¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tailandia: Amenazas y violaciones de la libertad en Internet

Tener un gobierno elegido democráticamente no es ninguna garantía de conseguir libertad en la red. Tailandia es un buen ejemplo de ello.

El aumento de la censura en internet está teniendo lugar a pesar del compromiso del gobierno recientemente elegido de “restaurar la democracia” y conducir al país a la reconciliación nacional después de largos años de conflicto político.

El número de URLs bloqueadas [en] y el número de casos [en] relacionados con los delitos informáticos han ido en aumento, mientras la Administración Yingluck prometió no solo mantener intactos los marcos legales (heredados de los tiempos de autoritarismo) para la censura en internet, sino que incluso ha aumentado el presupuesto para el Ministerio de Información y Comunicación (ICT). Desde que llegó al poder, el gobierno ostenta el récord de 73,000 [th] páginas bloqueadas.

No fue una sorpresa para los que observan de cerca la política tailandesa que el gobierno de Yingluck se convirtiera en el primero  [en] en aprobar los nuevos “instrumentos para la censura” de Twitter. En otros lugares [en] del mundo, los cibernautas han protestado ante dicho movimiento de Twitter para limitar la libertad de expresión en la red. Pero en Tailandia, esta herramienta ha llegado justo en el momento en que la censura de internet es parte de la agenda política del nuevo gobierno.

Anudith Nakornthap, ministro tailandés de Tecnologías de la Información y la Comunicación acoge con agrado la nueva política de Twitter.

“[La política] coincide con la postura del gobierno de proteger a los usuarios de la red de la violación de las leyes y normas. La verdadera libertad llega cuando no se violan los derechos de los otros usuarios ni las leyes del país.”

A través de su programa Cyber Scout, el gobierno recluta voluntarios para buscar contenido en internet "dañino" e ilegal.

El gobierno, según el Bangkok Post, ha contactado con Facebook para retirar 10 000 páginas que habrían violado supuestamente las leyes el año pasado. El mes pasado se llevó a cabo una redada en casa de dos cibernautas tailandeses, se les confiscaron los ordenadores y se les despojó de sus derechos en una reciente “cibercampaña”. Tuvieron suerte de haber salido libres pero saben que sus vidas han cambiado para siempre.

En un clima de miedo generalizado y de honda desconfianza por parte de las autoridades, la convicción de que uno no ha hecho nada malo no basta. Una de las acusadas reveló que estaba más preocupada por que la policía falsificara las “pruebas” y la metieran en la cárcel no por lo que había hecho, si no por lo que no había hecho.

Cuando recibió sus pertenencias registradas por la policía, se encontró con que el nombre de una partición de su disco duro externo, que usaba para guardar documentos y artículos sobre política, había sido cambiado.

“No me quedé a mirarlos mientras hacían una copia [del disco duro], ya que tenía la seguridad de que no había hecho nada arriesgado ni había ocultado nada. Solo publicaba mis comentarios personales, como siempre. Pero cuando vi esto, sospeché que la policía había alterado mis datos”, comentó.

También declaró a Prachatai [en] que había seguido de cerca la política por internet, pero que nunca había participado en ningún mítin de ningún grupo. Insistió que, la mayor parte del tiempo, leía comentarios de otros, y que jamás había publicado comentarios ofensivos.

Sin embargo, no todos los usuarios se han indignado ante la nueva política de Twitter en Tailandia. Ohreohcorner [th] escribió en el muro de la página Blognone.com.

“A Tailandia parece gustarle tanto la censura que tenía que dejar clara su postura adoptando la nueva política de censura de Twitter.”

Mientras que Tleknight Kmutt [th] tuiteó “Vale, puedo asumirlo”, Domoku SAd escribió:

Todos los usuarios de la red tienen la responsabilidad personal de asegurarse que cumplen las leyes del país. Nosotros [usuarios de la red] tenemos que reconocer nuestros límites.

El ataque constante a la libertad en internet en Tailandia está muy ligado a la tensión general respecto al debate sobre una posible reforma del artículo 112 del Código Penal, conocido popularmente como la “cláusula de lesa majestad”, que prohíbe la difamación de la familia real. El gobierno Yingluck [en] ha dejado claro que no busca su enmienda, y la persecución de cibernautas ha aumentado desde entonces, reivindicando su derecho a hacer cumplir las leyes. Aun así, vista la opacidad de la ley y a la falta de transparencia en los casos relacionados con delitos informáticos, el gobierno lo que está haciendo es alimentar el miedo.

Freedom Against Censorship Thailand (FACT) [en] se tomó el apoyo del gobierno a Twitter con calma y encontró maneras de burlar los instrumentos de censura. Asímismo, la Red de Cibernautas de Tailandia respondió a la creciente represión de la red por parte del Estado contraatacando. El grupo publica regularmente actualizaciones para los usuarios de Internet tailandeses sobre cómo desbloquear [en] las páginas bloqueadas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.