¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Etiopía: Ira por el maltrato de una trabajadora doméstica etíope en el Líbano

Unas secuencias [en] grabadas con un teléfono móvil han provocado el enfado entre los cibernautas de Etiopía. Las imágenes muestran a una trabajadora doméstica etíope que, en los alrededores del consulado de Etiopía en Beirut (Líbano) y bajo la mirada de los transeúntes, está siendo golpeada y arrastrada a la fuerza hacia el interior de un coche.

El vídeo muestra a la mujer tendida en el suelo sobre su espalda, al lado de la carretera, rodeada por los autores de la agresión que hablan en árabe. Se ve a uno de ellos arrastrando a la mujer de los brazos y de los pelos. Ella se resiste mientras dice en amárico “No iré, no iré”.

Al instante, cibernautas etíopes dejaron cientos de comentarios [en] en YouTube. Muchos compartieron el controvertido vídeo en sus perfiles de Facebook, la red social más frecuentada en Etiopía, lo que a su vez, produjo numerosas respuestas. El silencio de los espectadores que se encontraban al lado de la carretera y, más importante aun, la incapacidad de los miembros del consulado de Etiopía en Líbano para proteger a la chica de los agresores, ha enervado a muchos etíopes.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=aJeoGYG2Nfc

Muchos cibernautas expresaron su cólera contra los autores de la agresión colgándoles la etiqueta de “árabes” y “musulmanes”. Uno de esos comentarios, vertido en YouTube por fisu2011 [en], dice:

Quiero que veas esta secuencia del vídeo “Barbarie en Líbano” contra una indefensa mujer etíope. Alguien, más pronto que tarde, debe ser considerado culpable por este crimen. Qué vergüenza dan los bárbaros libaneses y árabes. Espero que una vez que Siria quede limpia de Bashar Al Assad, los israelíes eliminen el Líbano. Los etíopes que han visto este vídeo nunca olvidarán su brutalidad y se vengarán tarde o temprano.

El intercambio de comentarios se ha tornado hostil hacia la cultura árabe y los musulmanes. Particularmente uno que dice:

Esto no es nada comparado con lo que muchos árabes hacen a las trabajadoras emigrantes… Personalmente, he sido testido de algunos casos de abuso espantosos, hacia mujeres etíopes, incluso algunos desembocaron en la muerte; como etíope siento compasión por mis hermanas y como ser humano, no puedo hacer nada, pero detesto a los árabes y a su bárbara cultura… Llámalo ser racista o ignorante, pero es un hecho… Son el demonio…

Sin embargo, la conversación también incluía puntos de vista más moderados de etíopes que insistían en que no se debe estereotipar a la gente y en que para que para que los demás sean tolerantes, uno mismo ha de serlo. Por ejemplo, mamelo4us dice [en]:

No soy árabe, soy etíope como tú, y estoy orgulloso de ser musulmán. Si tuvieses cerebro no hubieras puesto un comentario como ese, culpando a todos los árabes por lo que le ha ocurrido a nuestra hermana. Los crueles, los dementes y los criminales no tienen fe, raza o color, están por todo el mundo y deberíamos combatirlos persona a persona, no como una raza, una creencia o una sociedad entera. Sé que en tu comentario no se sentirán reflejados todos los etíopes, pues conocemos la diferencia entre una persona y una sociedad. Llevarán al criminal ante la justicia.

Ali Mahfouz - the man seen in the video abusing the Ethiopian domestic worker. Photo courtesy of http://www.lbcgroup.tv/.

Ali Mahfouz, el hombre que se ve en el vídeo maltratando a la trabajadora doméstica etíope. Fotografía por cortesía de http://www.lbcgroup.tv/

Mahlet Solomon, una importante líder de opinión, escribió [en] en su Facebook:

No quiero compartir el vídeo de la trabajadora doméstica etíope siendo secuestrada delante de la embajada de Etiopía en Líbano. No quiero compartirlo porque estoy CANSADA de la pregunta trivial: ¿Por qué sufren los etíopes en todos los rincones del mundo? Y porque no hay nada que yo pueda hacer al respecto o haya tratado de hacer como un padre (un blanco norteamericano) con la aspiración de dejar un mundo mejor a su hijo, hace una guerra en Uganda bajo la excusa de llevar a Joseph Kony ante la justicia, estando dispuesto a hacer cualquier cosa.Nuestras limitaciones nos reducen y eso, debe parar. Nuestras expectativas tampoco deberían limitarnos, no deberían, Incluso aceptando que existen tendríamos que estar por encima de ellas, sí, deberíamos estar por encima de nuestras limitaciones. Solamente tenemos que empezar a pensar, ¡¡¡PENSAR!!!

El blog De Birahan, con una perspectiva detallada, ha contextualizado [en] el amplio alcance de los abusos hacia los derechos humanos que se registran en el país:

Las empleadas domésticas en Etiopía son, en su mayoría, mujeres procedentes del mundo rural que vienen a trabajar a las casas de Addis Abeba. Viven con la gente que las protege y las alimenta, quienes cada mes, les pagan un salario raquítico por sus servicios. A menudo cocinan, limpian, friegan, hacen todas las tareas domésticas; a veces cuidan la casa y también a los niños. Aunque existe una relación de simbiosis entre quien emplea y la propia empleada, las complejidades del asunto muestran como esta supuesta simbiosis, es más bien, una relación feudal y elitista. Algunos podrían discutir que las empleadas etíopes se “exportan” ellas mismas a los países árabes, enfrentándose allí, algunas veces, al peor tipo de abuso, por lo que mejor sería que no fueran a ninguna parte. No, “injusticia en un lugar es injusticia en todos los lugares”, en la mayoría de los países de Oriente Medio y en Etiopía, las empleadas domésticas trabajan por muchas horas, siete días a la semana durante todo el mes, sin vacaciones esporádicas y sin ningún recurso legal en el caso de desacuerdo con quien las emplea. Las trabajadoras domésticas, a menudo, se alimentan de las sobras o se cocinan “comida para pobres” (en calidad y en contenido) especialmente para ellas, diferente a la comida del resto de miembros de la casa; duermen en habitaciones y edificios separados del resto de la familia (“para el servicio”). En muchos casos, las trabajadoras domésticas adolescentes llegan de las áreas rurales para ganarse la vida por sí mismas y ayudar a sus familias, pobres, y tienen que ir a las clases nocturnas (si es que se lo permiten). Se las fuerza a tener sexo y son violadas por los hombres de la familia (marido, hijo o familiares).

Mientras que muchas trabajadoras domésticas etíopes acuden a Oriente Medio, el gobierno de Etiopía no toma ningún rol importante para proteger a sus conciudadanas, que soportan, en esta región, horribles violaciones de los derechos humanos. Las plataformas de comunicación sociales continúan siendo una válvula de escape para los etíopes, donde expresan sus puntos de vista y sus opiniones sobre los abusos de los derechos humanos que se cometen contra las empleadas domésticas.

LBCI identificó al hombre [en] al que se ve en el vídeo, Ali Mahfouz, gracias al número de su matrícula.

Los etíopes organizaron una campaña por la justicia a través de las redes sociales el año pasado, después que un periodista de la CNN, Dan Rivers, desvelara el horrible abuso que sufrió Shweya Mullah, quien fue brutalmente atacada por la mujer de uno de los hijos de Gadafi, quien vertió sobre su cuerpo agua hirviendo por haber sido, supuestamente, incapaz de calmar el llanto de un niño.

4 Comentarios

Cancele esta respuesta

Únase a la conversación -> resplebis

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.