticos permanecerán en la estructura de partidos tradicional.

Internet y el nuevo sistema político

El sistema político tradicional ruso no es capaz de establecer relaciones en las redes. Protesta contra el alcalde de Moscú Yuriy Luzhkov. Foto de Andrey Chernyavskiy, reservados todos los derechos por Demotix (21/09/2010).

El sistema político tradicional ruso no es capaz de establecer relaciones en las redes. Protesta contra el alcalde de Moscú Yuriy Luzhkov. Foto de Andrey Chernyavskiy, reservados todos los derechos por Demotix (21/09/2010).

El papel de internet va más allá de la creación de un discurso crítico. En 2010 la RuNet se convirtió en el escenario de una mayor actividad cívica sin afiliación a fuerza política o ideología algunas (como reflejamos en los artículos de “RuNet Echo”, como por ejemplo este [en]).

Al mismo tiempo, según el informe “Un mapa de la blogosfera rusa” [en] del Centro Berkman, el discurso público en blogs rusos tiene una tendencia más bien de oposición.

La incapacidad del sistema de partidos tradicional para representar los intereses de amplios grupos sociales provoca que prefieran internet para buscar alternativas. En realidad, la naturaleza del sistema político actual ruso basado en partidos es una imitación de un sistema parlamentario real.

La posible ascensión de un nuevo tipo de sistema político supone una respuesta a una exposición en aumento a tal imitación y a los intentos existentes para llenar este vacío. El nuevo sistema incluiría nuevos tipos de instituciones en línea y un nuevo tipo de elites.

Las dos opciones, el sistema político tradicional y el emergente sustentado en las redes, pueden coexistir en el mismo país, pero esta coexistencia no puede sobrevivir durante mucho tiempo. En algún momento el sistema tradicional ya no podrá ignorar el creciente poder del nuevo sistema, a la vez que el nuevo no querrá tolerar la falta de responsabilidad del antiguo.

El “agujero negro” descrito por Dmitriev podría alcanzar el punto de no retorno cuando ya no sea sostenible esta existencia dual de los dos mundos aislados. Este punto puede llegar tras las elecciones, pero también después de cualquier otro tipo de crisis, como por ejemplo un desastre natural.

En este momento de la confrontación, el antiguo sistema político tendrá dos opciones: pasar por un rápido proceso de adaptación a la nueva realidad o restringir el poder del nuevo sistema político a través de una regulación radical de internet y más represión. El primer supuesto requiere que el sistema político tenga un alto grado de flexibilidad y la capacidad de adaptarse, características de las que probablemente carece. El antiguo sistema puede sugerir (y ya ocurre así) varios tipos de formas de colaboración que pueden mitigar la fragmentación y el aislamiento, pero estas medidas no serían suficientes para evitar un mayor desafecto por la falta de representación.

El segundo supuesto puede tener consecuencias impredecibles, como hemos visto en los recientes eventos de Oriente Próximo y África del Norte, cualquier intento de restringir internet solo puede aumentar el poder político de la sociedad en línea.

Al mismo tiempo, ciertos expertos como Vladimir Gelman, afirman [ru] que el sistema político sustentado en las redes también es otro tipo de imitación que evitará la implicación de personas potencialmente activas en la política real.

La dinámica de las revoluciones en  la red

"¡Viva la hora de Samara!" Las regiones rusas protestan el cambio de la zona horaria. Foto de Misha Denisov, reservados todos los derechos por Demotix (11/12/2010).

"¡Viva la hora de Samara!" Las regiones rusas protestan el cambio de la zona horaria. Foto de Misha Denisov, reservados todos los derechos por Demotix (11/12/2010).

El análisis del caso ruso permite sugerir unos principios generales sobre el papel de las redes en la política del futuro.

Primero: el gobierno se hace más responsable y relevante conforme la sociedad en red gana poder.

Segundo: cuanto mayor es el aislamiento entre el sistema político tradicional y el sustentado en las redes más probable es su confrontación.

Tercero: la confrontación llevará a una crisis cuando el gobierno elija entre adaptarse y colaborar con el nuevo sistema político o restringirlo.

El supuesto de un cambio político gradual desde un sistema tradicional es más pacífico, sin duda. Pero también oculta el peligro de colaboración sin un cambio político real que simplemente pospondría la crisis, haciéndola inevitable y todavía más fuerte. El supuesto de la confrontación puede ser violento y llevar a varios tipos de revoluciones o aumentar la naturaleza autoritaria del gobierno en un esfuerzo por controlar, restringir y disminuir el sistema político alternativo sustentado en las redes.

La imagen en miniatura muestra la marcha por la libertad de expresión en Moscú, Rusia. Imagen de Chernavskiy Alexander, reservados todos los derechos por Demotix (31/08/2010).

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.