¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Kirguistán: Bloggers toman posición contra la manas-pulación

Más allá, entré a un museo que parecía un altar. En su pintura central Manas aparecía como un prodigio recubierto en acero –parte mago, parte héroe arturiano- cuyos anfitriones se reunían detrás de él en un bosque espectral de carteles, ascendiendo por fin a las nubes color pastel del cielo.

En el pasaje anterior, tomado de Sombra del camino de seda [en], el escritor de viajes Colin Thubron escribe sobre las cualidades fantásticas de Manas, el héroe nómade tradicional del pueblo kirguiso, con típica elocuencia [en].

Como el personaje central en una épica oral -a menudo pregonada como la más larga del mundo- a Manas se le atribuye haber unificado a las 40 tribus kirguisas antes de inspirarlas a lograr improbables victorias en batallas en contra de oponentes militares numéricamente superiores, incluidos los chinos y los uigures.

Thubron sigue reflexionando la exactitud histórica de la leyenda (“¿Acaso existió o fue la combinación de héroes de guerra semi míticos?”) mientras hurga en los añejos corredoros del impresionate complejo de Manas Ordo [en] en Talas, Kirguistán.

Rey guerrero

Ese escepticismo parecería justificado, dado que los logros del rey guerrero nunca son arruinados con fechas específicas por los Manaschi que han resistido el paso del tiempo y corean la épica. Además, ningún historiador acreditado ha brindado evidencia de la existencia del salvador nacional.

Pero mientras Kirguistán se prepara [en] para el vigésimo aniversario de su independencia y posteriores elecciones presidenciales [en], su legendario rey guerrero Manas se está haciendo cada días más y más real.

La lista completa de las cansinas y necias confabulaciones [en] con las que en los meses recientes sueñan los candidatos para las elecciones presidenciales (30 de octubre de 2011 es la fecha tentativa) y los partidarios del gobierno, es muy larga como para publicarla acá, pero si sus ideas comparten algo en común, es que la mayoría de ellas empieza con la letra ‘M’.

En abril, Neweurasia informó [en] sobre una iniciativa para rebautizar la Plaza Ala-Too -donde a más de 80 manifestantes les dispararon [en] las tropas del gobierno el 7 de abril de 2010- como Plaza Manas. Hacia mediados de julio, eso había cambiado a la decisión de derribar [en] un monumento a la libertad que está en medio de la plaza, y reemplazarla con una estatua del “Magnánimo” Manas, como parte del último esfuerzo del país de renombrarse [en].

Avanzando hasta agosto, y tal vez sintiendo que se les había subestimado en su adulación por el mítico rey guerrero, los detentadores de poder en el país empezaron a debatir una antigua idea [en] con nuevo vigor: llamar o no llamar a la capital del país, Biskek, con el nombre de Ya Sabes Quién. (Pista: no es Lord Voldemort, El Artista antes conocido como Prince ni Kurmanbek Bákiyev)

Pero muchos de los bloggers de la capital no comparten el entusiasmo de sus líderes ni de sus futuros líderes. En un breve post irónico, Isken Sydykov, desafía [ru] al gobierno de su país a que den un paso más y renombren todo en honor de la leyenda:

A la luz de la decisión de nuestro gobierno de demoler la Estatua de la Libertad y reemplazarla con un monumento a Manas, y en relación con la iniciativa de la señora Umetalieva de cambiarle el nombre de Biskek por el de Manas, tuve la brillante idea de llamar Manas a todo. La ciudad capital puede ser Manas, el presidente Manas [del país] Manas, las intersecciones entre [dos] calles –ambas llamadas Manas, y hoteles llamados Manas en las costas del Lago Manas.

En ese punto, el blogger sugiere que Kirguistán estaría en buena posición de hacer una nueva versión de la película “¿Quieres ser John Malkovich?”: “¿Quieres ser Manas el Magnánimo?” El autor de este post de Global Voices sugiere que se podría convencer a Mel Gibson para el papel principal.

Manasmanía

Esta no es la primera vez que el país se ha permitido la Manasmanía, por supuesto. Un blog de Dennis Keen, conocido en la web como KeenonKyrgyzstan, lleva [en] a sus lectores en torno a una decadente trampa para turistas dedicada al Magnánimo, y brinda un sentido de la arrogancia asociada con el año de Manas declarado por la UNESCO [en], en 1995:

La épica es un cimiento de la cultura kirguisa. Es un documento antiguo, una enciclopedia, dicen, del modo de vida kirguiso. Está en el centro del alma kirguisa. Así que cuando un órgano mundial tomó el centro de su alma y le dio reconocimiento internacional, los kirguisos enloquecieron un poquito. Las clases de Manas se hicieron obligatorias en el colegio, estatuas ecuestres del héroe aparecieron por todas partes, y en Talas, la aparente ciudad natal del hombre, se construyó un grandioso complejo cerca de su mausoleo y se planificó la fiesta del milenio. La primera carpa de fieltro de tres pisos del mundo fue levantada de forma precipitada; se invitó a líderes de todo el mundo […]. Al final, cientos de bailarines volvieron a representar la epica ante miles de personas, y durante un día, Talas parecía el centro de Kirguistán. Durante un año, Kirguistán se sintió como el centro del mundo.

En esos embriagadores días, como dejó constancia [en] un reciente artículo en EurasiaNet [en], Manas fue el componente central en el primer intento del primer presidente, Askar Akayev, para promocionar la diversidad cultural, la estabilidad tribal y la armonía interétnica. Por ejemplo, se destacó que Kanikay, la esposa de Manas, era de origen tayiko y que su mejor amigo y consejero era chino (Akayev se preparaba para vender trozos de territorio soberano a China en ese momento), mientras que muchos de sus soldados no eran kirguisos en el sentido más estricto de la palabra.

Pero mientras el cuerpo político kirguiso se tambalea desafortunadamente hacia un protofascismo, una tendencia que se observa en una obra bien escrita [ru] de Ilya Lukashov [ru], a Manas lo han metido con el caballo de cabeza al vacío.

(Nota: como ya se destacó en GV, Manas actuó como punto de referencia en algunos  “versos” [ru] antiuzbekos que aparecieron en un sitio web de derecha [ru] luego de los acontecimientos cataclísmicos [en] que sacudieron a Osh y Jalal-Abad en junio de in 2010. El sitio sigue en uso, pero lo actualizan pocas veces.)

Este cambio aparente en la dirección política no se pierde en los análisis extranjeros. David Trilling [en], editor de EurasiaNet para Asia Central, publica [en]:

Abundando en un cambio ideológico de liberación nacional a nacionalismo, las autoridades en Biskek han sacado una destacada estatua llamada “Libertad” y pronto la reemplazarán con la estatua del mítico héroe Manas. Manas, del poema épico kirguiso epónimo, ha gozado de un renacimiento en años recientes mientras Kirguistán lucha por definir una identidad.

Luego agrega [en]:

Se ha emprendido esa tarea con renovada urgencia desde los pógroms étnicos en contra de las minorías —que conforman el 30 por ciento de la población de Kirguistán– el año pasado. Pero en este estado multiétnico, Manas –a diferencia de Libertad– es inequívocamente kirguiso.

Parece que la comunidad blogger de Kirguistán no está en contra de Manas per se, pues la propia leyenda se erige como una maravillosa representación de los regalos orales y rica imaginación inserta en las tradiciones del país. Más bien, los bloggers temen más manas-pulación, el uso cínico de la épica por los eternamente ambiciosos y la retórica populista [en] que provoca conflicto entre grupos étnicos, ignora los males económicos del estado y sacrifica cambio por tradición.

Colin Thubron empezó a escribir Sombra del camino de seda [en] en 2003. Casi nueve años y dos golpes de estado después, luego que armara su propia épica, lírica travesía, los comentarios de conclusión en su capítulo kirguiso -“El paso de la montaña”- han adquirido un sorprendente presentimiento:

Los peregrinos [en el complejo Manas Ordo en Talas] besan las suaves paredes. Si pudieran leer la caligrafía cúfica, no les haría problema. Una leyenda se puede alojar en cualquier parte, y Manas, como el Emperador Amarillo, nada en su propia corriente de tiempo. Una nación, como dijo el filósofo Renan, no está ligada por el pasado real, sino por las historias que se cuenta [en]; por lo que recuerda y lo que olvida”, escribe.

Acá se pueden encontrar fotos de la demolición de la “Estatua de la Libertad” que Manas va a reemplazar, cortesía del blogger de Kloop, Ilya Karimdzhanov [ru].

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.