¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil aprueba cupos raciales en la educación superior

Este post es parte de nuestra cobertura especial Derechos Indígenas.

El 26 de abril de 2012, en una sesión plenaria del Tribunal Supremo de Brasil [pt], se aprobó de forma unánime la adopción de las políticas de cupo racial en las instituciones de educación superior en el país. Con esta aprobación [pt], las universidades, colegios e instituciones educativas están legalmente habilitadas para dedicar un porcentaje específico de plazas a estudiantes de origen africano y/o indígena.

La aprobación de la política retoma el controversial debate sobre discriminación y desigualdad racial en el país, y ha  generado reflexiones importantes y opiniones divididas.

Commemoration of the judgment of the Supreme Court on affirmative action. Photo of Emily Silberstein (CC BY 2.0).

Conmemoración del fallo de discriminación positiva del Tribunal Supremo. Foto de Emily Silberstein (CC BY 2.0).

La medida es un reflejo de las políticas de discriminación positiva de carácter constitucional en el país desde su democratización en 1988. Diana Costa, en su blog, dice que “el proceso discriminatorio [que] afecta negativamente a la gente está marcado por los estereotipos que los consolida como socialmente inferiores, incapaces, degenerados, etc., ubicándolos en situaciones de subciudadanía y riesgo civil”.

También explica [pt] qué es la discriminación positiva:

É um conjunto de políticas que compreendem que, na prática, as pessoas não são tratadas igualmente e, consequentemente, não possuem as mesmas oportunidades, o que impede o acesso destas a locais de produção de conhecimento e de negociação de poder.

Es un grupo de políticas que, en la práctica, dicen que las personas no son tratadas de forma igualitaria y por ende no tienen las mismas oportunidades, e impide el acceso a la producción de conocimiento y al poder de negociación.

El blog Religiões Afro Brasileiras e Política (Religiones y Política Afrobrasileñas) dice [pt] que el resultado de las políticas de discriminación positiva en el país a través del sistema de cupos ya ha arrojado resultados de “un notable crecimiento en la proporción de graduados negros y pardos“, entre 1999-2009, según datos del IBGE (Instituto Brasilero de Geografía y Estadísticas).

La Universidad de Brasilia (UNB) fue la primera institución educativa en adoptar la medida cuando, en 2004, comenzó a reservar el 20% de sus plazas universitarias a estudiantes negros y algunas otras a indígenas, sin el requerimiento de ingreso de tomar el examen regular universitario. El Partido Político Demócrata (DEM) inició una demanda [pt] contra la UNB en 2009 por considerar el sistema de cupo racial una especie de tribunal racial (juzgar la raza de las personas por el color de su piel). Pero desde que la UNB adoptó la medida, otras instituciones de educación superior también comenzaron a adoptar el sistema de cupos.

Para hacer el proceso de búsqueda más fácil, la ONG Educafro facilita en su sitio web una lista completa [pt] de instituciones ofreciendo cupos para estudiantes de escuelas públicas, estudiantes negros, indígenas o con discapacidades.

#CotasSim vs. #CotasNao (#Cupos Sí vs. #CuposNo)

Muchos celebraron la aprobación unánime de la adopción de la políticas de cupos. Durante la votación, los propios ministros del Tribunal Supremo fueron muy optimistas acerca de la decisión. De acuerdo al ministro Joaquim Barbosa, el único negro entre los votantes, “estas medidas tienen la intención de combatir las manifestaciones flagrantes de discriminación, y también la propia discriminación, que está absolutamente enraizada en la sociedad y tan incrustada que la gente no la percibe”, reportó [pt] G1.

Photo #YesQuotas from @PriscilaPila on Twitter.

Foto #CuposSí de @PriscilaPila en Twitter.

El periodista y docente Jeso Carneiro también celebró la decisión. En su blog, dijo [pt] que:

O STF (…) honrou sua importante missão de defender a supremacia da Constituição. A decisão da corte máxima do país é uma vitória de toda a sociedade brasileira, especialmente do movimento negro, que, desde a década de 1980, vem defendendo com firmeza a aplicação de ações afirmativas para combater o racismo e a exclusão social dos negros neste país.

El Tribunal Supremo (…) honró su importante misión de defender la supremacía de la Constitución. La principal decisión del tribunal es una victoria para la sociedad brasileña, especialmente para el movimiento negro, que desde los años 80, se ha avocado fuertemente al uso de la discriminación positiva para combatir el racismo y la exclusión social de los negros en este país.

En Twitter, a través de la etiqueta #CotasSim, las afirmaciones de apoyo fueron intensas.

El músico Sany Pitbull (‏@SanyPitbull) escribió:

A elite Branca brasileira tem uma divida à ser paga aos negros, aos pobres, aos índios e aos nordestinos desse país #cotassim

La élite blanca brasileña tiene una deuda que pagar al pueblo negro, a los pobres, a los indígenas y nororientales de este país. #CuposSí

El blogger e historiador Conceição Oliveira ‏ (@maria_fro) agregó:

Cotas não inventa a racialização bando de hipócritas, a racialização já existe em um país racista que segrega jovens negros #CotasSim

Los cupos no crearon el racismo, montón de hipócritas, el racismo ya existía en un país racista que segrega a los jóvenes negros. #CuposSí

Sin embargo, no todos están de acuerdo con la decisión del Tribunal Supremo. El videoblogger Daniel Fraga argumenta en este video que en un país como Brasil, donde la mezcla racial es tan alta, sería difícil definir correctamente quién es blanco y quién es negro. Esta decisión sería tomada basada en un “criterio visual” y menciona [pt] el caso de la UNB de los gemelos, uno considerado blanco y el otro negro, este último obtuvo un cupo en la universidad.

Otros afirman [pt] que los cupos serían solo una salida fácil para el precario sistema educativo de primaria y secundaria, una afirmación refutada en el artículo publicado por la Universidad Federal de Minas Gerais, que dice [pt] que “es un gran error pensar que en el campo de las políticas democráticas públicas, los avances son producidos por pasos secuenciales: primero, mejorar la educación básica y luego democratizar la universidad. Ambos retos son urgentes y necesitan ser abordados de forma enfática y simultánea”.

La aprobación también generó comentarios racistas. El 29 de abril, una tienda frente a la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) tenía un pintura de graffitti [pt] con las palabras: “UFMG se volverá negra”.

El blog Brasil Escola explica [Escuela de Brasil; pt] la importancia de una merjor comprensión del racismo en Brasil para entender las políticas de discriminación positiva en el país:

(…) a miscigenação não exclui os preconceitos. Nossa última constituição coloca a discriminação racial como um crime inafiançável. Entre nossas discussões proferimos, ao mesmo tempo, horror ao racismo e admitimos publicamente que o Brasil é um país racista. Tal contradição indica que nosso racismo é velado e, nem por isso, pulsante. Queremos ter um discurso sobre o negro, mas não vemos a urgência de algum tipo de mobilização a favor da resolução desse problema. Ultimamente, os sistemas de cotas e a criação de um ministério voltado para essa única questão demonstram o tamanho do nosso problema. Ainda aceitamos distinguir o negro do moreno, em uma aquarela de tons onde o último ocupa uma situação melhor que a do primeiro. Desta maneira, criamos a estranha situação onde “todos os outros podem ser racistas, menos eu… é claro!”. Isso nos indica que o alcance da democracia é um assunto tão difícil e complexo como a nossa relação com o negro no Brasil.

(…) la mezcla racial no excluye el prejuicio. Nuestra Constitución ubica la discriminación racial como un delito no susceptible a fianza. Desde nuestra discusiones, proferimos, al mismo tiempo, un horror al racismo y a admitir que Brasil es un país racista. Estas contradicciones muestran que nuestro racismo está velado y, sin embargo, palpitante. Queremos crear un discurso acerca de los negros, pero no vemos la urgencia de ningún tipo de movilización para la resolución de este problema. Finalmente, los sistemas de cupos y la creación de un solo ministerio para este asunto demuestra el tamaño de nuestro problema. Aceptaremos la distinción del negro con el moreno, es una escala de colores de acuarela, donde el último ocupa una mejor posición que el primero. Además, creamos una situación incómoda cuando “todos los demás pueden ser racistas, excepto yo, por supuesto…”. Esto nos dice que el alcance de la democracia es un tema tan dificil y complejo como nuestra relación con el pueblo negro en Brasil.

La discusión continuará en las próximas semanas, ya que, aparte de esta acción, el Tribunal Supremo aún debe decidir la constitucionalidad de los cupos raciales aplicados a los estudiantes que asistieron a escuelas públicas. Cabe acotar que los cupos no son obligatorios -cada institución educativa puede elegir entre adoptar la política o no. La Universidad de São Paulo (USP), la institución de educación superior más grande de Brasil, por ejemplo, no la utiliza.

Este post es parte de nuestra cobertura especial Derechos Indígenas.

Este artículo fue escrito en colaboración con Debora Baldelli.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.