¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Líbano: Partidarios de Assad atacan a manifestantes contra el régimen sirio

Este artículo es parte de la cobertura especial Protestas en Siria 2011.

Una pequeña manifestación frente a la embajada siria en Beirut, Líbano, terminó violentamente el martes 2 de agosto cuando partidarios del régimen de Assad atacaron a los manifestantes.

Los manifestantes demostraban su solidaridad con las víctimas de la brutal represión en Siria, cuando partidarios del presidente sirio Bashar al-Assad llegaron y contra manifestaron.

Supuestamente, partidarios del partido libanés Baath y del partido Social Nacionalista Sirio (SSNP) enfrentaron a los manifestantes cantando consignas pro Assad y con violencia trataron de dispersar los manifestantes anti Assad.

Un testimonio anónimo publicado en Jadaliyya(ing), una revista electrónica independiente, afiliada al Instituto de estudios árabes (ing) de la Universidad de Georgetown, en EUA, describe los primeros momentos de la confrontación:

Formábamos unas tres hileras frente a la embajada de Siria y a los guardias de seguridad libaneses. De repente, un grupo de hombres comenzó a correr hacia nosotros  desde un costado del banco, dirigidos por un hombre delgado, de unos cincuenta años, de cabello blanco, que luego supe que se trataba de un miembro del partido Baath en el Líbano. Como si dirigiera un entrenamiento, el hombre de cabello blanco, alineó frente a nosotros a un grupo de hombres que parecían ser un grupo de trabajadores inmigrante sirios. Levantó los brazos como un director de orquesta de una gran sinfonía y comenzó una guerra de consignas casi surrealista. Comenzamos a cantar “De Beirut a Hama somos un solo pueblo” y ellos replicaron “Con nuestra sangre y almas te apoyamos Assad”.

El testimonio sigue (ing) describiendo cómo los partidarios del régimen sirio amenazaron e intimidaron a los manifestantes para que se fueran. Esta historia se confirma por un video de la manifestación, puesto en línea en YouTube por  lebansyria (ara); vemos a un grupo pro-Assad amenazante que se precipita para atacar los manifestantes anti-Assad:

Y comienza el ataque (ing):

Cuando nos atacaron vinieron todos juntos y nos agredieron a todos sin distinción. Rápidamente nos vimos apabullados y en primer lugar fueron tras quien tuviera una cámara. Los hombres tomaron sillas y las tiraron encima de nosotros, otros se sacaron el cinturón y comenzaron a golpearnos con ellos, otros nos empujaban, nos golpeaban con las manos y los pies. Vi a un amigo, uno de los militantes políticos que más respeto en el Líbano, recibir un golpe mano en la cara. Lo empujaron hacia atrás y los dos comenzamos a caminar [yo] y a tituber [el otro] hacia un estacionamiento de vehículos donde creí, no sé por qué, que estaría más seguro. Mientras caminaba hacia atrás titubeando, sus agresores lo empujaron y mi amigo cayó en silencio, como un montón de huesos y de carne en el suelo de cemento.

Caminé hacia él mientras que el atacante, no satisfecho, lo golpeaba mientras estaba en el suelo. Cuando me incliné hacia mi amigo, vi al agresor tomar a otra amiga por el cuello dándole vueltas en la calle en un extraño sem círculo. Se volvió luego hacia mí y mi amigo, que seguía en el suelo. El hombre gritaba con acento libanés, era muy musculoso, con una camiseta blanca, bronceado y con cabellos negros cortos. Se me acercó, gritando, insolente y acusándome de tener una cámara y tomar fotos. Ahora tengo vergüenza de decirlo, pero me levanté, lo miré y le supliqué que no me hiriera y que no hiriera más a mi amigo. Abrí mis manos, lo miré a los ojos y le dije: no tengo cámara ni teléfono, no tengo nada. Por favor, no me trate mal. En ese momento, cuando pronunciaba las palabras me detesté por sentirme tan vulnerable y tener tanto miedo. El otro había ganado. El atacante se volvió a otro lado y fue hacia otros.

El ataque también fue filmado y puesto en línea en YouTube (ing):

Lo que era una manifestación pacífica terminó en huesos quebrados, con la policía local admitiendo que estaban indefensos (ing) para detener los manifestantes prosirios:

Tres personas fueron al puesto de policía de la calle Bliss [Maghfar Hubaysh] a poner un reclamo contra quienes los maltrataron. Las personas fueron rechazadas por la policía, que les dijeron que los atacantes tenían apoyo político y que no podían hacer nada. Así, una cadera quebrada, un traumatismo craneano y muchos ojos morados y partes del cuerpo hinchados, son todos la obra de un grupo de shabab [individuos] seguros de no tener que rendir cuentas a nadie.

Siria ha tenido siempre un efecto polarizador sobre su pequeño vecino Líbano.

La política libanesa se define por la relación con el gobierno sirio y así está dividido entre los grupos pro y anti-Siria.

La identidad del Líbano es una lucha para encontrar un equilibrio entre los que consideran el país como una entidad completamente separada de Siria y los que desean enfatizar los lazos especiales entre los dos vecinos. Algunos partidos políticos del Líbano, como el Baath y el SSNP, sostiene la unión de los dos estados y generar una Gran Siria y rechazan el actual mapa político como un proyecto colonialista.

En consecuencia, Siria ha sido siempre un tema muy sensible en los asuntos interiores libaneses, y los violentos incidentes de las manifestaciones del martes son una ilustración.

Los ataques provocaron indignación, los libaneses se preguntan por la ausencia del personal de seguridad durante las confrontaciones.

Nadine Moawad (ing):

Algunos manifestantes sufrieron serias heridas por el maltrato y permanecen en el hospital mientras muchos más sufrieron golpes, heridas y traumatismos. Los militantes fueron al puesto de policía de Hobeich para informar de los ataques y la policía no cooperó. Los agresores deben y deberán ser procesados por sus ataques ilegales y todos los ministros son considerados responsables de no proteger a sus ciudadanos para expresarse libre y pacíficamente. Esto es atroz y no debemos permanecer silenciosos.

Elias Muhanna en Qifa Nabki (ing), condena los feudos políticos establecidos por las facciones políticas en todo Beirut y Líbano en conjunto:

Cada seis meses o casi, cuando visito a mi familia en Beirut (que viven en este barrio), hay cada vez más banderas del SSNP suspendidas en los muros y en el alumbrado público. Este último tiempo parece que evacúan sus frustraciones ante la situación siria intimidando a manifestantes pacíficos.

Pienso que hay que subrayar algo sobre lo que el autor del testimonio sobre Jadaliyya ha insistido: los manifestantes se reunieron por su deseo de condenar las atrocidades en Siria y por el disgusto que les produce el cisma político entre el movimiento “14 de marzo” y “8 de marzo” que dividen al Líbano desde hace ya seis años. Eligieron adrede manifestar en ese barrio [Hamra] para no ser catalogados como militantes de un partido político preciso. Aliento a todos los lectores que piensan como yo a comprometerse de cualquier manera, a participar de estas manifestaciones, a hablar y a ayudarnos a  acabar con el imperio de los matones del Baath en las calles de Hamra.

El blog Angry Arab primero dudó (ing) que los militantes del SSNP estuvieran comprometidos con las violencias pero después reconocieron (ing) que habían tomado parte en el ataque con los militantes del partido Baath:

Publiqué ayer en el blog, una nota sobre el tratamiento violento dado a los de la izquierda independiente (conozco a algunos) en Hamra cuando manifestaron contra el régimen criminal sirio. Oí hablar de las implicaciones del SSNP (que ha sido transformado por su jefe, As`ad Hardan, en un brazo del régimen sirio [en el Líbano]). Pedí explicaciones a personas del SSNP que son parte de mis amigos en Facebook y me aseguraron que no estaban implicados. Ahora sé que es falso, en efecto, supe que miembros del SSNP en Hamra habían agredido a los que manifestaron contra el régimen sirio.

El Líbano regularmente ha sido la excepción del resto de los países árabes cuando se trata del derecho a manifestar. Ciertamente, Beirut ha sido el teatro de una “seguidilla” de manifestaciones públicas estos últimos años, organizadas para expresarse en un gran número de manifestaciones.

Sin embargo, un pesado silencio ha sido impuesto en el país en un clima donde los principales actores políticos del Líbano están manteniendo al país fuera del caos interno de Siria por temor a represalias por parte del régimen de Assad.

Esto va contra la larga tradición de manifestaciones en el Líbano. Los partidarios del régimen sirio, con apoyos políticos, están autorizados a sofocar con violencia la oposición popular contra las masacres en Siria, lo que sin duda irritará a muchos en el país, donde los ciudadanos consideran como sacrosanto su derecho democrático a manifestar.

Este artículo es parte de la cobertura especial Protestas en Siria 2011.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.