¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Hungría: “Votamos por Orbán, no por Goldman Sachs”

El pasado sábado 28 de enero, luego de varias protestas organizadas por movimientos ciudadanos y fuerzas de oposición contra las políticas del gobierno Fidesz-KDNP [en], los húngaros apoyaron a aquellos en el poder que decidieron expresar su opinión en una concentración llamada Marcha por la Paz.

De acuerdo al reporte [hu] del Ministerio del Interior húngaro, unas 400 000 personas expresaron su apoyo por el gobierno en el evento pacífico -y alegre.

‘We are the Hungarian people and we stand for Orbán's government!'. Photo by Redjade, used with permission.

‘¡Somos el pueblo húngaro y apoyamos el gobierno de Orbán!’. Foto de Redjade, usada con permiso.

Los que pensaron que Fidesz-KDNP había perdido la confianza de los ciudadanos húngaros, arrastrando la consecuencia de la extensa cobertura de medios extranjeros a las protestas de oposición en Budapest, se enfrentaron esta vez al hecho que el gobierno elegido en 2010, con dos tercios de la mayoría, aún disfruta del apoyo de muchos. (Fidelitas, un grupo juvenil derivado de Fidesz, compartió algunas fotos panorámicas de 360 grados de la marcha).

Los manifestantes marcharon desde la Plaza de los Héroes hasta la Plaza Kossuth [en] frente al Parlamento, donde se realizaron breves discursos. Los principales organizadores del evento fueron Zsolt Bayer, autor de artículos de opinión en el diario conservador Magyar Hírlap [en]; Gábor Széles, un adinerado empresario húngaro y propietario de Magyar Hírlap, y András Bencsik, editor en jefe de Magyar Demokrata [hu], también un diario conservador húngaro.

El blog derechista Mandiner ha sido muy crítico del gobierno recientemente, y, al principio su blogger, Dobray, quien asistió a la Marcha por la Paz, también tuvo algunas dudas acerca del evento [hu]:

[…] Comparado con lo que yo había anticipado, la marcha resultó mucho mejor: la masa de 400 000 (probablemente menos que eso, los cálcuolos de las protestas [competencia sobre cuál protesta tiene más asistentes] fueron iniciados por Bencsik en la plaza Kossuth cuando dijo, refiriéndose a un reporte televisivo, que había 1 millón, lo que evidentemente era una cifra irreal) caminó la distancia y, como no había otras opciones en el programa, sin ningún episodio que lamentar. El minimalismo puritano va mano a mano con una porción del aburrimiento mejor conocido de las primeras concentraciones sin novedad de la izquierda. Pero es difícil comenzar desde ahí. Y que hubiera algunos grupos con las banderas de franjas de Arpad [un símbolo de la ultraderecha] no fue gran cosa, estamos acostumbrados a eso, ellos no causan problemas. Lo lamentaremos por algunos manifestantes de Arpad en una masa de un par de cientos de miles si la izquierda expulsa de su comunidad a los camaradas que desfilan con camisetas de la Unión Soviética y del Ché. […]

El hecho que mejor describe la compleja situación en Hungría es que los seguidores del gobierno se oponen a las conversaciones y futuros acuerdos sobre la ayuda de la UE y el FMI, mientras la oposición está a favor de llegar a esos acuerdos lo más pronto posible, para así fortalecer la volátil economía de Hungría.

Manifestantes progobierno criticaron a la UE/BCE/MFI por presionar al gobierno para aceptar más préstamos de ayuda. Foto de Redjade, utilizada con permiso.

Muchos manifestantes llegaron de fuera de la capital. El blog de la ciudad de Ócsa escribió [hu] acerca de por qué consideraron importante participar en la marcha:

Gente de casi todos los lugares del país se acercó a expresar su solidaridad al el gobierno electo con dos tercios de la mayoría, a su líder Viktor Orbán y a todos los que han sido atraidos los últimos días. Los marchistas se manifiestan por la soberanía de Hungría y se apegan a los logros de la democracia, no pueden soportar que políticos extranjeros, empresarios y bancos estén dispuestos a administrar sus vidas. […]

Véleményvezér señaló [hu] que la mayoría de los manifestantes eran ancianos:

[…] fue muy llamativo que la mayoría de los marchistas tuvieran 50 años o más. Ellos son los que no perdieron sus ahorros de pensiones privadas, casi ninguno tiene préstamos en moneda extranjera y el gobierno intentó ayudarlos específicamente a ellos, a través de medidas como la pensión del 8% una vez o implementando la institución del empleo seguro para personas mayores. […]

'We voted for Orbán and not for Goldman Sachs'. Photo by Redjade, used with permission.

‘Votamos por Orbán y no por Goldman Sachs’. Foto de Redjade, usada con permiso.

Dobray hace alusión a los rumores acerca de los manifestantes pagados y los viajes organizados hacia el sitio de la concentración, acusaciones expresadas por miembros de la oposición:

[…] Ahora estamos a mano, ahora realmente todos y cada uno han llevado a los políticos a la calle. Y es gracioso que en cualquier tipo de protesta el lado que se opone a los manifestantes intente cualquier método para desacreditar el evento del otro; e intente descubrir por quién ha sido pagado el viaje, a quién le pagaron para venir y a quién engañaron, etc. Todos son generosos cuando se trata de su protesta, pero si se trata de la otra se vuelven mezquinos y suspicaces. El césped del vecino siempre está marchito. También sería feliz si la Marcha por la Paz no estuviera incluída entre los principales argumentos del gobierno Fidesz permitiéndoles derrumbar todas las opiniones opositoras. […]

Zoltán Ruzsbaczky del blog Mos Maiorum publicó un artículo especial [hu] en el blog Konzervatórium, acotando que el gran número de seguidores pro-gobierno puede significar la llegada de un nuevo escenario en la democracia de Hungría, con mucha gente dispuesta a expresar su opinión:

[…] Por supuesto, se necesita de un gobierno que aplique esta confianza y navegue exitosamente en los mares tempestuosos de la política internacional y con su política económica ubique a Hungría en la vía del crecimiento. Aparte de esto, uno no puede guiarse por las masas que aún se oponen a las políticas del gobierno. Solo después sabremos cuáles serán los efectos a largo plazo [de esta marcha], [y si habrá alguno].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.