¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Maldivas: Al borde del caos

Tres años después de las primeras elecciones multipartidarias en Maldivas, que marcaron el inicio de un gobierno democrático en el poder, la joven democracia del país parece estar al borde de la anarquía y el caos. El experimento democrática de Maldivas podría enfrentar una inoportuna desaparición pues matones del partido de gobierno y la oposición se enfrentaron en las calles de la Malé [en], y destruyeron propiedad privada, quemaron estaciones privadas de televisión y se atacaron unos a otros bajo lluvias de ladrillos y piedras.

Una rebelión dentro de los rangos de los oficiales de policía ha creado una molesta confrontación entre el ejército y la policía y una cantidad de personal militar se ha unido a la policía amotinada. La tensión llegó a un momento crítico, cuando había informes contradictorios sobre si el presidente renunciaría o no.

La crisis política que enfrenta Maldivas tuvo su inicio en enero cuando el gobierno pidió a la policía que empezara las investigaciones en contra de algunos líderes de la oposición por lo que el gobierno sostiene son insinuaciones infundadas de que el gobierno estaba minando la fe islámica del país. Los críticos estaban confundidos cuando la policía detuvo a líderes opositores en casos destacados de investigaciones, en tanto que los reclamos de la oposición hubieran podido dirigirse por medio de un proceso civil de difamación.

El gobernante Partido Democrático Maldivo (MDP, por sus siglas en inglés) empezó entonces una campaña pública llamada Thiheneh Nukiyeyne [div] (No puedes decir eso), que proclamaba que el partido no permitiría que la oposición siguiera haciendo lo que creían eran acusaciones infundadas.

Antes, la difamación era un acto criminal y escritores y otras personas eran sentenciadas a prisión, con acusaciones de difamación, por críticas que hubieran expresado. La despenalización de la difamación en 2009 fue saludada como una destacada mejora para la libertad de expresión en Maldivas. La inclinación del gobierno hacia las investigaciones penales referidas a casos de difamación se ha convertido en una gran preocupación para los defensores de la libre expresión.

Después que Abdulla Mohamed, el Juez Jefe de la Corte Penal decretara que la detención del vicepresidente del Partido Dhivehi Qaumee (DQP) era ilegal [en] y ordenara su liberación de la custodia policial, la policía solicitó la asistencia de la Fuerza Nacional de Defensa de la Maldivas o al ejército que detuviera al juez. Mohamed ha estado bajo custodia militar desde el 16 de enero y su desaparición forzada ha provocado protestas callejeras que han continuado durante tres semanas.

El propio Mohamed ha estado antes en el centro de varias controversias y la Comisión del Servicio Judicial (JSC, por sus siglas en inglés) ha encontrado que violó el código de conducta de los jueces. Mohamed apeló esta decisión de la JSC en la Corte Civil, y la Corte ha emitido un mandato judicial contra la JSC para que no tome medidas disciplinarias en contra de Mohamed hasta que el trámite de la apelación esté concluido. Este propio mandato de la Corte Civil es altamente controvertido porque invade los poderes que la Constitución ha concedido a la JSC para hacer responsable al Poder Judicial.

El gobierno ha sostenido que [en] la detención de Mohamed es parte de su campaña para limpiar el Poder Judicial, que está corrupto, según el gobierno.

La detención de Mohamed en un campo de entrenamiento militar ha sido declarada ilegal y una violación de la Constitución por varios partidos que señalan que el ejército no tiene autoridad legal para detener a las personas. El gobierno no ha presentado acusaciones formales en contra de Mohamed. El ejército sostiene que ha brindado a Mohamed acceso a un abogado,  y que ha permitido que la Comisión de Derechos Humanos de Maldivas lo visite. A su familia le han informado de su paradero días después de su detención.

Algunos eminentes abogados de Maldivas han hablado en contra de la detención del juez Abdulla Mohamed [en]. Entre ellos, están Shaheen Hameed, vicepresidente de la Asamblea Constituyente que redactó la actual Constitución, Dhiyana Saeed, el primer Fiscal General del gobierno actual y Husnu Suood, otro ex Fiscal General del presente gobierno.

El Fiscal General Ahmed Muizzu, destacado abogado del país antes de su designación como Fiscal General, también ha señalado que la detención es ilegal. Ahmed Faiz, Presidente del Tribunal, ha hecho un llamado a la liberación del juez.

La Comisión de Derechos Humanos de Maldivas también ha expresado su preocupación por la detención del juez. Las Naciones Unidas han instado al gobierno de Maldivas a poner en libertad al juez o presentar una acusación formal en su contra. Abbas Faiz, investigador del sur de Asia en Amnistía Internacional, en un artículo de opinión publicada en el sitio web local de Minivan News [en], ha dicho que la detención del juez es arbitraria. “Amnistía Internacional está haciendo un llamado al gobierno para que presente acusación formal en su contra o que lo ponga en libertad”, escribió Faiz.

La tensión llegó a un punto crítico cuando manifestantes del partido de gobierno y los partidos de la oposición se enfrentaron el 6 de febrero, lo que condujo a considerable violencia. A partir de ahí, algunas unidades de la policía irrumpieron en el salón de asambleas del partido de gobierno y, presuntamente, destruyeron la propiedad. Un grupo de oficiales de la policía se ha rebelado contra lo que dicen son órdenes ilegales y se reunieron después de medianoche en le Plaza de la República en Malé en señal de protesta.

En una noche llena de violencia, un grupo de matones incendió las oficinas de VTV [div], una televisora privada que tiene simpatías por la oposición y es propiedad de un líder opositor. Aminath Shifleen, periodista de Haveeru Daily, fue herido mientras cubría la protesta. En las últimas semanas, han atacado a una serie de periodistas durante las protestas y las oficinas de los medios de comunicación han sido atacadas en múltiples ocasiones. La destrucción de propiedad privada también ha sido un rasgo común de las protestas que están asolando Maldivas.

En las primeras horas de la mañana del martes 7 de febrero, algunas personas seguían en actividad en los medios sociales, expresando su opinión sobre la crisis en curso. Esta página de Facebook titulada Zuvaanunge’ Maidhaan (La Plaza de la Juventud) tiene algunas fotos de las protestas. Hay frecuentes actualizaciones en Twitter:

Husnu Suood, ex Fiscal General, tuiteó:

@hsuood: No crean que pueden evitar un enfrentamiento sangriento. Triste día para Maldivas. #mvprotest

Nattu tuiteó:

Las Fuerzas Nacionales de Maldivas contra la Policía de Maldivas #mvprotest. Las Fuerzas de Defensa Nacional de Maldivas retroceden.

Yoosuf Waheed pidió:

¡Qué está pasando! Las cosas duras son bastante molestas en #Maldives.

Ali Tholhath dijo:

@tholhath: Triste día para Maldivas. Paren esta locura.

Ali Shiyan tuiteó:

@falho_D: Triste ver que se ha llegado a esto, ¿quién gana ahora? Y pensar que hubiera podido ser tan simple, ciertamente, triste día para Maldivas.

Shareef pidió:

@shareef: las cosas están empeorando, Ejército de #Maldives contra Policía de Maldivas. ¿Quién ganará?

Agisa preguntó:

@agisaa: ¿Qué paso con #Maldives mientras dormía?

Sofwathullah Mohamed tuiteó:

@sofwath: Nada más que decir. El juego de las culpas no ayuda. Que Dios salve a Maldivas. #mvprotest

Y acá una actualización: Ahmed Affan Shafy informó con una foto:

El ejército de Maldivas une fuerzas con la policía y el público en contra de sentencia inconstitucional del señor Nasheed.

Image posted to Twitter by @AhmedAffanShafy

Imagen publicada en Twitter por @AhmedAffanShafy.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.