¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Georgia: El regreso de los turcos de Meskhetia

La repatriación de los turcos meskhetianos [en] a Georgia desde Azerbaiyán, Rusia y Asia Central no es solamente una prioridad para el gobierno georgiano, sino también una obligación que tiene que cumplir con el Consejo de Europa desde que se convirtió en miembro desde 1999. Más de 100,000 personas fueron deportadas por Stalin en 1944, desde la región de Meskhetia en Georgia; entre ellos hamsheníes (armenios musulmanes), kurdos y karapapakhs [en]. Sin embargo, el mayor de los grupos reubicados es el de los turcos meskhetianos.

Por lo menos, unos 400,000 turcos meskhetianos viven ahora fuera de Georgia, aunque no está claro cuántos regresarían en un proceso que oficialmente debió haber terminado el año pasado, pero que podría extenderse. Esta ha sido una de las razones por las que el proceso de repoblación ha tomado tanto tiempo, sobre todo porque los de etnia armenia ahora forman la mayor parte de la población en lo que ahora es la región de Samtskhe-Javakheti. Como resultado, con la finalidad de no forzar las relaciones interétnicas, el gobierno georgiano está estableciendo a los turcos meskhetianos en todo el país.

East of Center mencionó los delicados aspectos que rodean el tema [en]:

Gracias a la paranoia de Stalin, millones de musulmanes y miembros de varios grupos étnicos no eslavos de la Unión Soviética fueron reubicados a la fuerza a Asia Central durante los años 30 y 40. Es difícil de pensar en cualquiera de estas comunidades que haya sido victimizada y perfectamente igrnoada con más frecuencia en el ancho mundo que los turcos meskhetianos. […]

Sin embargo, es claro que Georgia no está en capacidad de reacomodar a una población tan grande en cualquier parte de su territorio, menos todavía en la subdesarrollada región de Samtskhe-Javakheti, donde los meskhetianos vivían originalmente. Y ahí está la cuestión armenia, y una gran dosis de sentimiento antimusulmán. […]

Salim Khamdiv of Abastumani village. Khamdiv was 14 when the deportation happened © Temo Bardzimashvili

Salim Khamdiv de la aldea de Abastumani. Khamdiv tenía 14 cuando ocurrió la deportación. © Temo Bardzimashvili

Sin embargo, en un periodo de solicitudes que duró dos años y que terminó en julio de 2010, el gobierno georgiano recibió solamente 5,841 solicitudes con todos los requistos, según el Centro Europeo para Temas de Minorías (ECMI) [en]. Esto significaba un total de apenas 9,350 personas. Ahıska Türkleri – Ahıskalılar explica qué esperan [en] los turcos meskhetianos:

Queremos regresar a nuestras tierras desde donde fuimos expulsados injustamente. A la fecha, hemos estado asentados en 2000 diferentes asentamientos en 9 países diferentes, incluido Estados Unidos. Tenemos dificultades en obtener la ciudadanía, permiso de colonización y permiso de trabajo en los países en que vivimos. Nuestra cultura e idioma está al borde de la desaparición. Queremos regresar a nuestro país como ciudadanos georgianos y vivir en nuestras tierras de ahora en adelante.

Osman Mekhriev (left) and Islam Niazov, elders of the Abastumani Meskhetian community, take a break from the holiday prayers during the end of Ramazan celebrations © Temo Bardzimashvili

Osman Mekhriev (izquierda) e Islam Niazov, adultos mayores de la comunidad meskhetiana Abastumani, se toman un descanso de las oraciones de la festividades al final de las celebraciones de Ramadán. © Temo Bardzimashvili

El año pasado, el blog de Zaka Guluyev detalló la situación de algunos de los que han regresado [en], principalmente desde Azerbaiyán a Samtskhe-Javakheti:

Muslim Arifov y su familia regresaron a Akhiltskhe hace tres años de Saatly, asentamiento en Azerbaiyán. Arifov dice que ahora se siente contento de regresar y vivir en su patria Georgia. “A mis padres los deportaron injustamente de esta región. Ahora me alegra haber podido regresar y vivir en mi hogar Georgia con mi familia”.

Hace dos meses, Mehemmed Rehimov, un pariente musulmán, también decidió regresar con su familia desde Azerbaiyán y vivir en su nativo Akhlstkhe. Mehemmed Rehimov dice que Georgia parece ser un mejor lugar para vivir. “Es muy bueno poder vivir en mi patria Georgia. Han pasado casi dos meses desde que llegué a Georgia. Estoy contento acá con mi familia y me estoy sintiendo muy bien”.

[…]

Ismayil Moidze, presidente de la sociedad de [los turcos ahiska georgianos de Vatán] dice que su organización esperaba que más personas solicitaran regresar. Pero explica que muchas familias se negaron a presentar solicitudes porque […] se necesitan muchos documentos para solicitar condición de repatriado en Georgia. […] Es por eso que muchas familias decidieron quedarse donde viven”.

Rana Rajabova, a 24-year-old bride in the Azerbaijani village of Shirinbeili. Rana's grandparents, natives of the Arali village in Georgia's Adigeni region, were deported to Uzbekistan. Before the deportation they were told by the soldiers that they would return in 7 days, so no belongings should be taken. Her grandmother hid her gold jewelry at home with the hope of returning after a week. Rana's family has applied for the repatriation and says that they do not want to be "refugees." © Temo Bardzimashvili

La novia Rana Rajabova (24), de la aldea azerbaiyana de Shirinbeili. Los abuelos de Rana, nacidos en la aldea Arali en la región Adigeni de Georgia, fueron deportados a Uzbekistán. Antes de la deportación los soldados les dijeron que regresarían en siete días, así que no deberían llevar sus pertenencias. Su abuela escondió sus joyas de oro en casa con la esperanza de regresar un semana después. La familia de Rana ha solicitado la repatriación y dice que no quieren ser "refugiados". © Temo Bardzimashvili

Georgian Youth | Multiculturality | New Challenges echa un vistazo a cómo se están reintegrando los recién llegados [en]:

En Samstkhe-Javakheti, la asociación regional “Toleranti” ofrece a las familias de los meskhetianos repatriados consejo legal, asistencia médica y apoyo en el idioma. En el marco de su proyecto de tres años, “Provisión de asistencia humanitaria a los meskhs repatriados y prevención de la “autorepatriación”, la asociación organiza notablemente clases dos veces a la semana para jóvenes meskhetianos. Los jóvenes que asisten a las clases esperan mejorar sus oportunidades de éxito en el colegio, donde reciben clases en georgiano, y para apoyar su integración a la comunidad.

Considerando lo motivados que están para aprender georgiano, y tan rápido como sea posible, esta integración suele ser exitosa 100%.

[…]

Sin embargo, como con muchas otras cosas, algo les impide sentirse totalmente en casa en Georgia: esperan una respuesta a su solicitud para la ciudadanía georgiana, que enviaron hace dos años. Sin ciudadanía, no son ciudadanos plenos en Georgia, y en consecuencia luchan para tener acceso a servicios básicos, como asistencia médica. Aunque no tienen opción: al igual que los otros, deben esperar […] – esto significa una vida llena de incertidumbre a largo plazo…

Portraits of Abdullah Gamidov, his wife Khalida, and her father Zia Chumidze lie on the checkerboard in the Gamidov's house in Kant, Kyrgystan. Zia Chumidze was fighting at the frontline when the deportation happened and never made it home. © Temo Bardzimashvili

Los retratos de Abdullah Gamidov, su esposa Khalida, y su padre Zia Chumidze están en el tablero de ajedrezs en la casa de Gamidov en Kant, Kirguistán. Zia Chumidze luchaba en el frente cuando ocurrió la deportación y nunca regresó a casa. © Temo Bardzimashvili

Where's Keith comenta sobre el trabajo [en] del periodista y fotógrafo georgiano Temo Bardzimashvili que ha estado documentando el regreso de los turcos meskhetianos a Georgia así como sus vidas en Azerbaiyán, Kirguistán y Turquía. Parte del trabajo de Bardzimashvili, “La tierra no prometida – El largo camino a casa de los meskhetianos” se exhibió en Tiflis, con el auspicio del Centro Europeo para Asuntos de las Minorías (ECMI) [en], y acompaña este post con amable autorización.

Delizia Flaccavento también publica fotos de una comunidad de refugiados meskhetianos en Buffalo, Nueva York, como lo hacen los Refugiados Turcos Meskhetianos [en] en Atlanta, Georgia (el estado de Estados Unidos). Mientras tanto, el ECMI dice que hay una “seria necesidad […] de mejorar la conciencia del público sobre el derecho de los pueblos deportados a regresar y en el proceso de repatriación […], en particular a través de los medios y el sistema educativo”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.