¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Trinidad y Tobago: Periódico publicó comentarios privados de Facebook

El 19 de junio los principales medios de comunicación y las redes sociales de Trinidad y Tobago tuvieron un enfrentamiento. El diario Trinidad Express [en] publicó un artículo de investigación sobre la acusación de que el asesor del Primer Ministro había estado enviando mails amenazantes a periodistas desde el ordenador de su propia casa [en], citando comentarios vertidos sobre este tema [en] en el muro de Facebook de Kathryn Stollmeyer-Wight sin haberle solicitado permiso ni a ella ni a sus amigos de Facebook.

Kathy se dio cuenta de la intromisión cuando un amigo publicó un enlace al artículo del Trinidad Express en su muro el día 20 de junio a las 2:35 de la madrugada. Unas seis horas más tarde, cuando Kathy hubo tenido tiempo para digerir lo que había pasado, publicó lo siguiente en su estado:

Me opongo al uso por parte del diario EXPRESS de comentarios míos y las respuestas de mis amigos en mi página para publicarlos sin mi permiso o el suyo. Y lo que es peor. Me he despertado esta mañana con uno de los peores inconvenientes de Facebook que había visto hasta ahora. Es una pena pues Facebook había sido una alegría. Bueno, ahora seguro que me voy.

Un total de 17 personas indicaron que les gustaba el post, que obtuvo 96 comentarios, la mayoría de los cuales expresaban apoyo a Kathryn, decepción respecto a los niveles del periodismo del país y desarrollaron un debate sobre lo que era y lo que no era privado.

El incidente da lugar a muchas preguntas:

  • ¿Los usuarios de Facebook se leen y entienden la política de uso de datos de la página?
  • ¿Saben cómo modificar la configuración para asegurarse el máximo grado de privacidad?
  • ¿Tiene Facebook una responsabilidad propia hacia los usuarios de resolver dudas sobre contenidos y políticas de privacidad?
  • ¿Los propios usuarios tienen la responsabilidad de aconsejar a sus amigos sobre cuál es la configuración de privacidad que tienen que establecer para sus páginas?
  • ¿Hay algo que sea realmente privado una vez que se ha publicado en Internet?

Mark Lyndersay fue uno de los pocos bloggers que sopesaron la discusión [en]:

En una intrigante y algo irónica inversión del flujo normal de la información en internet, un artículo del diario Express hizo un uso libre de los comentarios vertidos en la página de Facebook de un usuario. El usuario, conocido por ser un activista de sentido común sobre temas humanitarios, publicó un enlace a un artículo periodístico sobre el asunto de Sasha Mohammed. El periodista del diario, un colega mío, recopiló algunos comentarios de su artículo e inmediatamente obtuvo el menosprecio de las personas cuyos comentarios había citado, amigos suyos y un montón de tíos de Twitter.

En medio del debate, si leo correctamente la protesta de la red social, está la confusa diferencia entre un comentario privado y uno público emitidos ambos en una red de acceso público, complejos controles de privacidad y una experiencia social.

Facebook lo deja claro en sus términos de uso: «Al igual que todo lo que pones en internet o envías por correo electrónico, la información que compartes en Facebook puede ser copiada o compartida por todos aquellos que la ven.» Hay muchos campos que se superponen en los medios de comunicación digitales y es probable que hasta que los protocolos sean de conocimiento común, el debate se caldee cada vez más.

Pasado más de un mes desde que se publicó el artículo, Kathryn Stollmeyer-Wight sigue en Facebook y el Trinidad Express sigue publicando los comentarios que la gente deja en el muro de sus amigos [en] aunque ya no identifica a los autores.

En una entrevista le pregunté sobre el asunto, y aquí está lo que tenía que decir:

Janine Mendes-Franco: ¿Cuánto tiempo has estado en Facebook y para qué lo usas principalmente?

Kathryn Stollmeyer-Wight: He estado en Facebook durante… ¿cinco años? Inicialmente creo que lo usaba solo para estar en contacto con los amigos y la familia, pero entonces vi que era un instrumento para construir una red, empezando con animar a la gente joven para que votase. Por aquél entonces no apoyaba a un único partido, pero tenía una fuerte convicción de que debíamos considerar seriamente nuestra responsabilidad como ciudadanos. Especialmente la gente joven.

JMF: ¿Cuál fue tu reacción inicial cuando viste el artículo en el Express y qué hubieras hecho?

KSW: ¿CÓMO PUDO PASAR? ¿No hay leyes para evitar cosas así? ¿Cómo pudo un periódico tan reputado actuar tan deshonestamente? ¡Sentí que había decepcionado a mis amigos exponiéndolos al público sin su permiso! ¿Esto afectará a sus trabajos? Después de todo, ¡el Gobierno es un gran empleador! Estaba furiosa. ¿CÓMO SE ATREVEN, sin mi permiso, a utilizar nuestras palabras y VENDER la publicación? Me sentí agredida, casi como si alguien hubiera entrado a mi casa y robado mi diario. Quería llamar al editor, pero, sinceramente, mi primer pensamiento fue considerar los perjuicios que esto les había causado a mis amigos… ¿seguramente me estarán culpando?

Cuando empecé a leer lo publicado en persona, habían palabras mías en esa publicación que mencionaban el asesinato de mi padre [en] hace 21 años. Pensé en mis hermanos, su reacción si leyesen el artículo… Me encogí de vergüenza y de horror.

JMF: Una vez que la noticia de la publicación de comentarios en el muro sin permiso se hubo extendido más, ¿cuál fue la reacción de tus amigos de Facebook que también fueron citados?

KSW: Fueron muy comprensivos conmigo, nadie me culpó, o eso dijeron. Uno me pidió que mirase mi lista de amigos y que tuviese cuidado a quién tenía ahí. Luego leí la publicación en la que había uno de mis amigos. Los demás de esta web en concreto, que no me conocían, cuestionaron a mis amigos por habernos vendido. Uno de ellos insinuó que como tenía unos 2000 amigos, yo estaba intentando ser popular y no podría haber vetado la lista. ¡Casi fue como si me mereciera lo que pasó! ¡Había una sutil amenaza para que me vigilasen! La ignorancia respecto a la habilidad de entrar en el perfil de alguien era sorprendente… Yo, que no era una espabilada de la informática, sabía lo fácil que era hacerlo.

Kavita Chankar, una de las amigas de Kathy que había sido citada, me contactó privadamente y esto es lo que tenía que decir:

KC: Me sorprendió que un comentario que había publicado en el muro de una amiga pudiera ser utilizado por un medio de comunicación sin nuestro permiso. Quería una rectificación inmediata y una disculpa… También quería saber CÓMO el periodista obtuvo esta información.

Estabamos todos indignados. Cuando en un primer momento vi el artículo relacionado conmigo, no me sonaba. Cuando volví a la publicación, vi que el comentario que se me atribuía no lo había escrito yo. Sin embargo, en la supuesta corrrección que apareció unos días más tarde, no se mencionaba la cita errónea.

Inmedatamente empecé a revisar mis contactos. Eliminé a aquellos con los que no tenía contacto o que no conocía bien. El incidente ha hecho que vaya con cuidado con lo que publico, pero a veces pienso que es un país libre y puedo decir lo que quiera en mi Facebook, dentro de lo razonable.

La decisión de permanecer en Facebook

JMF: En tu primer post en Facebook después que lo descubrieras todo, decías que estabas considerando dejar la red social. ¿Por qué? ¿Has cambiado de opinión?

KSW: Nadie va a arrebatarme una vía de comunicación que para mí ha funcionado muy bien (Facebook da resultados para las diversas obras de caridad con las que trabajo). ¿Por qué iba a permitirlo? ¿Otra negativa? Me gusta y uso Facebook para obtener información, para reirme, para vivir. ¿Cómo puedo permitir que este feo desconocido controle mi día a día?

JMF: ¿Buscaste consejo legal? Si es así, ¿cuál es la situación?

KSW: Sí, por supuesto. Los dos abogados que consulté me dijeron lo mismo. No hay leyes para esto. Podría llevarlos a juicio por la vía civil, pero los dos creían que no valía la pena.

Svenn Grant, otro contacto de Facebook que fue citado en el artículo me sugirió que escribiese a la MATT [en] (la Asociación de Medios de Comunicación en Trinidad y Tobago), y pensé que por lo menos eso era algo que iba a llevarnos a alguna conversación y QUIZÁS crear escuela. ¡Ahora sé que no!

JMF: ¿Qué te ha enseñado esta experiencia?

KSW: Tristemente, ha reforzado el hecho que no tenemos buenos periodistas en este país. Tenemos personas que pueden «escribir» una copia. En este caso, ¡copiar y encima cometer errores! Me ha recordado que el PODER es peligroso y que si no se le llama la atención, un periódico como el daily express (letras en minúscula intencionadamente) pueden agredir tu privacidad. De hecho pueden hacerlo otra vez [en], aunque entiendo que no han usado los nombres completos esta segunda vez.

El hecho que el editor no haya llamado para disculparse solo demuestra, desde el empleado que copia las noticias hasta el cargo más alto, que nos faltan pautas morales. Ciertamente, me ha enseñado a pensármelo dos veces antes de escribir. Nunca sabes cuando tus palabras pueden ser ROBADAS, aunque tu creas que es algo inocente.

Kavita Chankar dijo que tuvo la oportunidad de hablar con el editor del periódico:

KC: Cuando esto sucedio, era feriado en Trinidad. Sin embargo, llamé y deje un mensaje de voz en el contestador de Omatie Lyder. Llamé otra vez después del feriado y pude hablar con ella. Dijo que estaba claro que el autor no tenía el permiso para utilizar nuestros nombres y que una corrección aparecería al día siguiente en el periódico. Quise una disculpa personal con respecto al comentario que se me había atribuido. Sentí que este periodismo era chapucero y para nada de acuerdo con los altos niveles que espero de los medios de comunicación.

JMF: ¿La experiencia ha cambiado tu percepción sobre los medios de comunicación sociales en oposición a los tradicionales?

KSW: ¡¡Creo que ahora puedo confiar más en los medios de comunicación sociales!! Ciertamente, busco en los medios de comunicación sociales algo auténtico, en muchos modos. Veo una gran necesidad de dirigir lo que se comenta en el periodismo de este país. Lo había visto antes (he participado en dos campañas políticas), pero cuando es personal, realmente hace daño.

Nuevos incidentes

Otro periódico local, el Newsday [en] también recurrió recientemente a Facebook [en] adespués de la noticia [en] del accidente aéreo en Guyana de la Caribbean Airlines [en].

El presunto periodista que también es un activo blogger, Andre Bagoo, citó los comentarios que el ex auxiliar de vuelo Christopher Nathan publicó en un grupo de Facebook sin su permiso, de acuerdo con Kathryn Stollmeyer-Wight, colega de Nathan en la línea aerea cuando se llamaba BWIA West Indies Airways Limited [en].

En una entrevista con Nicholas Laughlin en Global Voices el año pasado, se le preguntó a Bagoo sobre el rol que los medios de comunicación sociales han ejercido en lo referente a contribuir a los artículos de los medios de comunicación tradidionales:

NL: ¿Has obtenido alguna vez el papel de líder en un artículo o información clave gracias a un blogger de Trinidad o periodista ciudadano?

AB: Con toda seguridad, sí. Internet (con webs como Facebook y Twitter) forma uno de los más ricos recursos de chivatazos e información para el reportero moderno. Si eres serio, no te puedes permitir ignorarlo.

La linea entre lo privado y lo público, leyes de privacidad y ética cada vez es más borrosa. El resultado de estos incidentes, dada la falta de leyes locales velando por temas de propiedad y corrección de contenidos en linea, deja más preguntas que respuestas. La valoración [en] de Mark Lyndersay parece dar en el blanco:

Pienso que algunas cosas deberían formar parte de lo esperado por usuarios y colaboradores de la web. Si obtienes material de una web, pregunta primero. Si no preguntas, indica de dónde lo has obtenido y pon enlaces hacia el recurso del material. Cita el texto para dar tu opinión, pero evita reproducciones totales de artículos enteros, la mayoría de los creadores piensan que eso es secuestrar o desguazar su material.

Si el internet social es un cóctel, no seas el invitado que intenta acercarse al bar mientras se llena los bolsillos de comida.

La imagen en miniatura utilizada en este post, “Facebook”, pertenece a CoreyHarris, utilizado bajo la Attribution-NonCommercial 2.0 Generic (CC BY-NC 2.0) Creative Commons license. Visita el flickr de CoreyHarris.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.