¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cuba: Debate sobre la cuenta de Twitter de Yoani Sánchez

El 26 de febrero un artículo de opinión publicado en el periódico La Jornada de Ciudad de México calificó a la blogger cubana Yoani Sánchez de ser un “fraude” debido a su frecuente actividad y popularidad en Twitter. Un año después que Sánchez empezara su blog, Generación Y, el sitio contaba con cerca de 15 millones de visitas al mes. Desde ese entonces, Sánchez ha recibido numerosos elogios de organizaciones por la libertad de prensa y defensa de los derechos humanos a nivel mundial. En Twitter, Sánchez tiene 226,000 seguidores (hasta el 8 de marzo de 2012) y ella sigue a unas 80,000 personas.

Salim Lamrani, autor del editorial, es un académico francés y contribuye regularmente con The Huffington Post [en] y con medios de prensa del Estado cubano como CubaDebate. Lamrani argumenta que el acceso a internet restringido en Cuba debería hacer imposible para Sánchez mantener este nivel de actividad en Twitter.

[R]esulta absolutamente imposible seguir a más de 80 mil personas, sólo por sms o a partir de una conexión semanal desde un hotel. Un acceso diario a la red es indispensable para ello.
[…]
Yoani Sánchez emite un promedio de 9.3 mensajes al día. En 2011, la bloguera publicó un promedio de 400 mensajes al mes. El precio de un mensaje en Cuba es de un peso convertible (CUC), lo que representa un total de 400 CUC mensuales.

Imagen de la cuenta de Twitter de Yoani Sánchez.

Imagen de la cuenta de Twitter de Yoani Sánchez.

Lamrani urgió a bloggers y usuarios de Twitter a preguntarse cómo hace Sánchez para mantener una presencia tan robusta en el sitio de microblogueo sin tener un acceso regular a la web. (Nota: Lamrani no sólo señala las dificultades que enfrentan los cubanos para acceder a internet, sino que también revela el costo astronómico de mandar mensajes de texto con celulares en Cuba.)

Como Lamrani, el blogger Josep Calvet concluyó que Sánchez debe estar recibiendo ayuda externa con su cuenta:

Podría ocurrir que esas personas a las que sigue [Yoani Sánchez], hayan sido las primeras en seguirla a ella y ella responde siguiéndolos. Eso [requeriría] unos recursos enormes que ella afirma no tiene. […] [En] mi cuenta de Twitter que si quiero tener seguidores, una forma elemental es seguir a mucha gente y siempre se obtiene reciprocidad. Pero yo sé lo que eso cuesta en dedicación, teniendo una conexión bastante buena. En este caso, son terceras personas las que administran esa cuenta. ¿Quiénes?

Sánchez ha explicado abiertamente que su blog está alojado en Alemania y que es operado por amigos que residen en el extranjero. Ella nunca ha dicho, sin embargo, que reciba ayuda con su cuenta de Twitter, pero considerando la evidencia citada por Lamrani, es razonable asumir que sí la recibe. Algunos argumentan que ella lo hace por interés propio: quiere que su mensaje llegue a la mayor cantidad de gente posible, entonces ha pedido ayuda a otros. Si esto la convierte o no en un “fraude” es una cuestión de opinión.

Lamrani además señaló que Sánchez tiene muchos seguidores “fantasma”, un punto que encontró usando el programa de analisis de Twitter, Followerwonk. Cerca del 10 por ciento de los 226,000 seguidores de Sánchez ha tuiteado un máximo de tres veces desde que se unieron a Twitter. El informe también muestra que Sánchez tiene un gran número de seguidores que sólo la siguen a ella.

El escritor cubano residente en Barcelona y autor en Penúltimos Días, Ernesto Hernández Busto, rechazó que la noción de estos seguidores “fantasma” probara que Sánchez sea un fraude:

Salim Lamrani —y toda la e-propaganda cubana—, escandalizados porque el 1 % de los seguidores de Yoani Sánchez en Twitter no tiene ningún seguidor. Hay que ser un ignorante sobre el funcionamiento de las redes sociales para convertir eso en noticia. En todas las cuentas populares de Twitter de este mundo hay trolls, robots y seguidores sin seguidor.

El artículo de Lamrani no reconoce que los usuarios de Twitter con un perfil alto tienen mayores posibilidades de recibir spam y cruzarse con más robots que los usuarios que tienen sólo unos cuantos miles de seguidores. Ryan Singel, editor de la revista Wired Magazine [en], explicó el fenómeno “bot” en Twitter luego de entrevistar a Del Harvey, encargado de seguridad de Twitter:

The people behind [bots] are hoping to appeal to your narcissism. If you’re someone who reflexively follows anyone who follows you, you’ll be inviting spam messages until you unfollow or block the offending accounts.
[…]
One website that sells Twitter bot software promises to acquire 1,500 to 3,500 followers per week. The software lets spammers control multiple accounts, mask their IP address via proxies, and find followers by location or time zone for targeted hits.

La gente detás de los robots esperan apelar a tu narcisismo. Si eres alguien que por reflejo sigues a todos los que te siguen, estarás invitando a que te llegue spam hasta que dejes de seguir o bloquees cuentas ofensivas.
[…]
Un sitio web que vende programas robot para Twitter promete adquirir entre 1,500 y 3,500 seguidores por semana. El programa permite controlar varias cuentas, enmascarar sus direcciones de IP con proxies, y encontrar seguidores según su locación o zona horaria.

Es importante reconocer que la actividad de Sánchez en Twitter representa sólo una pieza de evidencia de su popularidad en América Latina y el mundo. Es muy difícil saber qué individuos o mensajes pueden estarla ayudando a mantener su creciente presencia en internet. Más allá de los argumentos de ambos lados del debate, es claro que el mensaje de Sánchez continúa llegando a millones de usuarios en todo el mundo, y esta es una herramienta poderosa para su causa.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.