Sacando la máscara al espionaje en línea en Canadá

Escrito por Katitza Rodriguez [en] (EFF International Rights Director) y Maira Sutton [en] (EFF International Outreach Coordinator)

 

El himno nacional de Canadá orgullosamente honra “El verdadero norte fuerte y libre (“The True North strong and free!”) sin embargo los canadienses enfrentan un cambio inminente de propuestas de espionaje en línea que amenazan el derecho de libertad ciudadana y los derechos privados. El Ministro de Seguridad pública Vic Toews ha insistido [en] en manifestar que no apoya la legislación de espionaje en línea a pesar de las fuertes críticas al presupuesto de los guardianes de la privacidad.

Discutimos [en] los antiguo proyectos de ley sobre espionaje (C-50, C-51C-52) [en] que la mayoría del Gobierno de Canadá buscó avanzar en octubre. Colectivamente llamada la ley de “Acceso legal” (“lawful access”), estas medidas son esencialmente la puerta trasera para la aplicación de la ley de acceso fácil a la información personal. Mientras que la seguridad pública de Canadá ha defendido los proyectos de ley, afirmando [en] que permitiría a las autoridades proteger a los canadienses de “las actividades delictivas y terroristas” sin “infringir los derechos de los canadienses”, la protesta durante este mandato legislativo ha sido considerable.

Los académicos [en], la sociedad civil [en], todos los partidos políticos de oposición [en], los proveedores de servicios de Internet [en] y los empleados públicos [en] han criticado contínuamente estos proyectos de ley porque arriesgan la privacidad y seguridad en línea de Canadá. La última versión de los proyectos de ley representan un dramático y peligroso intento de aprovechar a los proveedores de servicios en línea como agentes de vigilancia del Estado. Incluyen nuevos poderes de la policía que permitiría a las autoridades canadienses el fácil acceso a las actividades en línea de los ciudadanos, incluyendo el poder de forzar al ISP a entregar datos de los clientes privados sin orden judicial. Añadiendo insulto a la injuria, la legislación también preparará el terreno para impedir que los proveedores de servicios en línea notifiquen a los suscriptores que sus datos privados han sido revelados–una jugada que haría imposible para los usuarios buscar recursos legales por violación de privacidad.

El peligro de estas medidas no debiera ser sub-estimado. Openmedia.ca, CIPPIC y otros grupos de la sociedad civil han denunciado con energía [en] estas leyes de espionaje y trabajado sin descanso para crear conciencia sobre su verdadero impacto e intención. La tan exitosa campaña ‘Detengan el espionaje en línea’, que comenzó en junio, ahora reune mas de 75,000 firmas [en] (por favor firme ahora si aún no lo ha hecho).

Se enciende el debate sobre la privacidad

El 26 de octubre la Comisionada de privacidad federal Jennifer Stoddart envió una carta [en] a Vic Toews subrayando su gran preocupación sobre el potencial impacto de esta legislación de espionaje antes de su re-introducción. La Comisionada Stoddart, recuerda a Toews que la protección de la privacidad “apuntala nuestras libertades democráticas… Nos permite ejercer estas libertades abiertamente, sin temor, desconfianza o censura. “Es por esto que el cuidado es tan importante, a fín de evitar la posible erosión de nuestra sociedad libre y abierta.”

Victor Toews, Ministro de Seguridad pública, respondió [en] que no quiere ceder sobre las leyes de vigilancia en línea del Gobierno a pesar de la “profunda preocupación” de guardián de la privacidad de Canadá. Toews rápidamente mantuvo su apoyo a estos proyectos de ley diciendo que:

Nuestro enfoque busca lograr un equilibrio adecuado entre las facultades de investigación utilizadas para proteger la seguridad pública y la necesidad de salvaguardar la privacidad de los canadienses…A medida que evoluciona la tecnología, muchas actividades delictivas -tales como la distribución de pornografía infantil-se hacen más fáciles. Proponemos medidas que ajusten nuestras leyes al siglo XXI y que ofrezcan las herramientas políticas necesarias para hacer el trabajo.

“La invasión de la privacidad no debería ser ‘legal'”

Pocos días después de la respuesta de Toews, Ann Cavoukian, la Comisionada de Ontario, se manifestó con energía, en el National Post [en], contra los proyectos de ley:

Debo añadir mi voz a la creciente consternación sobre el impacto de la inminente legislación de “acceso legal” en este país. En mi opinión, es muy engañoso llamarlo “lícitos”. Llamémolo por lo que es: un sistema de vigilancia ampliada.

La Comisionada Cavoukian igualmente envió una carta [en] a Toews subrayando la inminente amenaza a la privacidad de los canadienses: “los nuevos poderes no deben entrar a expensas del marco constitucional”. Un acceso a la información del suscriptor es “insostenible y debe ser retirado.”

Christopher Parsons, un candidato al doctorado (PhD), que estudia tecnologías de vigilancia, recientemente blogueó [en] que:

Un gran número de canadienses que mira estas propuestas puede sentir algún malestar pero rápidamente afirmar que la legislación es finalmente inocua. La retórica estándar es que ‘si no tienes nada que ocultar no tienes por que temer esta legislación. ” Dicha declaración ofusca las realidades de la política contemporánea como lo que demuestran estudios sobre cómo las personas actualmente entienden la privacidad…… estar situado en una categoría equivocada puede significar implicaciones en la vida de uno, se tenga o no ‘algo que ocultar’ ….[Lo que importa es] el ‘tipo’ de personas al que uno deliberadamente y sin saberlo se asocie o con quien sus asociados están conectados y el riesgo de perfiles que se asignan a los socios y sus colegas…

El Gobierno ha intentado defender [en] su posición en una divulgación de información del suscriptor, argumentando que tales identificadores son análogos a lo que se puede encontrar en una libreta de teléfonos. Muchos han señalado los defectos en esta analogía. El profesor Michael Geist experto de la Ley de Internet canadiense explica [en]:

Mientras que parte de esa información puede parecer relativamente inofensiva, la capacidad para vincularla con otros datos abrirá, con frecuencia, la puerta a un perfil detallado sobre una persona identificable. Dada su sensibilidad potencial, la decisión de exigir la divulgación sin ninguna supervisión debería plantear preocupación dentro de la comunidad de privacidad canadiense.

Sobre las virtudes de la analogía del Ministro Toews la Comisaria Cavoukian agrega [en]:

Consideren sólo una de las nuevas amenazas a nuestras libertades fundamentales: la policía podría obligar a proporcionar el nombre, dirección y número único del dispositivo de las personas (habilitar el seguimiento en línea) que publican comentarios en sitios web de periódicos con un seudónimo – sin orden judicial, sin explicación y en secreto.

El abogado canadiense, David Fraser, ex Presidente de la asociación canadiense de abogados nacionales de privacidad y sección de derecho de acceso (Chair of the Canadian Bar Association’s National Privacy and Access Law Section) se unió al debate y explicó [en] porqué no se debe permitir la legislación de acceso legal:

Esperamos continuar nuestra vida legal libre de intrusiones de la policía, a menos que un juez sea convencido de que una intrusión policial en su vida sea justificada, incluyendo el hecho de que la intrusión se refiera a una investigación legal de ilícito penal. El acceso legal eliminaría la única verificación y equilibrio, permitiendo a la policía monitorear sin ningún motivo a los ciudadanos.

Las obligaciones de capacidad de vigilancia técnica que la legislación pretende imponer al ISP amenazan incluso el frágil entorno de telecomunicaciones de Canadá. Un abogado de una coalición independiente del ISP esbozó los riesgos que plantean esas leyes a pequeños ISP independientes. ITWorldCanada, anota [en] sobre un panel reciente:

“Chris Tacit, que actúa para el consorcio canadiense de operadores de red (CNOC), anunció el miércoles durante una mesa redonda reglamentaria en una conferencia en Toronto para ISP independiente” que “Asumiendo que el mismo proyecto de ley se presentó en la pasada legislatura,”este no será sostenible”.

Aunque nadie conoce cual será la nueva versión de los proyectos de ley esperamos que Toews comenzará a considerar las voces de los 75 000 canadienses que se oponen a una ley que pone en peligro la seguridad y privacidad. Si tales proyectos de ley son presentados en las próximas semanas o meses, los canadienses deben movilizarse y luchar para proteger sus datos de la excesiva vigilancia del Estado.

=====
Para mayor información y actualizaciones:

Siga #lawfulaccess, #stopspying y #cdnpoli en Twitter.

CIPPIC: @cippichttp://www.cippic.ca/en/lawful-access-faq

Open Media – @OpenMedia_cahttp://openmedia.ca
Michael Geist – @mgeisthttp://www.michaelgeist.ca

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.