¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Perú: Reflexionando sobre las protestas antimineras

La semana que pasó fue una bastante complicada para el gobierno. Ni bien se acababan de cumplir los 100 primeros días del gobierno de Ollanta Humala, se agudizaron tres conflictos sociales relacionados con problemas con la actividad minera: un paro de agricultores en Andahuaylas que exigía el retiro de dos plantas procesadoras de cobre y la suspensión de las concesiones y actividades mineras en la zona, una jornada de protesta en Cajamarca contra el proyecto minero Conga debido a que podrían desaparecer veinte lagunas por acción de este proyecto, y en Huari y Cátac, en Ancash los comuneros hicieron un bloqueo de carreteras exigiendo el cumplimiento de compromisos ambientales a las mineras Antamina y Huallanca.

De todos estos conflictos el que más se agravó fue el de Andahuaylas, donde la protesta luego de no llegar a ningún acuerdo con la comisión de alto nivel ocasionó el incendio de algunos locales y un aproximado de 38 heridos, entre pobladores y policías. Todo esto se dio en un contexto donde el caso de presunto tráfico de influencias del vice presidente Omar Chehade aún estaba en el centro de atención mediática y con el presidente Humala ausentándose del país.

Las editoriales y columnas de opinión de los medios se apuraron a mencionar cosas como que se había roto la luna de miel del pueblo y el nuevo gobierno y que se trataba de una conspiración anti minera.

Pero en los blogs los matices de opinión y puntos de vista son algo distintos. Por ejemplo en el blog Consulta Previa, luego de analizar el amparo de las protestas en las promesas de campaña del en ese entonces candidato Ollanta Humala, van al meollo del asunto:

El tema de fondo es si la minería puede desarrollarse en el acuífero. Nuestra respuesta es NO. Una vez que eso esté claro, recién se podrá hablar de un diálogo justo. Que ese punto de partida va a traer mayores costos a los inversionistas, sin duda. Pero no se trata de desecar lagunas y humedales o de contaminar cabeceras de cuenca y aguas subterráneas, como condición para el desarrollo. El mundo ya lo tiene sumamente claro. ¿Por qué el Perú no debería tener derecho a reclamar modernidad a este respecto?

Y en el blog ¿Estamos jodidos? plantean preocupación por la minería en sí, pero por motivos más suspicaces relacionados con la veracidad de la producción reportada:

Hemos insistido montones de veces que en los proyectos mineros debe de estar el Estado participando de las extracciones por dos razones: primero el control de lo extraído y en segundo lugar por el medioambiente en toda su afectación, por cuyo motivo sean o no impresionantes las inversiones deben estar hechas al 50 ó 51% representado en el consejo de administración por parte del gobierno, y si tan rentable es, con mas razón la participación queda controlada por el Estado.

Mina Yanacocha, Cajamarca, Perú

Mina Yanacocha, Cajamarca, Perú

Pero la suspicacia no va en un sólo sentido, también la hay contra el gobierno:

Humala no es tonto. El se da cuenta perfectamente del daño que hace al país todos estos desmanes sociales y que se necesita su presencia al interior y no en el exterior […] ¿Entonces que está tramando?…. No será que se llegué a una situación de desgobierno y que salga luego a decir que estando así la situación y para bien el país se determina la expropiación de las principales minas y bancos del país. Ojo, ojito ….el militar-presidente no es nada tonto

En la misma línea va esta crítica del blog Políticamente Incorrecto de Víctor Robles al accionar del primer ministro Salomón Lerner:

El mensaje que ha dado es el mismo que dieron Simon y Del Castillo: “Si quieres que te escuchemos y atendamos tus reclamos, solo tienes que sitiar ciudades, bloquear carreteras, saquear mercados y apedrear autobuses”. ¿Esta es la Gran Transformación que nos ofreció Ollanta Humala candidato? […] Con justa razón, muchos nos preguntamos si acaso este clima violento contrario a la inversión privada no está siendo alentado soterradamente desde el propio gobierno.

En el blog Gran Combo Club, Silvio Rendón también critica al presidente Ollanta Humala, pero desde otra perspectiva:

Vamos camino a una dictadura perfecta, o una nueva “superconvivencia”. Ollanta Humala no va a honrar sus promesas de hacerle el pare a las mineras, ni va a hacer nada sobre los abusos contra los trabajadores. Humala hoy es el mismo perro (o gato) del hortelano de antes. Ha dado un golpe blando, un “golpe de timón”. […] Claro, Humala se saldrá con la suya, si la gente le deja. […] Pero si la gente reacciona rápido, y entiende que Humala YA deshonró sus promesas y le saca tarjeta roja rapidito nomás, se podría evitar el hecho consumado. Toledo tuvo que retroceder, García tuvo que retroceder. A Humala no le quedaría otra que retroceder.

Relacionando los votos efectuados en las últimas elecciones con las protestas actuales, Rendón añade:

La gente está harta de que la engañen. […] No importa que algunos, principalmente en Lima, justifiquen y disfracen el desacato del voto popular de “madurez politica” o “aprendizaje democrático”. Se necesita un gobierno que cumpla lo que promete. Los grandes empresarios tendrán que renunciar a algunas explotaciones mineras, como tuvieron que renunciar a privatizar la electricidad de Arequipa. […] Si Humala hace lo mismo que hicieron los gobiernos anteriores, tendrá los mismos resultados que éstos: una sublevación de la ciudadanía. No le aceptarán el desacato al voto ciudadano.

Analizando específicamente el caso de la empresa minera Yanacocha, a la que pertenece el proyecto Conga en Cajamarca, Jacqueline Fowks de Notas desde Lenovo resume la posición a veces prepotente y soberbia de la empresa:

la historia reciente de Yanacocha-Newmont acerca de su relación con las comunidades, en cuando a seguridad y medio ambiente los coloca en la situación que enfrentan hoy: es decir, sus opositores tienen argumentos. Vale recordar que la empresa no reconoce totalmente su responsabilidad por las secuelas del derrame de mercurio en Choropampa o logró arreglos extrajudiciales no proporcionales a la dimensión de la afectación. En cuando a seguridad, un informe del año 2009 evidenció las prácticas ilegales e irregulares de personal de Forza y también de policías remunerados por la empresa, especialmente por lo ocurrido en Combayo. Cuando en 2010 solicité una entrevista para indagar qué prácticas de seguridad habían cambiado a raíz de esa evaluación y las recomendaciones, la empresa se negó a responder sobre el tema.

Mientras tanto los conflictos están lejos de haber terminado. En Andahuaylas sigue la protesta a pesar de la tregua dada por los campesinos, pues una facción sigue en la lucha, mientras se menciona desde distintos ámbitos la probable manipulación de grupos infiltrados. En Cajamarca se está denunciando al Presidente Regional por haber convocado al paro, pero la minera Yanacocha no las tiene todas consigo pues las críticas medioambientales le siguen cayendo. Claramente, esto no se trata de cosas ligeras, como queda ilustrado en esta video entrevista al congresista Javier Diez Canseco donde expone varios puntos del problema minero.

La foto del post: Pasantía a Minera Yanacocha, es del usuario de Flickr FeFe y se reproduce bajo una licencia CC de Atribución 2.0 Genérica (CC BY 2.0) .
Post originalmente publicado en el blog de Juan Arellano el 14 de noviembre, 2011

5 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.