¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Chile: Discriminación, ética de los medios, y el caso de Inés Pérez

Inés Pérez

Inés Pérez entrevistada en televisión Chilevision

“¿Te imaginas aquí, en esta comunidad cerrada, los trabajadores domésticos caminando por la calle? ¿Todos los trabajadores a pie en la calle, y sus hijos allí, en sus bicicletas?”

Con esta frase, que salió en una entrevista en la television nacional de Chile el domingo, 15 de enero, la residente del barrio Inés Pérez se convirtió en objecto de desprecio en línea. Pérez comentaba sobre la política de una comunidad cerrada, El Algarrobal II en Chicureo, que prohibe la entrada de las sirvientas y otros obreros a pie.

La tensión en torno a la discriminación contra los trabajadores domésticos en la zona había ido en aumento desde diciembre 2011, cuando una carta de instrucciones distribuida a los miembros del Club de golf Brisas del Chicureo se volvió viral. La carta decía que las sirvientas tenían que llevar sus uniformes en el club y nunca utilizar la piscina. Con esta controversia fresca en la memoria, los usuarios de medios sociales reaccionararon inmediatamente a la declaración de Pérez.

Sentidos Comunes publicó un post en Storify que fue un conjunto de reacciones en Twitter. En Facebook, en la página “Ines Perez Concha” la gente dejó numerosos comentarios condenando sus palabras y incluso insultándola. Algunos chilenos fueron a sus blogs para expresar su indignación.

Marcela Arellano defendió a los trabajadores domésticos y habló en contra de la discriminación en un post que fue publicado en varios diarios ciudadanos en línea de la red Mi Voz.

Yo no sabía que en este pequeño país existían imperios (a menos que sean descendientes de reyes Incas) en donde los infantes herederos deben ser protegidos de presenciar a las seis de la tarde una horda de gente de clase trabajadora, osando pisar las mismas veredas donde juegan inocentes los principitos que no conocen un mundo distinto.

Mientras tanto, en El Quinto Poder, Ximena Jara escribió sobre la palabra “nana” como un término discriminatorio, y añadió:

Nos llenamos la boca de furia sagrada […] nos hemos dedicado a buscar, una por una, las normativas discriminatorias que atentan contra la dignidad del quehacer de estas trabajadoras. Esto está muy bien, pero no pasa de ser un berrinche. No, mientras no comprendamos que el compromiso parte, literalmente, por casa. Que si somos medios responsables, ciudadanos responsables, vamos a asumir que los abusos a las trabajadoras de casa particular son mucho más extensos que estos casos extremos que hoy nos sulfuran.

Sin embargo el 17 de enero, comenzaron a difundirse rumores en las redes sociales sobre una transcripción de la entrevista. Por fin, Chilevisión publicó la entrevista entera, que muestra que las declaraciones de Inés Pérez fueron sacadas fuera de contexto.

En la entrevista entera, entre otras cosas ella dice que su sirvienta sale libremente con su hija, con o sin su uniforme. Explica Pérez que pide a su sirvienta llegar y salir del barrio en un minibús, y que vive a media hora de la entrada del barrio. Pregunta ella: “¿Puedes imaginar durante el invierno con la lluvia y el trueno, todas las sirvientas paseando por el barrio?”

En la misma página Facebook donde ella había sido criticada duramente, algunos usuarios ahora piden disculpas, aunque varios todavía creen que sea cual sea el contexto, sus declaraciones siguen siendo ofensivas, en particular el comentario sobre sirvientas y obreros paseando por la calle mientras sus hijos están “en sus bicicletas”.

La ética del periodismo y los medios sociales

El debate acerca de la discriminación rápidamente se convirtió en un debate sobre la ética del periodismo y los medios sociales.

La periodista Gianitsa Corral tocó en el tema de la ética en un post para Sentidos Comunes. Ella enumera algunos de sus pensamientos sobre la entrevista entera y la manera en que la manejó la redacción de Chilevisión. Despúes, analiza la responsibilidad de consumidores de los medios, y concluye que:

Los medios se equivocan, manipulan, juegan, transforman, indagan, verifican y nos estructuran la información que todos tenemos derecho a saber. Pero somos nosotros los que decidimos qué hacer con ella. No podemos justificar nuestra pereza con un 100% de credulidad a todo lo que vemos y oímos. También somos responsables de capturar esa realidad.

Mauricio Tolosa, en Sitiocero, escribe en su blog sobre el comportamiento en línea en las reacciones al video, y dice que el incidente demuestra que Chile sufre de “una enfermedad de convivencia”:

El problema de fondo, la enfermedad de convivencia de Chile, que genera segregación y linchamientos, no se resuelva con explosiones en las redes sociales. El problema de fondo requiere aprender a conversar, a preguntar, a escuchar, a respetar hasta reconstruir la comunidad dañada. Son conductas que no surgen espontáneamente en este sistema comunicativo, es un esfuerzo de consciencia, una atención y un aprendizaje cotidianos.

Clases de Periodismo, un blog que se enfoca en el periodismo y los medios de comunicación, declaró su postura sobre las redacciónes de Chilevisión:

Desde este espacio, rechazamos la falta de criterio de Chilevisión para editar las declaraciones de sus entrevistados. Además, nos sumamos al pedido de una rectificación (que no basta con la publicación del video para que los usuarios saquen sus propias conclusiones).

La declaración pública en el sitio web de Chilevisión rebate:

el segmento seleccionado es una idea completa expresada por la entrevistada, unidad de contenido  que no ha sido manipulada en modo alguno y que no altera el sentido final de sus declaraciones.

Según los últimos informes sobre el aconticimiento, Chilevisión despidió a Fernando Leal Quinteros, el asistente de producción quien filtró el texto de la entrevista entera.

1 Comentario

  • Marializ Maldonado Roldán

    Es muy difícil encontrar un chileno o chilena que no sepa hoy de qué se trata lo de “las nanas de Chicureo”. Y si buscamos la frase más dicha en los comentarios sencillos gatillados por estos hechos, hay una básica y espontánea: “¡Pero si todos somos seres humanos!”. En este largo país sudamericano, hemos tenido un momento para conectarnos con la idea básica de nuestros derechos y dignidad, pero sobre todo, con la verguenza de la inconsecuencia. Lo relevante es que este momento podría no estar aislado, podría tene que ver con otros tantos momentos que han brotado en Chile en el último tiempo en los ambientes universitarios y escolares, con las calles utilizadas para protestar, con los campos defendidos por el pueblo mapuche, con el Parlamento que aprobó un avance para las parejas homosexuales, con los episodios de defensa masiva del ambiente….En fin, es muy difícil encontrar un chileno o chilena que no presienta que ni en Chicureo, ni en la Araucanía, ni en el país las cosas van a permanecer igual.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.