¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: El trabajo doméstico en plena transformación

Hablar del PIB y de los tipos de interés no es suficiente para interiorizar los enormes cambios a los que recientemente se ha venido enfrentando la sociedad brasileña. Han surgido nuevas tendencias en el tejido social de Brasil y los medios ciudadanos han venido dando cuenta de ellas.

Por ejemplo, el trabajo doméstico. En el año 2011, el asunto emergió como debate sobre la inclusión social, las precarias condiciones de trabajo, las jerarquías sociales, los problemas en materia de género y la autonomía.

Nuevas tendencias

Parece ser que la inclusión social es un elemento clave para muchos de los cambios. Las investigaciones [pt] realizadas por el Instituto Data Popular han puesto en perspectiva el crecimiento de la denominada “Clase C” o “nueva clase media”, un grupo social que se ha visto favorecido gracias a un mayor acceso a la educación, aumentos salariales y una variedad de programas sociales. Visto ahora como un importante mercado específico, es la razón por la que en muchas empresas ha crecido el interés por conocer mejor las características de este grupo.

Untitled (Performance documentation). Painting by Ana Teresa Fernandez, used with permission.

Sin título (documentación de desempeño). Obra de Ana Teresa Fernandez, uso autorizado.

Las investigaciones también han identificado las tendencias en cuanto a autonomía en los perfiles laborales de la mujer. En comparación con la generación anterior, el número de mujeres que participan en el trabajo doméstico se ha reducido a la mitad, puesto que ahora persiguen las opciones de empleo que están en consonancia con su desarrollo profesional

El asesor de márketing Luiz Marinho, presentó [pt] en su blog algunos datos que reflejan este proceso: en los últimos nueve años, el número de trabajadores domésticos ha aumentado un 9%, mientras que la población ha experimentado un crecimiento del 13,5%. Los crecientes aumentos en los salarios de los trabajadores domésticos también se ven influenciados por este hecho.

Para cuantificar estos datos, Espinho no dedo (Espina en el dedo) [pt], un blog sobre filosofía y política, ha reproducido las informaciones publicadas en un artículo al respecto realizado por BBC Brasil: mientras que la media brasileña aumentó un 25%, el trabajador doméstico obtuvo un incremento en su salario de un 43,5% durante el mismo periodo.

Es relevante tener en cuenta que el asunto del trabajo doméstico en Brasil va más allá de un enfoque de mercado en este ámbito. Son muchas las características socioculturales vinculadas al papel desempeñado por los trabajadores domésticos, así como también cuestiones de prejuicios y de género.

Transformación social

Cristina P. Rodrigues, en su blog Somos Andando (Andamos) [pt], dejó algunas reflexiones sobre un artículo [en] reciente de The Economist sobre el trabajo doméstico en Brasil donde se ponía de manifiesto que Brasil, en cierto modo, está liberalizando a sus trabajadoras domésticas como parte de un proceso de transformación social en la que los pobres no tendrán que soportar más las normas establecidas por los ricos.

Comba Marques Porto, en Consciência feminista (Conciencia feminista) [pt], argumenta que el hogar, donde se desarrollan las más íntimas de las relaciones interpersonales, es también el lugar donde tiene lugar las sutiles discriminaciones de género. Desde los comienzos de la historia brasileña, las tareas domésticas han recaído siempre sobre la mujer, “una herencia patriarcal que se ha venido sucediendo hasta la actualidad, sembrando desigualdades totalmente incompatibles con las nuevas formas democráticas”:

A figura da criada chega aos meados do século XX pela permanência do modelo de desmedida exploração da força de trabalho no âmbito doméstico. Segue-se, assim, uma constante de tratamentos desiguais, de descumprimento das leis, fatos somente explicáveis pelo desvalor conferido ao trabalho nos setores do mercado em que há concentração da mão de obra feminina.

La figura de la criada llega a mediados del siglo XX debido a la permanencia del modelo de una explotación desmedida de la mano de obra en el ámbito doméstico. Así pues, lo que siguió fue una constante de tratos desiguales, de quebrantamiento de las normas, hecho que solo se pueden explicar por el infravalorado trabajo que tienen algunas tareas en un mercado donde se da una gran concentración de la mano de obra femenina.

En un artículo para un “carnaval de blogs”, donde se piden opiniones sobre una misma temática, la periodista Luka añade que [pt] las tareas del hogar son invisibles y, de alguna forma, están marginadas y, por norma general, es la mujer quien las realiza debido a la gran brecha de trabajos existente en la que es la mujer la que ha de cuidar no solo el espacio familiar, sino la familia misma. Se pregunta si esta no es una razón de por qué ese trabajo es tan precario.

Michell Niero, en O Patifúndio [pt], comenta que el “pequeño cuarto de la sirvienta” sigue estando presente en los edificios residenciales modernos.

A presença do “quartinho de empregada” nas plantas residenciais, longe de ser tratada como um aspecto “atrasado” da sociedade do país, representa um dentre tantos elementos formadores da modernidade brasileira, avessa a rupturas e adepta a repaginações de processos que se mantém inalterados na sua essência.

La existencia del “pequeño cuarto de la sirvienta” en las zonas residenciales, lejos de ser visto como algún aspecto “atrasado” de la sociedad brasileña, representa uno de los tantos elementos que desarrollan la modernidad del país, contrario a las rupturas y apegado a los procesos de rediseño con el objetivo de mantenerlos sin ninguna alteración.
Untitled (Performance documentation at San Diego/Tijuana border). Painting by Ana Teresa Fernandez, used with permission.

Sin título (Documentación de desempeño en la frontera entre San Diego y Tijuana). Obra de Ana Teresa Fernandez, uso autorizado.

Incluso en la actualidad, se perciben las pruebas de un choque persistente en las relaciones entre las trabajadoras domésticas y sus contratantes. Michell Niero, en O Patifúndio [pt] habla sobre la naturaleza de multitarea de las tareas del hogar, que conducen a la incorporación de actividades extra sin tener en cuenta los límites del contrato, sobre todo, porque no suele existir un contrato como tal. Así que cuidar a los niños, educarlos y entretenerlos se vuelve parte de la rutina diaria.

Na ausência da mãe, a empregada se ocupa de tarefas maternas (…)

En ausencia de la madre, la empleada doméstica se ocupa de las tareas maternas […]

Aparentemente, este es el caso de la bloguera de Sem Empregada (Sin empleada doméstica) [pt], quien explica por qué añora a la suya:

Às vésperas de completar quatro anos sem empregada, pela primeira vez, estou cogitando voltar a ter uma na minha vida… as meninas estão em recuperação no colégio, com perigo real de repetir de ano (…). Um absurdo. Eu e meu marido estamos nos perguntando se isso tudo não está acontecendo porque não tem ninguém dentro de casa para cobrar horário de estudo, fiscalizar se estão na internet ou vendo televisão.

A punto de celebrar los cuatro años sin una empleada del hogar, por primera vez, estoy pensando en tener una […]. Las chicas no aprobaron el colegio y corren el riesgo de repetir curso […]. ¡Qué ridículo! Mi esposo y yo nos preguntamos si no se debe a que no hay nadie presente en casa que las obligue a estudiar y que compruebe si están en Internet o viendo la televisión.

Revelar-se (Revelarse) [pt] se queja:

E então que, logo que me mudei, minha querida funcionária me pediu demissão com um bilhete na geladeira. Sim, um bilhete!!! E ela saiu da minha casa em uma 2a feira à tarde deixando louça na pia, uma pilha de roupa pra lavar e passar.

Y tan pronto como me mudé a otra nueva casa, la empleada del hogar que tenía se fue dejando una nota en el frigorífico. ¡¡¡Sí, una nota!!! Y se fue el lunes, dejando todos los platos sin fregar y una pila de ropa que había que lavar y planchar.

La escritora y traductora Maria do Sol escribió en el blog Família Floresta (Familia forestal) [pt] que contar con los servicios de una empleada del hogar dota de un cierto glamour, la idea de estar libre para disfrutar de la vida y de la familia sin tener que estar anclada en las rutinas diarias. Pero se recuerda a sí misma y a los lectores que es un ideal lejos de la realidad.

Jeanne Callegari, en el blog Blogueiras Feministas (Blogueras feministas) [pt], presenta un enfoque alternativo para un futuro sin empleadas del hogar: reconocer que tener una empleada del hogar es un privilegio que tiende a desaparecer y comenzar a cuidar las cosas de uno mismo, “y es bueno que las cosas sean así”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.