¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Myanmar (Birmania): Ni uno ni otro

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR) considera que la situación de 110-150,000 birmanos refugiados que se encuentran en la frontera con Tailandia es una de las 29 situaciones prolongadas de refugiados en el mundo [en]. De acuerdo con el Foro de Asia Oriental, también existen 1.5-2 millones de refugiados en Tailandia [en] que representan la ‘cara visible del abuso de los derechos humanos’.

Birmania, gobernada por una Junta Militar desde 1962 a 2011, conocida localmente y por las Naciones Unidas como Myanmar, ha sido acusada frecuentemente de violar los derechos humanos y desplazar forzosamente a los civiles. Aunque el gobierno aparentemente civil fue elegido controversialmente en 2010 [en], una cuarta parte de los asientos parlamentarios y tres puestos de gabinete están reservados para el ejército.

Otros motivos de preocupación son el trabajo forzado a niños, el tráfico de personas y el conflicto étnico interno. En una extensa entrada, Mary Ditton, una conferencista en temas de gestión de salud en Australia, analiza el problema de los desplazados internos y los refugiados [en]:

La mayoría de los emigrantes viene de Birmania para trabajar en industrias manufactureras, de procesamiento de alimentos y agrícolas en Tailandia […]. Además del miedo constante y las amenazas de deportación, trabajan en malas condiciones y no cuentan con los derechos más básicos de asociación, trabajo o salud. […] Solo algunos emigrantes forzados solicitan asilo de manera oficial y viven bajo la protección del UNHCR. Otros emigrantes deciden ganarse la vida en una economía informal y corriendo el riesgo de ser deportados. La consecuencia de esta prolongada situación de refugio es que los campos de refugiados están llenos tanto de mujeres, niños, ancianos y personas discapacitadas como de hombres y mujeres capaces de trabajar en cualquier lugar. Esta población “abandonada” es víctima de prácticas corruptas tales como el tráfico de personas y drogas, contrabando y trabajo infantil. Los grupos asentados por cuenta propia también son vulnerables a estas prácticas ya que no cuentan con protección legal efectiva.

Burmese Refugee Project on Flickr

Proyecto de refugiados birmanos en Flickr

Los niños son un grupo particular en riesgo, especialmente de comunidades minoritarias, como lo explica [en] el Comité de Refugiados rohingyas y arakaneses:

La semana pasada el grupo de derechos humanos “Arakan Project” publicó un informe acerca de los derechos de los niños en el norte del estado de Arakan, al oeste de Birmania. El estado de Arakan alberga cerca de 735,000 musulmanes rohingyas, una de las minorías étnicas más oprimidas en Birmania.

El informe señala que más de 40,000 niños de la minoría rohingya en el estado de Arakan no tienen la nacionalidad birmania (o ninguna nacionalidad), a pesar de haber nacido en Birmania y que sus padres viven alli. El estado apátrida de los niños, como muchas otras leyes draconianas que discriminan a los rohingyas, son graves violaciones de los derechos humanos y pueden tener consecuencias nefastas en su salud.

Según el Arakan Project, todos los rohingyas que viven en Birmania son obligados a pagar sobornos para obtener permisos para viajar lejos de sus pueblos. Algunos son forzados por el ejército o las autoridades fronterizas a construir caminos y a vigilar y limpiar las bases. Los rohingyas fueron forzados a irse de sus tierras y el Arakan Project estima que solo el 30% de los rohingyas tiene acceso a sus tierras de cultivo mientras que el resto trabaja mayormente como obreros informales.

Un estudio realizado en Estados Unidos de 400 niños refugiados señaló que la salud de los niños es un gran motivo de preocupación, incluso cuando se van de Tailandia y Birmania [en]:

Algunos niños refugiados de Birmania que llegan a Estados Unidos tienen niveles tóxicos de plomo en la sangre, según un estudio publicado esta semana en la revista Pediatrics. Los investigadores del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades midieron los niveles de plomo en los niños birmanos que viven en los campos de refugiados en Tailandia. Encontraron que los niños menores de dos años estaban en mayor riesgo. El quince por ciento de ellos tenía intoxicación por plomo, así como el cinco por ciento de todos ellos. […]

[…]

La intoxicación por plomo es extremamente tóxica y puede tener graves consecuencias en la salud de los niños, incluyendo daño cerebral, retardo mental y bajos niveles de CI .

La organización Well-Being For Rohingya Refugee Bangladesh dice que los cambios y reformas [en] en Birmania podrían ayudar a mejorar la situación [en]:

Mientras que los grupos humanitarios piden más ayuda para los refugiados birmanos que se han desplazado por años durante los conflictos, existe un cierto optimismo ahora que una serie de acuerdos de alto al fuego podrían permitir que se entregue suministros de alimentos, medicina y abrigo indispensables.

Un reciente informe publicado por la organización Refugiados Internacional (RI) se enfocó en dos objetivos claves: permitir el acceso de los grupos humanitarios a las áreas de refugio y eliminar las restricciones de los donantes.

[…]

De acuerdo a su estudio, se estima que existen 500,000 desplazados internos en Birmania y tres millones de refugiados birmanos en otros países. Existen también 800,000 rohingyas apátridas al oeste del país, quienes viven en condiciones precarias debido a que no tienen derechos humanos básicos.

Con la disminución de los conflictos, ahora es tiempo para que la comunidad humanitaria, dirigida por el coordinador residente de las Naciones Unidas o el coordinador de Asuntos Humanitarios y sostenida por los donantes claves como la Unión Europea, Reino Unido y Estados Unidos, extiendan sus operaciones en Birmania […].

Una tregua firmada recientemente entre el gobierno y los rebeldes [en], así como la liberación de los prisioneros políticos [en], dan lugar a la esperanza. Sin embargo, Tina McCloughy señala que se necesita hacer más [en]:

Como parte de mi investigación Fulbright en Birmania, Malasia y Tailandia, un niño de la minoría étnica birmana me contó cómo se sostuvo fuertemente de la espalda de su padre, mientras lo llevaba por las zonas de guerra en las montañas birmanas cuando se dirigían a Tailandia, dejándolo solo en un campo de refugio al otro lado de la frontera. ¿Por qué? Porque el padre vio cómo el gobierno militar birmano había encendido en muchas ocasiones sus aldeas étnicas, escuelas y nunca les construyeron nuevas escuelas. La única ayuda que recibieron los estudiantes de la minoría en Birmania vino de incursiones ilegales dirigidos por los Free Burma Rangers en Birmania que arriesgaban sus vidas para llevar a salvo a los educadores de las minorías étnicas por las peligrosas zonas de conflicto con el propósito de capacitarlos. Los educadores de la minoría de Birmania no deberían correr el riesgo de perder sus vidas tratando de educar a los niños.

Para cambiar la vida de la minoría birmana se requiere que la secretaria de Estado, Hilary Clinton, presione también a Tailandia y Malasia para cambiar sus políticas de refugio permitiendo que los refugiados continúen saliendo de Birmania. Tal vez pasen muchos años antes que Birmania se convierta en una zona segura para las familias de las minorías. Tailandia y Malasia han rehusado deliberadamente ratificar la convención de la ONU de 1951 que protege a los refugiados, quizás por miedo a comprometerse a brindarle educación y garantizar las condiciones de trabajo a un número enorme de refugiados de la minoría birmana.

Luego de la visita del año pasado de la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hilary Clinton, Andrew G. Lim escribió en The Huffington Post [en] que ahora es un “momento crítico para presionar a que se introduzcan mayores cambios por la manera en que el gobierno de Birmania trata a sus minorías étnicas”, mientras que la líder de oposición Aung San Suu Kyi, quien fue liberada de su arresto domiciliario en 2010, hace unos días envió un mensaje en video al Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) [en]:

La galardonada con el premio Nobel de la Paz reconoció los cambios en su país y exhortó a  la comunidad internacional a prestar más apoyo para profundas reformas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.