¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Uganda: El Proyecto de ley antihomosexual no desaparecerá

De nuevo, Uganda ha presentado [en] el controvertido Proyecto de ley antihomosexual. David Bahati, diputado ugandés que ya propuso este proyecto de ley en 2009, ha vuelto a presentar tan draconiano proyecto, aunque con algunos cambios. Afirma haber disminuido los casos de pena de muerte y encarcelación de aquellos miembros familiares que no denuncien a los homosexuales ante las autoridades.

Tal y como RedPepper anunció [en]:

David Behati, parlamentario por Ndorwa West y artífice del draconiano Proyecto de ley antihomosexual que tantas protestas internacionales ha suscitado, ha declarado que desea disminuir las cláusulas por las que se vería introducida la pena la muerte por homosexualidad.

“No habrá pena de muerte […] todo eso desaparecerá”, declaró David Bahati. También afirmó su deseo de descartar toda propuesta de castigo de “homosexualidad agravada”, con la que se incluye a cualquier persona considerada como “ofensor sexual” y que sería castigada con la pena de muerte.

El informe continuaba con lo siguiente:

Sin embargo, David Bahati declaró que la legislación propuesta ya estaba en proceso de cambio, siguiendo una serie de recomendaciones realizadas durante la última sesión del Parlamento. “La pena de muerte no forma parte del proceso del que estamos hablando”, afirmó D. Bahati, añadiendo además que también estaba disminuyendo las propuestas de encarcelación de aquellos miembros familiares que no denunciasen a sus familiares homosexuales ante las autoridades.

No obstante, Warren Throckmorton advirtió que [en] la pena de muerte no había sido eliminada del proyecto de ley:

Además, parece ser que la BBC no cuenta exactamente lo que sucede. De nuevo, están informando que la pena de muerte ha sido eliminada del proyecto de ley. El día de ayer, la presidenta del Parlamento ugandés, Helen Kadaga, me comunicó que el proyecto de ley era exactamente el mismo que el que se introdujo en el año 2009. David Bahati ha declarado que estaría dispuesto a eliminar la pena de muerte, pero esto nunca se ha llevado a cabo. En un informe publicado en 2011 por parte del Comité ugandés de Asuntos Jurídicos y Parlamentarios, la pena de muerte seguía estando presente en el proyecto de ley.

Esta mañana me llegó información adicional donde se decía que el día de ayer, Charles Tuhaise, miembro del personal del Servicio Parlamentario de Investigación, había presentado el proyecto de ley original sin ninguna modificación. Charles Tuhaise señaló que toda modificación de un proyecto de ley pasa en primer lugar por el Parlamento, donde posteriormente es debatida por los parlamentarios. Se aceptan todo tipo de revisiones en relación a un proyecto de ley siempre y cuando haya una mayoría que así lo manifieste en la votación. Por ahora, el proyecto de ley original se encuentra en manos del Comité de Asuntos Jurídicos y Parlamentarios y no presenta ninguna modificación.

Melanie Nathan publicó en su blog [en] lo siguiente:

Los informes se dividen en si este Proyecto de ley incluirá la pena de muerte tal y como hacía en un principio. Muchos creen que no puede seguir adelante sin ser modificado, ya que es bastante gravoso y controvertido. Sin embargo, los parlamentarios siguen presentando su actitud desafiantemente homófoba y, de cualquiera de las formas, el futuro del colectivo LGTB en Uganda corre peligro.
[…] A los ugandeses presentes en el Parlamento y que siguen siendo insolentes y desean con determinación que la normativa siga adelante, parece no importarles a estas alturas el hecho de si finalmente se excluye la pena de muerte o no, puesto que expresan sin problemas su homofobia e ignorancia en muchos términos.

En mayo del año pasado, Warren Throckmorton llevó a debate [en] el Artículo 3 del proyecto de ley, el cual trata sobre la pena de muerte:

Ahora me centraré en el Artículo 3 del informe, donde puede verse lo relacionado a la pena de muerte. A continuación puede observarse el Artículo 3 del proyecto de ley:

3. Homosexualidad agravada

1) Una persona comete el delito de homosexualidad agravada cuando:

a) la persona contra la cual se comete el delito está por debajo de los 18 años de edad,

b) el agresor es una persona con VIH,

c) el agresor es el padre o tutor legal de la persona contra la que se comete el delito,

d) el agresor tiene autoridad sobre la persona contra la que se comete el delito,

e) la víctima de la agresión es sufre alguna discapacidad,

f) el agresor es un agresor en serie, o bien

g) el agresor aplica o administra, o causa que sea utilizado por cualquier hombre o mujer, una droga, contenido o cosa con la intención de dejar aturdida a la persona de manera que se pueda con ello permitir que una persona lleve a cabo relaciones carnales ilícitas con otra persona de su mismo sexo.

2) La persona que cometa la agresión de homosexualidad agravada será responsable bajo pena de muerte.

3) Si a una persona, según este Artículo, se le imputa una infracción, será examinada con el objetivo de determinar si esa persona es seropositiva.

Call Me Kuchu is a documentary that focuses on gay rights in Uganda. Image source: Call Me Kuchu Facebook page.

Call me Kuchu es un documental que se centra en los derechos de los homosexuales en Uganda. Fuente de la imagen: página de Facebook de Call me Kuchu.

El proyecto de ley presenta algunas disposiciones ridículas tales como la revocación de registros de ONG que fomenten o distribuyan material homosexual y la encarcelación del director, la encarcelación de aquellas personas que declaren que viven en matrimonio con otra persona de su mismo sexo y prohiben que Uganda se posicione a favor de cualquier instrumento internacional que incluya expresamente la protección del comportamiento homosexual. Los donantes han amenazado con reducir las ayudas a Uganda debido a la violación de los derechos y la libertad de los homosexuales:

El sexo entre homosexuales es ilegal en Uganda y los parlamentarios brindaron su apoyo a su compañero por prohibirlo. No obstante, los activistas en pro de los Derechos Humanos y la comunidad internacional protestaron en contra del proyecto de ley, ya que, tal y como comentaron, viola los derechos y la libertad de los homosexuales.
También los donantes amenazaron con reducir las ayudas a Uganda si un proyecto de ley como tal se constituye finalmente en ley.

El proyecto de ley no tiene sentido [en], declaró el expresidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki:

“¿Y qué quiere usted? No tiene ningún sentido. Eso es lo que le diría a los parlamentarios. Lo que hagan los adultos de mutuo acuerdo no es en realidad asunto del Derecho”, declaró. El señor Mbeki también respondió a una serie de preguntas sobre el fracaso de los intelectuales africanos en la actualidad a la hora de dar nuevas ideas para el movimiento progresista del cambio en todo el continente y la debilidad de la Unión Africana a la hora de defender y fomentar los intereses de los africanos.

Help Stop Uganda anti-gay bill. Image source: www.humanrightsfirst.org/

Ayúdenos a parar el Proyecto de ley antihomosexual en Uganda. Fuente de la imagen: www.humanrightsfirst.org/

Algunas iglesias en Uganda también están en contra del proyecto de ley [en]:

“Estoy muy decepcionado con el regreso del proyecto de ley,” declaró a ENInews el Obispo Anglicano Christopher Ssenyonjo de la diócesis de West Buganda en una entrevista telefónica el pasado día 8 de febrero desde Kampala, capital de Uganda.
Una modificación importante es la eliminación de la provisión para la pena de muerte. Sin embargo, el nuevo proyecto de ley sigue manteniendo la cadena perpetua como castigo a la homosexualidad, que cuenta también con el rechazo de muchos líderes religiosos que sostienen que es pecaminoso y va en contra de las Sagradas Escrituras.

Melanie Nathan entrevistó a [en] David Bahati:

Le pregunté sobre la pena de muerte y me contestó que el proyecto de ley se presentará en primer lugar tal y como se redactó originalmente. También señaló que lo que ocurre después de algo así es que “les gustará a las personas, puesto que es más moderado”. No obstante, no confirmó qué era lo que habría que modificar.

Me dijo que lo más importante era que una vez que la Ley se promulgue no se “promoverá más ese comportamiento” en Uganda y que el Gobierno restringirá la acción de las ONG y organizaciones que fomentan la homosexualidad.

Como también añadió, “no se preocupe. El proyecto de ley no hará daño a las personas y protegerá a los niños y niñas de Uganda”. “No podemos poner en peligro el futuro de nuestros niños y niñas”.

Me contó que los ugandeses no serían chantajeados por Occidente, que Occidente trae la homosexualidad a Uganda y dice a los africanos lo que tienen que hacer sobre la misma y que eso mismo, tal y como dijo, es “imperialismo. No nos dejaremos chantajear por un puñado de dólares”.

También pregunté a Bahati por el turismo. “¿Le preocupa que se deje de visitar Uganda en caso de que este proyecto de ley se constituya ley?”. “No”, contestó. “El año pasado Uganda recibió la calificación de mejor país africano al que visitar”. “No me preocupa eso”.

Me informó de que el propósito del Proyecto de ley antihomosexual es “proteger a nuestros niños y niñas del fomento de ese comportamiento”. Entonces le pregunté que qué había del consentimiento, mutuo y privado, entre personas adultas. Dijo que está prohibido “porque hacen lo que no es correcto.”

Mark Widdicombe señaló [en] que el proyecto de ley se basa en una premisa falsa:

Aparte de la atrocidad que suponen las penas de muerte que se barajan, todo el proyecto de ley en su conjunto se basa en una premisa falsa. El primer párrafo del proyecto de ley expone lo siguiente:

La normativa reconoce además que la atracción sexual entre individuos del mismo sexo no es característica innata ni inmutable.

Sin embargo, algunos estudios independientes han confirmado que la atracción sexual entre individuos del mismo sexo es precisamente una característica tanto innata como inmutable.
A continuación se muestran algunos ejemplos. Incluso si la homosexualidad fuese una elección y no una característica innata e inmutable, sería intolerable el aprobar una normativa como esta, la cual persigue criminalizar un comportamiento sexual consensuado entre adultos.

Parece bastante razonable preguntar al señor Bahati el por qué de su aversión hacia aquellos que prefieren que las caricias provengan de alguien de su mismo sexo. Tal y como explica, se debe a que la homosexualidad se introdujo en África por los poderes colonialistas. Además, expone que él desea erradicarla [la homosexualidad] y defender los fuertes valores familiares de África. Un reconocimiento del folclore africano como, por ejemplo, el que representa el libro Indaba, My Children, escrito por Credo Mutwa, disipa tales aserciones. La homosexualidad se conocía ya milenios antes de la llegada de los colonos europeos y se toleraba bien.

Como parte de una campaña internacional para apoyar y defender los derechos del colectivo homosexual en Uganda, un documental [en] llamado Call Me Kuchu [en] ha sido publicado [en]:

Rodado en el transcurso de dos años durante tres visitas realizadas a Uganda y que comenzaron en enero de 2010, Call Me Kuchu es un documental que se centra en los derechos del colectivo homosexual (a decir verdad, en la ausencia de estos) en la “Perla de África”. Codirigido por el videoperiodista Malika Zouhali-Worrall y la galardonada fotógrafa Katherine Fairfax Wright, el documental se estrenó ayer, día 11 de febrero de 2012, en la sección Panorama Documentary de la 62 edición del Festival de Cine Internacional de Berlín.

El documental sigue la vida de David Katos, primer activista homosexual abiertamente declarado, y su lucha contra el Proyecto de ley antihomosexual que algunos grupos religiosos intentaban promulgar en el año 2011. Desprovisto de uno de los Derechos Humanos fundamentales (el derecho a amar abiertamente a quienquiera que se ame y no sentir miedo de ser asesinado en las calles o encarcelado durante siete años por ello, tal y como permitiría el proyecto de ley, David Katos y otros tres compañeros activistas (“kuchus”, tal y como se llama a los homosexuales en Uganda) comparten sus penosas historias personales y sus estímulos diarios. Creen que la situación puede cambiarse algún día si continúan luchando y sintiéndose orgullosos por ser quienes son. Al mismo tiempo, uno de los rotativos más famosos de Uganda, el denominado Rolling Stone, sigue publicando artículos llenos de odio que revelan la identidad de homosexuales que no deseaban salir del armario dada la situación actual y que además fomenta abiertamente la violencia contra ellos.

Algunos activistas de Derechos Humanos han creado una petición online denominada Paremos el proyecto de ley que matará a los homosexuales [en], como parte de su campaña para frenar el proyecto de ley.

Haciendo clic aquí [en] podrá ver el texto completo del Proyecto de ley antihomosexual de 2009.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.