¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

China: “¿Tienes recuerdos de antes de tu secuestro?”

A girl plays the violin at a train station in Beijing

Una niña toca el violín a cambio de monedas en una estación de trenes en Pekín. Captura de pantalla de la sinopsis de un documental filmado en noviembre de 2010.

Si alguna vez has visitado una ciudad china, habrás visto niños pidiendo limosna o actuando con instrumentos musicales cerca de estaciones de tren o en congestionadas calles a cambio de unas monedas. Lo que has visto es la punta de un serio y duro problema en China – el secuestro y venta de niños.

A comienzos de 2009, las autoridades de seguridad pública en China implementaron una campaña antisecuestros. A fines de 2010, las cifras oficiales [zh] (no necesariamente confiables) mostraron que no se habían revelado 9,165 casos de mujeres traficadas y 5,900 casos de niños traficados; 9,388 niños y 17,746 mujeres habían sido rescatados y 3,573 bandas criminales de secuestros habían sido desarticuladas.

Es probable que el verdadero número de niños secuestrados sea mucho mayor que el de los rescatados. Según algunos estimados [en], cada año, las bandas secuestran unos 70,000 niños en China.

¿Qué aviva este secuestro de niños? Gracias a la política de un solo hijo, y las tradiciones chinas que ponen gran presión a las familias a tener hijos hombres, los niños robados suelen ser vendidos a familias nuevas. De otro lado, las niñas secuestradas suelen ser vendidas en zonas donde hay un exceso de hombres que no están casados. Aun así, muchos otros son vendidos para actuar en la calle, mendigar o prostituirse.

Contando su historia

El problema del secuestro infantl es el tema de un próximo documental llamado “Viviendo con corazones muertos; la búsqueda de los niños secuestrados de China”, de Charles Custer.

Custer es un estadounidense que está sumamente interesado en China. Actualmente vive en Pekín, y administra el exitoso blog ChinaGeeks [en], que brinda traducción y análisis de la blogósfera china. Para su documental, Custer quiere ir más allá de la estadística y los análisis. Poniendo énfasis en el aspecto personal y emocional de las historias, quiere unir caras reales con estos problemas sociales.

Al final del año, Custer lanzó un pedido de financiamiento en Kickstarter [en] para hacer el documental. Luego de la generosa respuesta de más de 100 personas, el proyecto recaudó con éxito más de US$8,500, y desde entonces Custer ha pasado mucho de su tiempo libre siguiendo el rastro, entrevistando y grabando a padres y niños secuestrados.

Este mes, el equipo de la película publicó una actualización [en] con una primera sinopsis de la película:

Su objetivo es que los espectadores del extranjero puedan indentificarse con el pueblo chino como personas luego de ver el documental. Podrán ver, por ejemplo, cómo se sienten los padres de niños secuestrados con preguntas como “¿cómo descubrió que su hija se había perdido? ¿Podría decirnos más del carácter y aficiones de su hija? ¿Qué métodos ha intentado para buscarla, además de informar a la policía y al colegio? ¿Cómo planea seguir buscando?” O cómo se sienten los niños secuestrados ya adultos: “¿Tienes recuerdos de antes de tu secuestro? ¿Tus “padres” actuales recuerdan a quién te compraron? ¿Y cómo te sientes ahora al respecto?”

Si te preocupan estos problemas, puedes ver el progreso de Custer en el documental en el sitio web dedicado al tema, www.livingwithdeadhearts.com [en], o saber más de los niños secuestrados en una sección especial de ChinaGeeks.org [en]. Si quieres mostrar tu apoyo, visita las entidades chinas de caridad, Bebé, vuelve a casa [zh] y Xinxing Aid [zh], que apoyan a los niños secuestrados y de la calle de diversas maneras.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.