¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En Twitter y en las calles: Túnez celebró su segunda independencia

Decenas de miles de tunecinos se reunieron como en los viejos tiempos en la avenida Habib Bourghuiba, la calle principal de la capital de Túnez. Hace un año, en la misma calle y el mismo día, los tunecinos se unieron para gritar “Dégage” (Lárgate), una palabra clave de la revolución tunecina. Ahora, vinieron a celebrar el primer aniversario de su revolución.

En la calle se han creado nuevos rituales de celebración de lo que para nosotros es la segunda independencia de Túnez. Los diversos partidos políticos están presentes junto con algunas organizaciones sin fines de lucro y sociedades civiles, cada uno contribuyendo con un gesto diferente en este ritual, como canciones patrióticas, talleres de dibujo y discursos revolucionarios.

Por Wassim Ghozlani

Parece que hay menos unidad entre las personas que están en la avenida y eso se nota fácilmente hoy. Hace un año, los tunecinos se manifestaron juntos ondeando la misma bandera y gritando las mismas consignas.

Doce meses después, diversos grupos divididos pertenecientes a diferentes partidos políticos e ideologías están ondeando diferentes banderas y gritando diferentes consignas. La diversidad no es ajena a la sociedad tunecina. Sin embargo, muchos hubieran preferido que alguien decidiera unir a todos bajo el mismo sentimiento y con la bandera de Túnez, celebrar juntos el día.

Haythem El Mekki, un periodista y conocido personaje describe la avenida: “Los nacionalistas y comunistas están frente al ministerio del Interior gritando consignas en contra de Qatar. Mientras otros nacionalistas e islamistas están frente al teatro municipal (en la misma calle) gritando consignas en contra de Francia”.

“Regresaré cuando todos los tunecinos y nacionalistas estén en contra tanto de Qatar como de Francia y continuemos con el cumplimiento de los objetivos de la revolución”, agregó.

Francia, el socio económico favorito de Túnez, recibió muchas críticas luego que Michèle Alliot-Marie, exministra de Relaciones Exteriores de Francia, ofreciera la ayuda de Francia [en] para acabar con la revuelta en Túnez.

Lárgate Qatar por Thierry Brésillon

Qatar ha sido objeto de críticas debido a la cobertura sesgada de los acontecimientos en Túnez del canal de noticias Aljazeera, ubicado en Doha. Los tunecinos ven con ojos bien abiertos los acuerdos entre el nuevo gobierno elegido recientemente y el Emir de Qatar, del que se sospecha que presta apoyo financiero a Ennahda, el partido islamista moderado de Túnez.

En Twitter, el primer aniversario de la revolución se celebró de diferente manera. El hashtag #BackToBenAli rápidamente empezó a ser tendencia. Los usuarios de Twitter tunecinos, empezaron a tuitear los recuerdos que tenían, lo que tuvieron que enfrentar y lo que sentían un año después.

Emna El Hammi, una bloguera y doctora/ingeniera en biotecnologías tuiteó [fr]:

“Mi madre se moría de miedo y le rogaba a mi padre que no me deje ir a la avenida. Mi padre dijo: Esto es importante, déjala ir”.

Por Thierry Brésillon

Slim Amamou, un bloguero y ex Secretario de Estado en el Ministerio de Juventud y Deportes tuiteó [fr]:

“Fue el final de la tortura para @azyyoz y yo. El ministro del Interior nos transfirió al Ministerio de Justicia y luego en la noche a la prisión de Mornaguia”.

Afef Abrougui, un bloguero de Global Voices tuiteó [en]:

“Recuerdo haber tenido una gran pelea con mi hermana porque compartí una canción contra el régimen en Facebook: Ella era mi propia #Ammar404” (refiriéndose a la censura en Internet).

Emna Ben Jemaa, una periodista y profesora de marketing tuiteó [en]:

“Hace un año, dejé de enseñar en la clase para escuchar el discurso de Ben Ali con mis estudiantes y lo traducía a los extranjeros”.

France24 cubrió el tuiteo en vivo y tuiteó [en]:

“Ayer, las fuerzas de seguridad asesinaron a 50 personas en Kasserine [ar] y Thala. Hoy, las víctimas están enterradas”.

Amel Boussetta, profesora y defensora de los derechos humanos tuiteó [en]:

“Estuve frente al Ministerio de Interior gritando fuertemente con cientos de tunecinos #dégage #dégage #dégage #dégage #Jan14 #Tunisia

Moez Jaballah, un estudiante, tuiteó [fr]:

“Hace un año, Túnez era unida y cohesiva. Ahora, está partida en dos: ¡Los islamistas y los otros!”

Sameh Bel Haj Ali, un ingeniero de planificación urbana y paisajística, tuiteó [fr]:

“Un año después y aún sigo buscando al hombre que colocó su chaqueta en el suelo debajo de mi cabeza ¡cuando me desmayé! Gracias”.

Por Nicolas Fauque

En cuanto a mí, recuerdo cuando fui arrestado arbitrariamente en la misma avenida por dos policías encubiertos, por cargar una laptop y vestir una bufanda palestina. No me hicieron daño, pero nunca olvidaré las escenas de aquellos jóvenes que fueron golpeados fuertemente, sus grandes moretones, heridas abiertas y su ropa rasgada en pleno invierno. Nunca olvidaré las grandes gotas de sangre regadas fuera del Ministerio de Interior.

Igualmente, recuerdo que poco después, Ben Ali huyó del país, los jóvenes pasaban largas noches frías en las calles cuidando sus casas e informando a los soldados que se encontraban cerca. Recuerdo a mi madre levantada hasta altas horas de la noche haciendo emparedados y té para los soldados.

Estas son las nuevas celebraciones de nuestras nuevas costumbres. La segunda independencia de Túnez. Lo celebramos tanto online como offline, la manera en que nosotros denominamos a la revolución que realmente ocurrió.

Publicación cruzada con openDemocracy

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.