- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Cuba, EE.UU.: Perspectivas de bloggers a los 50 años del embargo (Parte 1)

Categorías: Caribe, Cuba, Activismo digital, Alimento, Derechos humanos, Economía y negocios, Historia, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Migración e inmigración, Política, Relaciones internacionales, Tecnología, Viajes

Esta es la primera de una serie de dos partes sobre perspectivas cubanas a los 50 años del embargo. Por favor, leer la segunda parte acá [1] [en].

El embargo económico de Estados Unidos (EE.UU.) contra Cuba ha existido durante 50 años [2] [en]. Varios bloggers recordaron el “embargo-versario” [3] [en] con comentarios notablemente contrarios.

A comienzos de este mes, The Cuban Triangle [3] [en] notó las inherentes discrepancias en el sistema:

Si disfrutamos celebrando antiguos grandes fracasos, los 50 años del embargo de EE.UU. en contra de Cuba acaban de pasar. Consíguete algo de ron y diviértete de lo lindo.

Una característica del embargo ha sido sus varias justificaciones a lo largo del tiempo: una respuesta las expropiaciones, un instrumento con el cual exigir que Cuba rompa sus lazos con el bloque soviético y su proyección de poder militar fuera de sus fronteras, una herramienta de presión para la liberación de presos políticos. En estos días, su justificación honesta de parte de sus partidarios parece ser que algún día se convertirá en influencia sobre un futuro gobierno cubano cuando Fidel y Raúl ya no estén.

Mientras tanto, más de 300,000 cubanos estadounidenses por año viajan a una isla que de alguna manera siguen considerando su hogar. Algunos van de visita solamente, muchos están invirtiendo a nivel familiar.

De otro lado, Notes from the Exile Quarter [4] [en] publicó un post titulado “No terminen las sanciones económicas al régimen de Castro”, y explica:

Desafortunadamente, el embargo comercial sobre Cuba para todos los propósitos prácticos terminó en 2000. Las sanciones económicas siguen pero desde 2001 ha habido más de $3,500 millones de dólares en comercio entre empresas estadounidenses y la dictadura cubana. La situación de los derechos humanos en la isla no ha mejorado.

Estas diferencias de opinión acerca de un tema que es tan complejo y con muchas aristas nos tuvo a Firuzeh Shokooh-Valle [5] [en], editora de Global Voices de idioma español, y a mí, preguntándonos si los cubanos que viven en Estados Unidos y los cubanos que siguen viviendo en la isla podrían estar en desacuerdo con la efectividad del embargo [6]. ¿Sigue siendo relevante? ¿Ha logrado algo? ¿Las medidas están afectando al gobierno cubano o al pueblo cubano [7] [en]? Así que decidimos preguntar.

Desde la perspectiva de los que viven fuera, entrevisté a Alberto de la Cruz, editor general del blog babalu [8] [en], que se describe como “una isla en la red sin un dictador barbudo” y se inquieta de manera rutinaria por las libertades políticas y de derechos humanos en la isla. En este punto de vista nos enfocaremos primero (a continuación viene la entrevista de Alberto). Después, pára dales una idea de cómo se sienten los cubanos en la isla, Firuzeh publicará la segunda parte de este post – una entrevista que realizó a Elaine Diaz (aviso: es colaboradora de Global Voices [9] [en]), que enseña en la Universidad de La Habana [10] y bloguea acá [11].

Global Voices (GV): El embargo estadounidense a Cuba – probablemente es el bloqueo económico en curso más extenso de la historia – ¡recientemente llegó a los 50 años! Quienes lo apoyan lo ven como una medida necesaria contra un gobierno comunista; los críticos dicen que la política es un fracaso que en verdad no perjudica al régimen sino al cubano común y corriente. ¿Cuál es tu posición en este tema?

Cuban diaspora blogger, Alberto de la Cruz

Alberto de la Cruz, blogger cubano que vive en el extranjero.

Alberto de la Cruz (AC): Es difícil argumentar que el embargo estadounidense contra la dictadura de Castro afecta al pueblo cubano cuando en 2010 (las últimas cifras disponibles), el gobierno cubano importó más de US$400 millones en alimentos de EE.UU. Aunque el embargo limita el comercio, permite que se venda alimentos al gobierno cubano pagándose en efectivo. Si ese alimento no está llegando al cubano promedio sino que se está enviando a hoteles cubanos de propiedad del ejército y lugares de vacaciones para alimentar a turistas, no es a causa del embargo, es porque el régimen de Castro [el cual] finalmente controla la distribución de toda la comida en la isla.

Es interesante anotar que ninguno de los que sugiere que el embargo comercial en contra de la dictadura de Castro afecta solamente al cubano promedio puede explicar por qué la amplia mayoría de cubanos sigue viviendo en una lamentable pobreza cuando el gobierno de Castro, según sus propias cifras, tenía más de ocho mil millones de dólares en importaciones en 2010. Mientras los cubanos luchan para alimentar a sus familias, a los niños cubanos se les niega la leche una vez que cumplen seis años, los artículos más básicos son casi imposibles de encontrar, y los libros de racionamiento se siguen usando.

En los hoteles y lugares de vacaciones de Cuba que, de nuevo, son propiedad del ejército cubano, no hay escasez de comida, jabón, leche ni nada. Si un embargo afecta al pueblo cubano, es el embargo que les ha impuesto el régimen de Castro.

The sign says: 3 days of the blockade is equivalent to the pencils, paper and other materials for a whole school course

Lo que el “embargo” estadounidense hace realmente es evitar que el gobierno de Castro añada a EE.UU. a su larga lista de deudores a los que actualmente se les debe miles de millones de dólares sin esperanza de recibir pago alguno en el futuro cercano. Desde esa perspectiva, el embargo ha sido un éxito fenomenal. Tal vez somos el único país en el mundo que hace negocios con Cuba al que no le debe millones de dólares un régimen con una historia de décadas de no honrar sus compromisos financieros.

GV: ¿Qué crees que ha logrado el embargo, si es que ha logrado algo?

AC: Además de descartar que EE.UU. se convierta en otra víctima de la propensión del régimen de Castro a pedir prestado dinero que no devuelve, el embargo estadounidense es la única influencia que tiene EE.UU. contra la dictadura de Castro. Como la historia indica, los países que han normalizado sus relaciones y tratos de negocios con el gobierno de Castro están severamente limitados en su capacidad para exigir respeto por los derechos humanos en la isla. Cuando estos países han intentado presionar a la dictadura cubana para que deje sus tácticas represivas, sus intereses económicos en la isla se ven amenazados de inmediato. Por lo tanto, su decisión de promocionar el respeto por los derechos humanos en Cuba deja de ser una decisión moral y pasa a ser una decisión económica. Ya que debido al embargo EE.UU. no tiene inversiones en la isla que puedan verse amenazadas, puede mantener su firme postura en derechos humanos y democracia para el pueblo cubano.

GV: ¿Crees que el embargo, tal como está ahora, está haciendo algo para mejorar la situación política o de derechos humanos en Cuba?

AC: En esencia, si. El embargo de EE.UU. ha privado a la dictadura de Castro de cientos de millones, sino miles de millones, de dólares que puede usar para mantener y avivar su maquinaria de represión. En los últimos cincuenta años, el régimen cubano ha usado moneda dura proporcionada por otros países –empezando con la ex Unión Soviética y ahora Venezuela– para el brutal aparato de seguridad estatal, capacitado por la Stasi en Alemania Oriental. Al negar al régimen de Castro los dólares estadounidenses del turismo estadounidense, crédito y comercio normal, tienen menos efectivo para mantener, fortalecer y expandir sus políticas represivas.

GV: ¿Qué efecto crees que ha tenido el embargo en la economía cubana? y ¿ves una mejor alternativa?

AC: Cuba y su economía están manejadas y completamente controladas por una dictadura militar totalitaria. El régimen de Castro ha tomado un país y una economía que alguna vez fue productiva y vibrante, y cuyos estándares de vida en 1958 superaban a algunos países del oeste de Europa, y se ha convertido en un país de tercer mundo. Creo que una pregunta mejor sería qué efectos han tenido las políticas y decisiones económicas del gobierno de Castro en las últimas cinco décadas de la economía cubana.

La única alternativa viable que existe es que el pueblo cubano se libre del régimen dictatorial que lo esclaviza y lo reprime. La historia ha demostrado que el compromiso con este régimen brutal y criminal no produce ningún resultado positivo. Esta entronizada dictadura no tiene interés en una verdadera reforma ni en limitar su poder, menos en renunciar a él.

GV: ¿Cómo te sientes acerca del reciente levantamiento de restricciones de viaje a Cuba y el facilitar las remesas?

AC: El levantamiento de las restricciones de viaje y el aumento de las remesas a Cuba desde EE.UU. [ha] sido una gran ayuda financiera para la dictadura cubana y ha desatado una ola de represión contra el movimiento de oposición de Cuba. En los dos años desde que el gobierno de Obama relajó unilateralmente las sanciones contra Cuba, las reservas en efectivo del régimen de Castro han crecido en más de dos mil millones de dólares, mientras que los arrestos con motivación política en la isla casi se han triplicado. A los turistas estadounidnenses que visitan la isla se les lleva a recorridos del tipo aldea Potemkin [12], se les niega toda interacción con los activistas cubanos de la democracia. Al final, los turistas estadounidenses que visitan Cuba darán la misma ayuda en fomentar la democracia en la isla que los más de dos millones anuales de turistas de otros países han tenido, es decir, nada.

GV: ¿Cuáles han sido algunas de las respuestas “creativas” al embargo de los cubanos fuera de la isla?

AC: Desde que el gobierno de Obama flexibilizó unilateralmente las restricciones de viaje a Cuba, los exiliados cubanos ya no han tenido que recurrir a medios “creativos” para evadir la ley. Sin embargo, antes el método más común de eludir las restricciones estadounidenses de viaje era visitar la isla a través de un tercer país. Los más populares eran México y las Bahamas, aunque los cubanos que viven en la parte norte de EE.UU. también usaban Canadá como escala intermediaria en su camino a Cuba.

GV: ¿Crees que hay un cambio generacional en actitudes acerca del embargo para los cubanos dentro y fuera de la isla?

AC: Con respecto a cubanos en el exilio, durante casi dos décadas ya hemos estado escuchando y leyendo acerca de este supuesto cambio generacional de la comunidad con respecto al embargo estadounidense en la dictadura de Castro. Parece que cada tantos años se publican varias encuestas que muestran un debilitamiento de la llamada “línea dura y postura intransigente” en contra del régimen de Castro por parte de exiliados cubanos, Sin embargo, mientras estas encuestas dicen que calculan con precisión lo que sienten los cubanos en EE.UU., la encuesta más precisa y confiable, la cabina de votación, muestra un resultado diferente. Año tras año, ciclo de elección tras ciclo de elección, los exiliados cubanos ha votado de manera abrumadora por representantes que repiten la postura de línea dura hacia la dictadura en La Habana.

En término de cubanos en la isla, veo difícil tener una lectura precisa de sus opiniones con respecto al embargo. Los cubanos están obligados a vivir en una sociedad privada de información, y por lo tanto sus actitudes se ven coloreadas con la falsa realidad creada por el régimen. Por ejemplo, la amplia mayoría de cubanos en la isla no saben que EE.UU. es uno de los mayores proveedores de alimentos de la isla, principalmente porque muy pocos de ellos ven la comida que se embarca en EE.UU hacia Cuba. Aunque no es su culpa, formulan opiniones con respecto al embargo estadounidense sin conocer los hechos. Personalmente, daría más peso a cualquier cambio generacional que ocurriera en actitudes en Cuba hacia el embargo si la población tuviera acceso a toda la información que necesita para formarse una opinión educada.

"Department Store, Cuba-Style" - Does the embargo really make consumer goods hard to come by?

"Tienda de departamentos, al estilo cubano" – ¿De verdad el embargo hace que los bienes de consumo lleguen con dificultad?

GV: Mientras estamos en el tema del acceso a la información, ¿cómo ha afectado el embargo a Internet en Cuba?

AC: Dado que todo acceso “legítimo” a Internet en Cuba está severamente restringido por el gobierno de Castro, no veo cómo la política estadounidense tiene un rol en que el cubano promedio acceda a Internet. El cable de fibra óptica recientemente completado entre Venezuela y Cuba ofrece mejor acceso de Internet a la isla. Luego de conectar el cable, el régimen cubano anuló inmediatamente toda esperanza de acceso a Internet de sus ciudadanos y declaró que todo acceso a Internet se reservaba solamente para entidades del gobierno.

Además, en enero de 2010, a TeleCuba, empresa con sede en Miami, las autoridades estadounidenses le concedieron permiso de tender un cable de fibra óptica entre Key West y La Habana, pero según informes, el régimen de Castro se ha negado a llegar a un acuerdo con esta empresa. Se agrega a esto el hecho de que Alan Gross, trabajador asistencial estadounidense, fue arrestado en 2009 y sentenciado a 15 años de prisión por dar a los cubanos acceso sin filtrar a Internet y lo obvio se vuelve más obvio: a la dictadura de Castro no le interesa darle a los cubanos acceso a Internet, sin filtrar ni sin restricciones, independientemente de la políitca de EE.UU. hacia la isla.

GV: ¿El embargo es un tema importante para usted en las próximas elecciones presidenciales en EE.UU.? ¿Por qué o por qué no?

AC: Para mí personalmente, Cuba es un tema importante en las próximas elecciones presidenciales. Me gustaría ver un presidente que esté comprometido a defender los derechos humanos del pueblo cubano y que mantenga una postura firme en contra de un régimen tiránico a apenas noventa millas (140 kilómetros) de nuestras costas. Desde una perspectiva diplomática, el embargo sigue siendo una herramienta que puede ayudar a un gobierno a enfrentar la tiranía y defender los derechos humanos.

GV: ¿Quién se beneficiaría de un levantamiento del embargo? ¿Y quién perdería?

AC: El primer y principal beneficiado de cualquier levantamiento del embargo sería la dictadura de Castro. Ese acto daría una gran ayuda económica al régimen, les inyectaría de efectivo y capital político, que la historia ha probado una y otra vez que usarán para perpetuar su puño de hierro y mantener esclavizado al pueblo cubano. El segundo beneficiado serían las corporaciones estadounidenses a las que se daría la oportunidad de cerrar acuerdos con el gobierno cubano que les daría la exclusividad en el mercado y eliminaría toda competencia que se encuentra normalmente en un mercado libre. Como siempre, los consumidores cubanos recibirían poco o ningún beneficio, como claramente han indicado los acuerdos de negocios del régimen con el resto del mundo.

El primer y principal perdedor sería el pueblo cubano y los activistas de la democracia en la isla. Con el régimen de Castro teniendo un nuevo respiro con ingresos en efectivo e influencia política, el gobierno será libre de reprimir y sofocar todo desacuerdo con impunidad, mientras mantiene esclavizado al resto de la población. Si EE.UU. finalmente se inclinara ante el régimen de Castro y retirara el embargo, no quedaría influencia para pedir al gobierno cubano respeto por los derechos humanos. EE.UU. sería como Canadá, España o la Unión Europea: otro país o unión más interesada en proteger sus intereses económicos en Cuba que en proteger los derechos humanos del pueblo cubano.

Recordamos buscar la segunda parte de este post, que examinará el embargo desde el punto de vista de una blogger cubana que vive en La Habana.

Las imágenes que se han usado en este post son las siguientes: Cartel del “embargo” [13], de preservationgal [14], (CC BY-NC-SA 2.0) [15]; “tienda por departamentos al estilo cubano” [16] de Dean Ayres [17], (CC BY-NC-SA 2.0) [15]. La foto de Alberto de la Cruz se ha usado con su autorización.