Cuba: El hit del reggaeton ‘Chupi Chupi’ fue denunciado por las autoridades

Durante las dos últimas semanas, el artista de reggaeton, Osmani “La Voz” García, y su ampliamente popular hit ‘Chupi Chupi’ ha empezado a agitar algo más que las ansiosas caderas de los fiesteros del Malecón de la Habana.

El Ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto, y el Presidente del Instituto Cubano de Música, Orlando Vistel, han denunciado públicamente la canción y su video.

http://youtu.be/uZn1z61KdWo

Café Fuerte informó que en Mesa Redonda, uno de los programas políticos más vistos de la nación, Prieto insinuó que había “puesto el alma de la nación en la balanza.”

Días después que el programa saliera al aire, Chupi Chupi fue eliminado del grupo de contendientes para los Premios Lucas, que reconocen la música popular y que incluye una categoría de “Elección Popular” donde los fans creen que ‘Chupi Chupi’ habría ganado fácilmente si no hubiese sido eliminado de la competencia. García presentó una carta abierta de protesta al gobierno, que Café Fuerte reproduce aquí.

La ofensiva canción, que presenta a algunas de las mejores estrellas del hip-hop y regueton de Cuba, es una osada e inexcusablemente vulgar “oda” al sexo oral.

En el periódico estatal Granma, la musicologa María Córdova destacó cómo la canción denigraba la “esencia artística” del sexo:

[C]uando los artistas han convertido al sexo en interés y tema del arte…ha sido —por lo general— para dignificar esa adorable dimensión y necesidad no sólo biológica sino afectiva y emocional de todos los seres humanos. En tal sentido, no considero que tales “obras” dignifican este sentimiento humano sino más bien lo reducen a sus más elementales procederes, eliminando su artisticidad…

[…]

Después de escuchar los textos de muchas de tales “obras” me pregunto: ¿Por qué se proponen sus autores exponer una aproximación al sexo tan despojada de toda esencia artística? ¿Por qué desean tratar la sexualidad a partir de expresiones tan vulgares?

Los Aldeanos, un grupo cubano de rap, actuando en Sevilla. Fotografía de Orianomada, CC:BY-NC-SA

Los Aldeanos, un grupo cubano de rap, actuando en Sevilla. Fotografía de Orianomada, CC:BY-NC-SA

Sobre el debate entre los funcionarios del Ministerio de Cultura y García, Elaine Díaz le dijo en Twitter a Yudivian:

@yudivian: Creo que la polémica trasciende al regueton como género y se concentra en el contenido y la forma de la música cubana actual

@yudivian: y no creo que sea contra todo regueton, sino contra una regueton que denigra a la mujer, es vulgar, grosero

Yudivian más tarde publicó:

@yudivian@greenpea13 hay que ir al trasfondo de porque esas letras funcionan en la población porque se identifican con ellas

Ernesto Morales de El pequeño hermano, señaló que los artistas de reggaeton tienen una larga historia de usar un lenguaje sexual explícito, señalando “regguetoneros” inmensamente populares como Baby Lores y Clásica Eminencia, cuyas canciones tienen letras que son tan vulgares (si no más) como los de Osmani García:

¿Van a prohibir entonces, bajo decreto oficial, cuanta pieza reguetonera circule por la Isla, sea de factura nacional o extranjera?

Quedan muchas dudas sobre por qué esta canción en particular, cuando su tema no es inusual dentro del género, fue denunciada con tanta fuerza por los líderes de la política cultural.

El blog sin EVAsión de Miriam Celaya publicó que mientras que ella personalmente no gusta del género del reggaetón, intentar frenar el consumo público de la canción sólo serviría para despertar aún más el interés del público:

[Es] sabido que las censuras y prohibiciones no hacen más que estimular el consumo de lo prohibido. Por estos días la gente no ha cesado de comentar “el caso del Chupi”, y quienes no tenían todavía el video clip, corrieron a buscarlo. Efecto inverso de reacción que hace subversivo –y por tanto, atractivo–, todo lo que disgusta a las autoridades.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.