¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Macedonia: El policía que mató a golpes a un joven fue condenado a 14 años de prisión

Esta entrada es parte de nuestra cobertura especial de las Protestas en Macedonia – 2011

El juicio del policía sospechoso de haber matado a golpes a un joven mientras estaba de servicio en calidad de guardaespaldas del Primer Ministro durante la celebración del día de la victoria electoral en la noche del 5 al 6 de junio finalizó el lunes 16 de enero. El policía, Igor Spasov, miembro de las fuerzas especiales y la única persona en el juicio por el asesinato de Martin Neshkoski, fue condenado a 14 años de cárcel.

El intento de encubrimiento del asesinato provocó un movimiento de protestas contra la brutalidad policial a través del cual los ciudadanos de Macedonia exigieron justicia, incluyendo la detención de todos los cómplices, asunción de responsabilidades y responsabilidad política. El fiscal denegó [mk] la petición formal de la familia para presentar cargos criminales contra los cómplices conocidos y desconocidos, tales como los policías que estaban en las proximidades durante el asesinato y que posteriormente modificaron la escena del crimen, así como aquellos involucrados en el intento de encubrimiento.

El juicio constó de doce sesiones que no fueron ampliamente seguidas ni analizadas por parte de los medios macedonios, los cuales dependen de los ingresos por publicidad pagados con presupuesto estatal. Una importante excepción es el portal PlusInfo.mk, que publicó una retrospectiva del caso [mk] el día antes de anunciarse la sentencia.

El blog Justice for Martin publicó un resumen [mk] de las diez primeras sesiones del juicio, escrito por el activista Voislav Stojanovski y publicado [mk] primero por Radio Free Europe:

Versión de Igor Spasov

El 5 de junio de 2011, mientras volvían de Skopje a Kumanovo (donde había trabajado en labores de seguridad en el proceso electoral durante 15 horas), el oficial superior de Spasov le dio órdenes por teléfono para que continuara custodiando al Primer Ministro Nikola Gruevski [foto 1, foto 2]. Antes del incidente en la plaza, se había percatado de que por dos veces Martin había intentado acercarse al Primer Ministro […]. El destacamento de guardaespaldas evitó esos intentos. El  tercer intento tuvo lugar cerca del estrado de celebración. A pesar que los policías uniformados le habían llamado la atención, Martin siguió intentado acercarse al estrado. Spasov reaccionó gritándole, “¿A dónde crees que vas?” – Martin se escapó corriendo y Spasov fue tras de él. Los contínuos intentos por saltarse el cordón de seguridad resultaban sospechosos y su obligación era arrestar [a Martin] y llevarlo a la comisaría. Cuando Spasov casi lo había cogido, Martin tropezó con un cable, se golpeó la cabeza con la calzada y se quedó en el suelo. Spasov, pensando que este simulaba, le golpeó un poco con el pie. Los policías vieron que el joven estaba inconsciente e intentaron reanimarlo. Pronto llegaron policías uniformados al lugar y llamaron a una ambulancia. Spasov le dijo a sus compañeros que tenía que volver al estrado [VIP] y dejaron que se fuera, sin requerir que se identificara. […] Más tarde, durante el juicio, Spasov reveló que después del incidente rellenó un informe oficial del que se deshicieron sus superiores.

Versión de los testigos oculares

La mayoría de los testigos oculares no pudieron confirmar que el atacante que habían visto era Spasov. A diferencia del momento del incidente, se presentó ante el tribunal mucho más delgado, con el pelo más largo y con barba [foto]. Muy pocos testigos ratificaron su versión y la mayoría proporcionó una versión bastante distinta de los sucesos.

Según ellos, una vez que hubo alcanzado a Martin, Spasov le golpeó en la espalda con su puño. Martin cayó pero consiguió apoyarse con una mano. Mientras intentaba levantarse, gritaba “No me golpees”, pero inmediatamente Spasov le asestó varios golpes rápidos en la cabeza con ambas manos y luego golpeó el cuerpo de Martin con sus pies. Algunos testigos oculares describieron la brutalidad visualmente, mediante gesticulaciones. Uno de ellos dijo que solo había visto tal cantidad de sangre provocada por golpes en las películas mientras que otro dijo que no pudo dormir esa noche después de lo ocurrido. Otro hombre corpulento que se identificó como policía de paisano impidió que los testigos se acercaran a Martin. A algunos les dijeron “piérdanse o también habrá para ustedes”.

Versiones de otros policías

Los primeros policías uniformados que llegaron a la escena del crimen confirmaron que habían hablado con Martin en el estrado. Después del alboroto la gente que había en la multitud les llamó y cuando llegaron, Spasov les dijo que Martin se había puesto mal. Uno de los policías dijo que no había identificado a nadie ni tampoco preguntó a la gente que había alrededor qué ocurría. Según él esto fue un error. No identificaron a Spasov porque parecía una de las personas del grupo de seguridad. No vieron signos de violencia en Martin. A continuación llegaron al lugar una doctora y una enfermera que confirmaron la muerte pero no vieron signos de violencia. Los miembros del CSI (investigación criminal) que llegaron a continuación revelaron lesiones y heridas defensivas en el rostro y cuerpo de Martin. Informaron al Centro Operativo del Ministerio del Interior de la versión de los testigos oculares acerca de la persecución y la agresión física.

Unos diez policías de la unidad de Spasov que se encontraban en la plaza aquella noche también se presentaron en el juzgado. Spasov aseguraba que –al igual que él– también ellos se encontraban de servicio en ese momento. Todos ellos, sin excepción, lo negaron y afirmaron que se encontraban en la plaza de paisano, y que su contrato expiró antes de medianoche. A pesar que estos testigos realizaron las declaraciones más contradictorias… confirmaron la posición oficial del Ministerio del Interior según la cual ellos y Spasov habían acabado su jornada a las 23:30, es decir, antes que comenzara la celebración. A lo largo de la última sesión, el tribunal declaró que para calificar el acto como “asesinato” el hecho de que Spasov estuviera de servicio o no resultaba irrelevante. Esto puso fin a sus esfuerzos por probar que se encontraba en su puesto de trabajo en ese momento [Observación: esto se relaciona con la cuestión de responsabilidad de mando [en]].

Testimonios de los expertos

A lo largo de la [décima] sesión, se investigaron las razones de la muerte de Martin. Un neuropsiquiatra y un psicólogo afirmaron que Spasov era una persona extrovertida, ambiciosa y persistente, insegura en cuanto al control emocional. Durante los hechos estaba mentalmente capacitado y el intento de huida de Martin supuso una provocación a su poder. Los expertos forenses describieron las 20 heridas internas y externas causadas por los puñetazos directos e indirectos. La causa de la muerte fue una hemorragia cerebral, causada por la aplicación directa de fuerza contundente, dinámica, rápida y precisa, lo cual excluye la posibilidad de que hubiese muerto por haberse golpeado la cabeza contra la calzada.

La profesora Mirjana Najchevska documentó [mk] muchas irregularidades procesales durante la primera sesión del juicio, como la violación de los artículos 309, 314, 320, 327, 333, y 335 del Código Penal por parte de la jueza que actuó de forma cordial con la audiencia:

  • no proporcionó una sala adecuada que permitiera el acceso de la audiencia, incluida la familia de la víctima;
  • no se presentó a los jueces, y no se siguió el orden de elementos del juicio prescritos por la ley;
  • no se leyó públicamente la acusación oficial – en lugar de ello, se invitó al acusado a que diera su versión;
  • no hubo grabación de audio oficial del juicio, ni tampoco mediante taquigrafía;
  • la jueza advirtió al acusado que no revelase información clasificada relacionada con su compromiso laboral pues podría constituir delito, a pesar que el Artículo 20 de la Ley sobre Datos Clasificados estipula que la información clasificada “no se considera tal si encubre un acto criminal, traspaso o violación de funciones, u otro acto ilegal”.

Antes que hubiese acabado el juicio, el movimiento contra la brutalidad policial organizó varios debates públicos. Durante uno de ellos, se dio a conocer un importante hecho “omitido” por el tribunal. La activista Tamara Atanasoska lo contaba [mk] en su blog:

[Una mujer de entre la audiencia que se presentó como profesora de asignaturas de pruebas criminales a postgraduados] preguntó dónde estaban las grabaciones de las cámaras de vídeo de la plaza. Además de las numerosas cámaras de vigilancia del Estado, también hay cámaras de compañías privadas como T-Mobile, cuyas grabaciones se pueden conseguir sin problemas con una Orden Judicial. […]. También reveló que en Gran Bretaña las grabaciones de vigilancia se consideran “prueba clave”.

Se le preguntó al adjunto del defensor del pueblo si se podrían solicitar las grabaciones a lo que respondió que eso no le competía. Puesto que anteriormente el defensor había elogiado a su institución por hacer todo lo que estaba en sus manos, la mujer preguntó si habían solicitado las grabaciones durante la investigación.

La respuestas, como era de esperar, fue -no.

Cuando fue a dar su última declaración, Spasov se presentó recién afeitado, rapado y musculoso de nuevo (foto). Aseguró [mk] que no dio el golpe de gracia a Martin y señaló la implicación de otros policías: “Pensé que la caída fue la que había provocado la muerte del chico, pero si observan con cuidado las fotos postmortem, pueden ver que la superficie del moretón cerca de la nariz de Martin es demasiado grande para tratarse de un puñetazo, mientras el tribunal ni siquiera examina la opción del golpe previo por un cabezazo…”

Spasov dijo [mk] que tenía sus motivos para no decir toda la verdad y se dirigió directamente a la familia. De haber sabido que el joven estaba herido lo habría llevado al hospital. Dijo “Dios es su testigo” y aseguró que lo estaban usando de chivo expiatorio: “… si buscan a un acusado – aquí estoy, pero si lo que buscan es la verdad yo no tengo nada que ver”.

Después que el tribunal anunciase la sentencia, el movimiento contra la brutalidad policial organizó una protesta en las calles de Skopje [mk], exigiendo total responsabilidad de todos los involucrados en el crimen.

Protest for justice and truth in Skopje, Macedonia, Jan 16, 2012

Protesta después de la aprobación de la sentencia en Skopje. La pancarta dice "Vida > Partido Político". Foto de Plusinfo.mk, usada bajo autorización

El 19 de enero, el movimiento “Ciudadanos por una Macedonia europea” organizó un debate público bajo el nombre “Cómplices en el crimen” [vídeo completo dentro del artículo, en macedonio]:

Según la experta en derechos humanos Mirjana Najchevska, cómplices son todas las personas que influyeron en el curso de los sucesos durante e inmediatamente después del asesinato. Entre los que se incluyen el fiscal y el juez de instrucción que no llegaron a tiempo a la escena del crimen y no acordonaron la zona; los policías que no detuvieron a Igor Spasov, pero que ayudaron a mover el cuerpo, y otros órganos estatales, incluidas las personas que intentaron encubrir el asesinato de Neshkoski. Para Najchevska, el hecho de matar, la investigación y el proceso judicial representan un acto de tortura estatal. Un hecho indicativo es que el tribunal no haya desclasificado el estatus de secreto oficial de los datos de la policía, aunque podría haberlo hecho sin pedir permiso al Ministerio del Interior.

Aleksandar Neshkoski, el hermano de Martin, afirma que los oficiales de policía que declararon como testigos aportaron declaraciones inconsistentes e ilógicas y que el tribunal interrumpía y finalizaba los testimonios de los que querían aportar más detalles, sin realizar más preguntas. Aleksandar expresó su desacuerdo con la investigación y el juicio. Como ejemplo de implicación de los principales órganos del estado, hizo saber que Martin tenía su carnet de identidad en el bolsillo, pero que el Ministerio del Interior ocultó su identidad durante dos días después del asesinato. El hermano de la víctima dijo que para la familia la condena no era satisfactoria y anunció que buscaría responsabilidades de todos los cómplices – si fuera necesario a través del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Durante la parte de preguntas y respuestas, Aleksandar señaló que estaba recibiendo amenazas directas diariamente, pero que no tenía miedo y que seguiría buscando justicia.

Debate on accomplices in the crime in Skopje, Jan 19, 2012

Zharko Trajanoski, Mirjana Najchevska y Aleksandar Neshkoski en el debate público en el GEM Club en Skopje, 19 de enero de 2012. Foto: Vancho Dzambaski, CC BY-NC-SA.

Esta entrada es parte de nuestra cobertura especial de las Protestas en Macedonia – 2011

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.