India: ¿La Marcha de Putas de Delhi fue más una fanfarria de los medios?

El domingo 31 de julio de 2011, Delhi llevó a cabo su propia versión de la Marcha de Putas [en] – la llamó ‘Besharmi Morcha‘ para hacerla más relevante en el contexto indio.

Los medios convencionales estuvieron ahí con toda su fuerza, tal vez esperando que algo sensacional ocurriera. Pero no pasó nada de ese tipo. Para todas las discusiones y debates que hubo en los medios sociales acerca del acontecimiento, lo que en verdad pasó esa mañana fue un asunto más bien débil y según algunos observadores, en un momento había más gente de medios que verdaderos participantes. Aparentemente, esto llevó a algunos momentos en que los miembros de los medios terminaron solicitando colegas para fragmentos de entrevistas. En su blog personal, Akhond of Swat, la periodista y blogger Nilanjana Roy escribe [en]:

La parte realmente peligrosa de la Marcha de Putas en Delhi está en esquivar a las cámaras de los medios y evitar que te pongan los micros por la cara. Cuando comienza, la proporción de la junta de medios y aam (personas comunes y corrientes/participantes) es de 3:1, lo que lleva a un espectáculo de una reportera tratando de persuadir a una colega más joven de otra revista que le conceda fragmentos de entrevista. “Estás marchando también, ¿no? Di algo como mujer, ¿no?” La reportera más joven se rehúsa.

Personas que apoyan la Marcha de Putas sujetan carteles en contra de acoso y crímenes en contra de las mujeres. Imagen cortesía de Youth Ki Awaaz. Usada con autorización.

(Para ver más fotos, por favor ir a este post en Youth Ki Awaaz.)

Al final, entre 500 y 700 personas hicieron la marcha (ciertamente, las cifras fueron mejores que en Bhopal donde apenas días antes solamente unos 50 participantes asistieron [en] para la marcha verdadera, aunque más de 5,000 personas manifestaron su apoyo a la causa en Facebook).

Los bloggers han reaccionado a la marcha de Delhi con sentimientos diversos. En su blog, Diary of a White Indian Housewife (Diario de una ama de casa blanca india blanca), la blogger Sharell escribe [en]:

Tuve graves recelos acerca de lo que podría pasar si las mujeres indias seguían a mujeres de otras partes del mundo y caminaban vestidas con ropa reveladora. ¿Qué clase de mensaje se transmitiría? ¿Y se podría confiar que los hombres que asistieran a la marcha se portarían bien?

Pero no necesité preocuparme, el suavizado nombre de la marcha (Beshami Morcha equivale a Manifestación Desvergonzada) marcó el tono de los procedimientos. A diferencia de las Marchas de Putas de otros países, apenas había una mujer con ropa escasa a la vista. En cambio, kurtis y salwaar kameeze eran vestimentas comunes. Los voluntarios explicaban que la idea era “cambiar el centro de atención de la ropa a la causa”.

Algunos cibernautas señalaron que tal vez la asistencia menor a la esperada en Delhi tenía que ver con el hecho de que los periódicos habían publicado la noticia de un decreto de la policía de Delhi que no permitiría la marcha [en] (dado que Delhi y sobre todo el lugar propuesto, Jantar Mantar, es actualmente uno de los lugares de protesta en el país, la duración y extensión de la marcha fue recortada por la policía – por lo que terminó siendo una marcha corta alrededor de la cuadra). Otros sintieron que la prensa debió haber hecho más [en] para publicitar el asunto, fecha y hora. Y otros debatieron si la falta de apoyo público se debió a que una gran parte de mujeres no pudo identificarse [en] con la semántica o las imágenes en torno a la campaña y que tal vez esa marcha no era el medio correcto para hacer campaña en contra del acoso sexual en un lugar como Delhi. Es más, muchos de los observadores señalaron que a diferencia de otros países, tanto en Bhopal como en Delhi, la cantidad de hombres casi superó al de las mujeres en las marchas. Mientras algunos cibernautas vieron esto como un paso de bienvenida, otro se sintieron un poco desconcertados [en] ante esta proporción distorsionada. La conocida autora feminista Taslima Nasreen tuiteó:

@taslimanasreen: Es bueno que los hombres encabecen la #slutwalk [#MarchadePutas] de Delhi. La participación de los hombres para terminar la violencia sexual en contra de la mujer es muy importante.

Anshul Tewari de YouthKiAwaaz.com captó las opiniones de Trishla Singh, Coordinadora de Medios de la Marcha de Putas de Delhi. Le djo acerca de la importancia de la Marcha de Putas en India y explicó la relevancia de la palabra “puta” en este video:

Muchos de los bloggers estaban fastidiados con una parte de la cobertura de los medios convencionales de la marcha, donde las fotos de unas pocas extranjeras usando camisetas sin mangas o descubriéndose la barriga fueron el centro de la atención [en]. Sharell comentó [en]:

Las participantes extranjeras estaban con su usual estilo revelador. Y los medios indios capitalizaron esto mostrándolas como las imágenes más publicitadas, con mujeres indias vestidas tradicionalmente caminando reposadamente detrás.

Algunos de los tuiteos también expresaron este sentimiento. Por ejemplo,

@womensweb -La cobertura de los medios indios de #slutwalk es lo que “decepciona”, no las ropas que usan.

En un artículo titulado Indians, Foreigners And The SlutWalk Legacy (Indios, extranjeros y el legado de la Marcha de Putas), publicado en la revista en línea NRI [en], el escritor Barnaby Haszard Morris pregunta “¿Las descaradas extranjeras y las reservadas indias arruinaron Besharmi Morcha (conocida como Marcha de Putas) de Delhi?” Barnaby se pregunta [en] acerca de esa descripción ‘mal representada’ de Besharmi Morcha:

Realizada con hombres como la voz más fuerte, extranjeras con reveladoras ropas como la imagen más publicitada e indias con saris y salwar-kameez caminando calladamente detrás… ha hecho menos para combatir el acoso sexual de las mujeres indias de lo que ha hecho para promover la noción de extranjeras que ya están listas para la acción en cualquier momento, en cualquier lugar y con cualquier persona… el aam aadmi (hombre común y corriente) podría recibir un mensaje según el cual las indias siguen siendo conservadoras y maternales, mientras que las extranjeras están dispuestas a todo y se visten para reflejarlo.

Personas que apoyan la Marcha de Putas sostienen carteles. Imagen de Anish Nair, cortesía de Youth Ki Awaaz. Usada con autorización.

Algunos de estos bloggers sintieron que por ocuparse de la presencia o ausencia de ropa ‘provocativa’, una parte de los medios convencionales tal vez había fallado en captar la verdadera esencia de Besharmi Morcha. Sin embargo, otros contradijeron esta opinión diciendo que ‘insistir en la ropa’ era necesario [en] pues es la excusa más comúnmente usada por los que cometen acoso sexual para culpar a las víctimas.

Con respecto al impacto de Besharmi Morcha la opinión también estuvo dividida. Algunos sintieron que no había tenido impacto, en parte por la postura de los organizadores de ser “rebeldes conservadores”. Comparando esta insulsa versión de una protesta con la más encendida protesta [en] de las mujeres en Manipur en 2004, los autores Makepeace Sitlhou y Urvashi Sarkar comentaron [en] que la Marcha de Putas de Delhi, conocida como Besharmi Morcha, con su autocensurada necesidad de ‘evitar plumas alborotadas’, tuvo “poca Puta, todavía menos Marcha y nada de mensaje”. Pero otros estuvieron ligeramente más animados. Lo vieron como un paso positivo en la dirección correcta. Christine Pemberton, que participó en la marcha, escribe [en] en la revista-blog Commentarista:

Obviamente, nadie espera honestamente que una marcha cambie la mentalidad de una ciudad, pero el propio hecho de que cientos de mujeres (algunas con bebés o niños), abuelas y hasta hombres salieras a caminar y protestar en contra del acoso sexual en una mañana dominguera de abrasador calor muestra que el cambio está en marcha.

A pesar de llamarla ‘una ambiciosa marcha con poco alcance’, Gender Matters|India Blog también señaló [en] que:

El resultado de Besharmi Morcha de Delhi es que los estudiantes han mostrado sensibilidad por la agresión sexual hacia las mujeres.

Barnaby tiene un consejo para ambas partes del debate. Dice [en]:

Los organizadores podrían aprender de esta marcha inaugural y regresar más fuertes, mejor coordinados, mejor promocionados en 2012. Los críticos de esta Besharmi Morcha deben reconocerla como su primera liberación de presión y reservar un juicio final hasta por lo menos unos cuantos años más adelante. La norma social que se desafía –falta de respeto y acoso institucionalizado contra las mujeres– es una visión poderosa que tiene siglos de impulso detrás. Como el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos a mediados del siglo XX o el movimiento sufragista en 1890 en Nueva Zelanda, el cambio tomará tiempo. También tomará perseverancia, no solamente del jefe sino también de los espectadores que apoyan y que esperan el éxito del movimiento.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.