¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Portugal: Censuran a radio estatal tras artículo de opinión de Angola

[A menos que se indique lo contrario, todos los enlaces llevan a páginas en portugués.]

Una semana después de la emisión de un artículo de opinión del periodista Pedro Rosa Mendes en la radio pública Antena 1, la RDP (Radio y Televisión de Portugal) [es] anunció el fin del programa “Este Tempo”. El artículo en cuestión criticaba el “grosero ejercicio de propaganda y deformación” que se transmitió en vivo desde Angola en un programa de televisión pública (RTP) con la participación de varios políticos, gobernantes y hombres de negocios, incluido el Ministro Miguel Relvas [es].

Un nuevo informe publicado el 24 de enero, señala la razón del fin del programa según Rosa Mendes, “a la administración no le gustó el último artículo acerca de RTP y Angola”. En la blogósfera y las redes sociales la reacciones no se hicieron esperar por el “recorte de la libertad de expresión en Portugal”.

La periodista Helena Ferro de Gouveia, en su blog Domadora de Camaleões, resume el contenido del artículo:

Informação livre. Foto de stencil em Lisboa por Graffiti Land no Flickr (CC BY-NC 2.0)

Información libre. Foto de mimeógrafo en Lisboa de Graffiti Land en Flickr (CC BY-NC 2.0).

um retrato em que ninguém fica bem ao espelho, nem a elite portuguesa, nem os engravatados angolanos – incomodaram o “baton da ditadura” e alguns serviçais lusos que vendem princípios a preço de saldo. (…)

A verdade sobre a “oleocracia” angolana, país onde a cornucópia da riqueza é restrita a alguns e mais de metade da população vive na mais abjecta pobreza, é uma fronteira que não se atravessa.

Un retrato en el que nadie sale demasiado bien en el espejo, ni la élite portuguesa ni los angoleños de terno y corbata, – [el programa] molestó al “lápiz de labios de la dictadura” así como a algunos portugueses serviles que venden sus principios por el precio de su salario.

La verdad acerca de la “petroligarquía” angoleña, en un país donde el cuerno de la abundancia de los ricos está limitado a algunos y más de la mitad de la población vive en la más aboluta pobreza, es una línea que simplemente no se cruza.

El blog mozambiqueño Ma-schamba describe el episodio como un “detallado seguimiento de la corriente del poder portugués desde la capital angoleña”. Angola es mejor conocida en Portugal como un destino para los que no pueden encontrar trabajo ante la crisis económica, que por sus entretelones políticos, económicos y sociales señalados por Rosa Mendes. Además, en diciembre de 2011, el Primer Ministro portugués Pedro Passos Coelho les recomendó a los desempleados que emigraran a Angola (entre otros destinos de habla portuguesa).

Una semana antes de la noticia, el político y académico José Pacheco Pereira reveló sus preocupaciones por el “progresivo control de los medios portugueses ejercido por los grupos económicos angoleños que, donde sea que toquen y entren, terminan con la posibilidad de decir lo que se dijo antes”. Incluso antes de que se hiciera el anuncio en el programa de radio, en su blog, Abrupto, se preguntó “¿para qué es la ‘Información’ de RTP?”:

o que leva a RTP em aperto financeiro a enviar uma equipa à cidade mais cara do mundo, gastar tempo de satélite, deslocar pessoas e bens para acabar por fazer um pífio exercício de propaganda centrado nos estereótipos sobre a relação entre Portugal e Angola, bem longe de qualquer realidade? O que leva a tão deprimente e caro exercício de banalidade absoluta, a não ser dar tempo de antena a um ministro, por singular coincidência o mesmo que tutela a RTP, acolitado pelos mesmos de sempre (…)?

¿Qué lleva a RTP, en tiempos financieros ajustados, a enviar un equipo a la ciudad más costosa del mundo, gastar tiempo en satélite, mover personas y bienes para terminar desempeñando un insignificante ejercicio de propaganda centrada en torno a los estereotipos de la relación entre Portugal y Angola, lejos de toda clase de realidad? ¿A qué lleva este siempre tan deprimente y costoso ejercicio de absoluta banalidad, que no sea dar tiempo al aire a un ministro, quien por singular coincidencia es el mismo que se encarga de RTP, seguido por los mismos de siempre (…)?

Raquel Freire, otra periodista de “Este Tempo”, planteó más preguntas acerca del estado actual de los servicios de transmisión pública, cuando afirmó en su artículo de despedida (transcrito en Facebook):

Numa democracia o serviço público serve para ser a voz das pessoas. Numa ditadura serve para ser a voz do dono, ou seja do governo. Na nossa situação actual, temos um governo que nos manda a nós portugueses emigrar, e ataca os nossos direitos fundamentais. Por isso, a rádio pública ser a voz do governo, não é sequer ser a voz daqueles senhores que alguns de nós elegeram, porque este governo é a voz da chaceler alemã, é a voz dos banqueiros alemães.

En una democracia, los servicios públicos son para dar una voz a las personas. En una dictadura, sirven para dar voz al propietario, en otras palabras, al gobierno. En nuestra situación actual, tenemos un gobierno que nos dice a los portugueses que emigremos, y ataca nuestros derechos fundamentales. Por esta razón, si la radio pública es la voz del gobierno, entonces no es ni la voz de los caballeros que algunos elegimos, porque este gobierno es la voz de la canciller alemana, es la voz de los banqueros alemanes.
Jornalistas de "Este Tempo": António Granado, Gonçalo Cadilhe, Raquel Freire, Rita Matos e Pedro Rosa Mendes. Cartaz de Art.21º partilhado no Facebook juntamente com transcrição da Constituição da República Portuguesa sobre a Liberdade de Informação e Expressão.

Periodistas "censurados" de "Este Tempo": António Granado, Gonçalo Cadilhe, Raquel Freire, Rita Matos y Pedro Rosa Mendes. Afiche de Art.21º distribuido en Facebook junto con la transcripción de la Constitución portuguesa sobre Libertad en la Información y la Expresión.

La noticia llegó una día antes de la publicación de la tabla de posiciones [en] de Reporteros sin Fronteras sobre libertad de prensa internacional 2011-2012. Portugal está en el lugar 33, siete lugares por encima del último informe publicado a fines de 2010.

Al analizar el informe, Orlando Castro, periodista e investigador de temas angoleños, dijo en su blog Alto Hama en un tono irónico “este año, Portugal y Angola treparán unos cuantos lugares, gracias a -sobre todo, pero no solamente- al programa de RTP hecho en Luanda y la decisión de RDP de sacar a los que no quieren ser la voz del dueño”, y agregó:

Creio que o relatório não refere mas, quanto a mim, tudo se deve ao contributo decisivo dado pelo ministro Miguel Relvas e, é claro, a Fernando Lima, consultor político do Presidente da República de Portugal, e seu ex-assessor de imprensa, para quem “uma informação não domesticada constitui uma ameaça com a qual nem sempre se sabe lidar” [Nota GV: declarações noticiadas a 4 de Janeiro].

Creo que el informe no se refiere a eso, pero en mi opinión, todo se debe a la decisiva contribución de Miguel Relvas y, por supuesto, de Fernando Lima, consultor público de la Presidencia de la República de Portugal, su exsecretario de prensa, para quien la “información no controlada constituye una amenaza con la que no siempre sabemos lidiar” [GV anota: se informó de esta cita el 4 de enero].

“La verdad es veneno”, dijo Rosa Mendes en su último artículo, emitido el 25 de enero. La periodista cerró con duras críticas a “una sociedad asfixiada por los valores del silencio, la cobardía y la adulación” tras 40 años de democracia en Portugal:

Podemos sempre pensar que apenas em cenários limite – genocídio, a guerra, extermínio – acontecem escolhas-limite; e que é a violência absoluta ou é a humilhação ou o sofrimento absoluto que impõem a revolta, o inconformismo, a coragem; ou não. Tenho para mim que as escolhas-limite se fazem todos os dias, no nosso quotidiano; e duvido muito que quem vive de espinha dobrada em tempo de paz , em tempo feliz (como é já nos esquecemos o tempo democrático) seja capaz de endireitar a espinha em tempos difíceis.

Siempre pensamos que únicamente en escenarios extremos – genocidio, guerra, erradicación- se llevan a cabo elecciones extremas; y que es la absoluta violencia o humillación o absoluto sufrimiento lo que fuerza la revuelta, la no conformidad, el coraje, o no. Yo misma creo que las opciones extremas se toman cada día, en nuestras vidas diarias, y realmente dudo que los que viven con una columna vertebral torcida en tiempos de paz, en tiempos felices (tal como es, hemos olvidado los tiempos democráticos) puedan enderezar la columna en tiempos duros.

La Entidad Regulatoria de los Medios (ERC) ya está investigando el caso, respecto a las posibles “violaciones de derechos, libertades y garantías en las actividades de los medios”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.