¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Túnez: Censura y libertad de expresión en el año que pasó

Esta entrada es parte de nuestra cobertura especial Revolución Tunecina 2011.

El ex presidente tunecino, Zeine El Abidine Ben Ali, era enemigo de la libertad de expresión. Mediante tácticas represivas, su régimen trataba de silenciar a todos los disidentes. La Agencia Tunecina de Internet (también conocida como la ATI, su acrónimo francés) dedicaba grandes recursos a la censura en la red, mientras que el Ministerio de Interior localizaba y silenciaba violentamente las voces que exigían un cambio y una reforma política.

El 14 de enero de 2011, Ben Ali huyó a Arabia Saudita. Desde entonces, los tunecinos pueden expresarse libremente, protestar, reunirse y disfrutar de un acceso a Internet sin precedentes. Sin embargo, la batalla por la libertad de expresión en Túnez no cesó con la salida del país del expresidente. Y, como los viejos hábitos tardan en morir, también se dieron casos de censura y de represión violenta contra los manifestantes después del 14 de enero.

Aquí podemos ver algunos de los incidentes más destacables cuando volvemos la mirada a la censura y los intentos para silenciar la libertad de expresión desde la caída de Ben Ali.

¿Es el ejército una línea roja?

El 9 de noviembre, Nabil Hajlaoui, un agrónomo de Sidi Bouzid, fue condenado a dos meses de cárcel tras sus críticas a la institución militar tunecina. Hajlaoui denunció la pasividad con la que el ejército hizo frente a los disturbios postelectorales que arrasaron Sidi Bouzid. Estos se produjeron después de que la Comisión Electoral Independiente despojara de sus escaños a la lista electoral llamada “Petición Popular” por “infracciones en la financiación de su campaña electoral”.

Esta lista se hizo con la mayoría de los votos en Sidi Bouzid. Hajlaoui fue liberado el 15 de diciembre, como informa Emna El Hammi desde el blog colectivo Nawaat [fr].

Según el Ministerio de Defensa tunecino, en mayo de 2011 y siguiendo una orden del ejército, la Agencia Tunecina de Internet censuró cinco páginas de Facebook por su intención “de dañar la reputación de la institución militar y sus líderes”. En declaraciones publicadas aquí [fr], la ATI informó que dejaba entonces de censurar las páginas “por problemas técnicos”.

Prácticas como estas han llevado a los activistas tunecinos y a los internautas a preguntarse si la institución militar es una línea roja que no se debería cruzar.

El denunciante Samir Feriani y su detención

Samir Feriani with his son after being released on September, 22. Photo by Yassine Gaidi on Facebook.

Samir Feriani junto a su hijo tras su puesta en libertad el 22 de septiembre. Fotografía de Yassine Gaidi en Facebook.

Samir Feriani, funcionario de alto cargo del Ministerio del Interior tunecino, publicó artículos en una revista en los que informaba que personas en puestos clave del Ministerio del Interior eran responsables del asesinato de manifestantes pacíficos durante el levantamiento, y que funcionarios del ministerio destruyeron de forma intencionada documentos clasificados que mostraban la colaboración entre el depuesto presidente tunecino, Ben Ali, y el Mossad israelí.

El 29 de mayo, Feriani fue arrestado por los militares y acusado de “un delito contra la seguridad exterior del estado” y de “publicar y distribuir información susceptible de perturbar el orden público”.

El caso de Feriani se hizo pronto con el apoyo popular, ya que se organizaron campañas y protestas para pedir su inmediata liberación.

El 22 de septiembre, un tribunal militar puso en libertad temporalmente a Feriani, que se encuentra ahora a la espera de un juicio civil.

Continúan las viejas prácticas policiales

El 2011 ha sido un año de protestas y ocupaciones en Túnez. Durante las dos primeras semanas del año, la durísima represión policial contra los manifestantes fue desastrosa, y tuvo como resultado más de 300 muertos. Las cosas no comenzaron a cambiar hasta la caída del régimen de Ben Ali. Sin embargo, en varias ocasiones, las autoridades tunecinas siguieron haciendo uso de la violencia para dispersar a los manifestantes.

A Tunisian protestor beaten by a policeman in civilian clothes, May 6, 2011. Photo by Twitpic user @worldwideyes.

Un policía vestido de civil golpea a un manifestante tunecino, 6 de mayo de 2011. Fotografía de Twitpic user @worldwideyes.

La intervención policial más violenta de la era post Ben Ali tuvo lugar el 26 de febrero, cuando una protesta pacífica para pedir la dimisión del ex Primer Ministro interino, Mohamed Ghannouchi, dio paso a violentos enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad. Estos enfrentamientos cobraron la vida de tres personas.

En mayo, durante una protesta contra el gobierno, las fuerzas de seguridad atacaron no solo a los manifestantes, sino también a blogueros y periodistas.

El 15 de julio, las autoridades hicieron uso de porras y gases lacrimógenos para evitar que los manifestantes que pedían reformas políticas y judiciales organizaran una sentada frente al edificio del gobierno.

Aunque en 2011 se han producido muchos cambios positivos en Túnez, las autoridades aún tienen que acabar con las viejas prácticas. Mientras tanto, los tunecinos en general y los activistas y los blogueros en especial son muy conscientes de que la batalla por la libertad de expresión y la democracia no ha, ni mucho menos, terminado.

Esta entrada es parte de nuestra cobertura especial Revolución Tunecina 2011.

 

1 Comentario

  • Hilda

    Una explicación muy buena de PIPA y SOPA, dos leyes propuestas para controlar la piratería en Internet. Lee este artículo de Democracy Now! http://tinyurl.com/7qo98aw para saber mas sobre que significan estos leyes para la censura del internet por el gobierno EE.UU.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.