¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Rusia: Panorama de último minuto del blogueo preelectoral

Este post es parte de nuestra cobertura especial Elecciones en Rusia 2011/12.

El 31 de diciembre de 1999, mientras los rusos celebraban la víspera de Año Nuevo, festividad que transciende la religión y la política, el presidente Boris Yeltsin salió al aire y anunció que Vladimir Putin sería designado como presidente interino. Antes de despedirse, agregó: “también quiero pedirles perdón por sus sueños que nunca se hicieron realidad. Y también quisiera rogarles perdón por no haber justificado sus esperanzas”.

Tras las devastadoras explosiones en departamentos ocurridas en setiembre de 1999 y el inicio de la Segunda Guerra de Chechenia, la única plataforma del señor Putin para las elecciones presidenciales rusas de 2000 fue el contraterrorismo en el norte del Cáucaso. Más allá de eso, el señor Putin se negó a hacer campaña o a unirse a un partido político. No obstante, terminó primero entre los 11 candidatos con 53% de los votos – y empezó la “era Putin”.

Doce años más tarde, la candidatura del señor Putin parece mucho más turbulenta, pues los manifestantes tomaron las calles alegando incorrecciones en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2011. Aun así, las encuestas sugieren que se dirige a las elecciones del domingo con el apoyo de la mayoría del electorado.

Manifestantes con un afiche en contra del Primer Ministro ruso y candidato presidencial Vladimir Putin durante una manifestación por elecciones justas en San Petersburgo, Rusia. Foto de MIKE KIREEV, derechos reservados © Demotix (25/02/12).

Para el blog World Affairs Journal, Vladimir Kara-Murza puso en contexto [en] las elecciones del 4 de marzo en un post titulado “En la elección del domingo, es Putin vs. Rusia”:

El lunes, el compositor polaco Krzysztof Penderecki estuvo en el Teatro del Bolshoi en Moscú, asistiendo a una ejecución de la ópera Almas muertas de Rodion Shchedrin. Cuando la función estaba en curso, los espectadores vieron a Penderecki en el palco y empezaron a abuchear. El legendario músico estaba desconcertado, sin entender la razón por tanta hostilidad. Después se le explicó que el público lo confundió con Vladimir Churov, presidente de la Comisión Central Electoral de Rusia — con quien ciertamente tiene un asombroso parecido.

Ahora que se acercan las elecciones presidenciales del domingo, la frustración pública con Vladimir Putin se está haciendo cada vez más evidente. Durante el fin de semana, miles de moscovitas formaron una cadena humana a lo largo de los 16 kilómetros de la Avenida del Anillo de los Jardines — inspirado por la “Cadena Báltica” independista de 1989 — para protestar por el regreso de Putin al poder y exigir elecciones libres y justas. En San Petersburgo, miles de personas de todos los ámbitos políticos marcharon a través del centro de la ciudad llamando a una “revolución pacífica”. También se están expresando algunas actitudes de maneras menos políticas: un burlón “informe de noticias” de Canal Uno desde el futuro mostrando el arresto de Putin y juicio en Moscú, se convirtió en éxito instantáneo en internet, con cinco millones de visitas en una semana. […]

Sean Guillory del blog Sean's Russia ofreció [en] los antecedentes de los candidatos que postulan con el señor Putin:

[…] Ciertamente, las elecciones presidenciales rusas han sido de todo menos ordinarias. Seguro, el elenco oficial de personajes sigue siendo virtualmente idéntico a elecciones pasadas, salvo unas cuantas nuevas adiciones. El incondicional del Partido Comunista, Gennady Ziuganov sigue jugando el rol de “jefe de la oposición leal”, la cara envejecida de un Partido Comunista que tiene los recursos organizativos para realmente presentar una alternativa política a Putin, pero que carece de la llamada “voluntad leninista” para adaptarse a las condiciones políticas presentes. Sin embargo, parte de esta adaptación requeriría sacar a Ziuganov y abandonar a su envejecido electorado, algo que los mandarines, rangos y archivos del Partido Comunista de la Federación Rusa todavía no están dispuestos a hacer. Contra Ziuganov está Vladimir Zhirinovsky, otro perenne “leal opositor”. Zhirik hace de arlequín en esta gran actuación, agregando indignación, cómico alivio a un espectáculo ya escaso de drama. De cierta manera, Zhirinovsky reflexiona sobre el propio proceso, un payaso para un espectáculo de payasos. Después está Mikhail Prokhorov, el nuevo agregado al elenco. Prokhorov sirve como una especie de pequeño Khodorkovsky (pues el real Khodorkovsky es menor flexible y, bueno, está en la cárcel en el futuro inmediato). Un oligarca que “hizo” el grueso de su riqueza en la estafa de los “préstamos por acciones” que salvaron a Boris Yeltsin de la derrota en las elecciones presidenciales de 1996, Prokhorov, a diferencia de Khodorkovsky, no solamente entendió las reglas del juego, también jugó de manera correcta. Pero la mayor pregunta que ha perseguido a Prokhorov no es su pasado, sino si es o no un proyecto del Kremlin. Sospecho que es una mezcla. Una cosa me queda clara después de leer el perfil [en] de Julia Ioffe sobre él en New Yorker es que el mayor obstáculo de Prokhorov es que es un canalla. Por último está el candidato de Rusa Justa, Sergei Mironov. Su candidatura solamente inspira una pregunta: ¿quién es? […]

Junto con los propios resultados de las elecciones, la libertad de expresión ha sido un importante tema en los últimos meses.

El blog del Comite para Proteger Periodistas brindó [en] detales de la reacción que atravesaron los medios rusos tras la cobertura de las protestas en torno a las controvertidas elecciones parlamentarias de diciembre de 2011:

[…] El 12 de diciembre [en], el magnate ruso Alisher Usmanov, propietario de la Casa Editora Kommersant – que elabora el diario económico independiente Kommersant y varios otros medios de comunicación – anunció que despedía a Maksim Kovalsky, editor en jefe de la popular revista semanal Kommersant-Vlast. Demyan Kudryavtsev, director ejectuvo de la editorial, anunció que renunciaba. La noticia fue un golpe tremendo, pues Kovalsky y Kudryavtsev son importantes periodistas y se les considera padres de Kommersant y su editorial.

La cobertura de la revista de las elecciones parlamentarias fue seguramente la razón de la decapitación de Kommersant. Una semana después de las elecciones, la mayor parte de la cobertura de Kommersant-Vlast fue del supuesto fraude que llevó a la indignación pública y las protestas sin precedentes en Rusia en la última década. Pero Usmanov – que se cree que está en el círculo cercano de Putin – apuntó a una razón formal para castigar a la revista. En su ejemplar del 12 de diciembre, Kommersant-Vlast publicó una foto de una cédula de votación en Londres para el partido opositor Yabloko; la cédula tenía un insulto a Putin escrito atravesado a mano. Usmanov reconvino públicamente a la revista por “uso inaceptable de lengujae soez” y dijo que no era ético y estaba “en el límite del vandalismo”. La revista retiró la foto de su sitio web, pero circuló en las redes sociales, incluida la cuenta en Twitter de Oleg Kashin, reportero de Kommersant.

El retiro de Kovalsky y Kudryavtsev enfureció a sus colegas del Kommersant. Dos días después, docenas de periodistas de los medi0s de comunicación de Usmanov – incluido el sitio web independiente de noticias Gazeta – firmaron y publicaron en internet una carta abierta encabezada con “Nos obligan a la cobardía”. Veronika Kucyllo, antigua subeditora de Kommersant-Vlast, anunció su renuncia en protesta por la decisión de Usmanov.

Otro importante tema en estas elecciones ha sido el rol de los medios ciudadanos como catalizadores del activismo político en Rusia. Aunque son más difíciles de censurar que las fuentes de noticias tradicionales, no son totalmente inmunes a la censura, como discutió Global Voices en post titulado “¿Por qué protestan los rusos ahora?”

En un post titulado “El hombre al que Vladimir Putin más teme”, el blog del Wall Street Journal predice [en] que Alexei Navalny, blogger y activista anticorrupción, tendrá impacto en las elecciones presidenciales:

[…] Alexei Navalny, blogger anticorrupción y activista estará en medio de todo— como ha estado en los últimos tres meses del inesperado despertar político de Rusia. Por decenas de miles, los rusos dejaron a un lado su miedo y su apatía para protestar por las fraudulentas elecciones parlamentarias de diciembre y el control del señor Putin sobre el poder. Desde un escenario lleno de figuras de la oposición, el señor Navalny ha emergido como el rostro fresco y carismático del movimento.

La siguiente fase lo pondrá a prueba y a la oposición. La serie de grandes manifestaciones después de diciembre mostraron la superficialidad del apoyo al señor Putin en las grandes ciudades y la frustración pública por el estancamiento político y falta de responsabilidad en Rusia. Aun así, las manifestaciones no obligaron a destacadas concesiones por parte del gobierno. Aunque debilitado, el señor Putin tiene un nuevo mandato y posiblemente energía para revertir su caída o para tomar medidas enérgicas. […]

El blog en ruso de Tolik Belenko en LiveJounal incluyó [ru] un enlace a un anuncio [ru] de Nashi, de que el grupo juvenil favorable a Putin había hecho planes para anular disturbios civiles luego de las elecciones:

El 5 de marzo, unos miles de activistas de los grupos “Nashi” y “Acero” tomarán las calles de Moscú con la finalidad de evitar cualquier actividad ilegal con el objetivo de desestabilizar la sociedad luego de las elecciones presidenciales rusas.

El usuario tolik_belenko de LiveJournal también compartió el enlace del anuncio de Nashi en su página de ya.ru [ru]. Los comentarios de los lectores fueron de alguna manera de mal agüero.

Johnny TraHvoltin escribió [ru]:

Esto ya ha ocurrido, aunque no con nosotros, sino en China, cuando [Mao Zedong] llamaba ocasionalmente a las tropas [de la Guardia Roja Hóng Wèibīng] a las calles para mantener el orden. ¿Cómo terminó? Lean la Historia.

Svetlana escribió [ru]:

Todavía no es mañana. ¿Por qué adivinar? Veremos.

Este post es parte de nuestra cobertura especial Elecciones en Rusia 2011/12.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.