Colombia: Atentado dirigido contra polémico exministro

El martes 15 de mayo de 2012 fue un día tenso y pesado para la mayoría de los bogotanos. El día comenzó con un carro bomba, desactivado por las autoridades, en el barrio Eduardo Santos, a pocas cuadras de la sede de la Policía Metropolitana de Bogotá. Horas más tarde, mientras surgían protestas (que dejaron 3 heridos) en la Universidad Nacional de Colombia por la entrada en vigencia del tratado de libre comercio con los Estados Unidos, una bomba explotaría en la avenida Caracas con la calle 74, al norte de Bogotá.

Inicialmente se informó que la bomba había explotado en un bus, pero a medida que llegaba más información, se confirmó que una bomba magnética había sido dejada por un transeúnte en el capó de la camioneta del exministro del Interior Fernando Londoño Hoyos, un abogado y político conservador que desempeñó ese cargo durante los primeros años de la administración del expresidente Álvaro Uribe Vélez. Dos de sus escoltas, el conductor de un bus (que luego aparecería en el hospital) y dos otras personas fueron reportadas como muertas, aunque fuentes oficiales aseguran que fueron 2 los muertos. Londoño fue llevado a un hospital donde sería sometido a una cirugía para extraerle un trozo de metal incrustado en el pecho.

Londoño ha sido polémico: estuvo involucrado en un escándalo financiero respecto de unas acciones de una empresa de petróleos llamada Invercolsa y en 2004 fue inhabilitado para ejercer cargos públicos por 15 años debido a un conflicto de interés. Tras dejar el ministerio, inició un programa de radio en las mañanas, La hora de la verdad, dedicado a apoyar las políticas del expresidente Uribe y a atacar a las FARC y otras guerrillas izquierdistas. También escribía columnas para los periódicos El Tiempo y El Colombiano. Apoyó al actual presidente Juan Manuel Santos durante las elecciones, pero al igual que muchos partidarios acérrimos de Uribe, se sintió traicionado y ahora se opone a muchas de sus políticas. La Fundación para la Liberta de Prensa (FLIP) condenó el ataque.

El atentado dio lugar a miles de reacciones.

Carro bomba en Bogotá, Colombia, dirigido al exministro del Interior Fernando Londoño. Foto de David Maiolo bajo licencia Creative Commons (CC BY-SA 3.0)

La periodista Carolina Ruiz (@CaroRuizG) tuitea:

El terrorismo nos afecta a todos, independiente de las creencias políticas. Qué pendejada echarse culpas.

@JuliethBlues afirma:

Lo peor que podría pasar es que a Londoño caiga en un atentado, su martirización le daría un poder impresionante a la ext.derecha

Dan Gamboa Bohórquez (@larepuvlica) se pregunta por las posibles razones del atentado contra Londoño:

Fernando Londoño debe tener información peligrosa. Es la única explicación para atentar contra alguien irrelevante en la actualidad.

Richie (@MelisMatik) vincula el ataque a otros eventos del día:

Muy sofisticado el atentado. Súmenle día de protestas y votación del Marco [Legal] para la Paz en el Congreso… ¿Para quién será el mensaje?

(Londoño dedicó su último editorial en la radio antes del atentado a esta reforma).

Muchos tuiteros criticaron duramente el cubrimiento mediático del atentado: (Advertencia: Los siguientes tres enlaces llevan a sitios con imágenes fuertes) los periódicos y los noticieros televisivos mostraron sangrientas imágenes de los heridos, entre ellos Londoño, y la principal cadena de radio del país entrevistó en directo a la madre del conductor de Londoño, lo cual fue tachado de sensacionalista. @LaCaballero escribe:

Los periodistas de medios masivos COLABORAN con el terrorismo. Ayudan a sembrar el miedo, la [z]ozobra, la confusión.

Andrés Guerra Hoyos (@andresguerraho) tuitea:

Lo mas duro es entender que existe una parte del Pais que hoy esta Feliz con el atentado en Bogota, Infames

Roberto S (@manoloparis_) critica algunas ‘teorías’ sobre el atentado:

Por eso es que nos va como nos va, no falta la mente torcida que ya esta diciendo que es un autoatentado, Por Dios, y los medio[s] harán eco.

Frustrada, Olga Cuartas (@Olpacu) tuitea:

Ni para rechazar un acto terrorista somos capaces de unirnos como sociedad.

María (@lamarialeja) pregunta:

No jodamos. ¿ Aún están usando esa falacia de “los buenos somos más”?.

Finalmente, @dianadaista reacciona a las reacciones (1, 2, 3):

1) Los atentados se han hecho en múltiples y muy diferentes gobiernos, vayan a culpar al mandato de su madre. 2) Londoño y los demás afectados son seres humanos, hacer chiste de ellos no te hace más irreverente ni interesante. 3) Quien se considere periodista, no puede estar arrojando juicios de valor y teorías así como así, para eso existen la taberna y la cerveza

En la blogosfera, Aleyda Rodríguez de Pulso Social escribe acerca del cubrimiento, más que de las reacciones, en las redes sociales, y Javier Moreno comparte su reflexión sobre el tema:

Promover la confusión es preferible. Lo que importa es sostener la guerra activa en todos sus frentes. El juego de acusaciones subsiguiente es útil a los asesinos pues genera polarización, desconfianza y agresividad. (…) El mensaje de la explosión es abierto pero al mismo tiempo llega a quien debe llegar: cada cual lo interpreta a su conveniencia y cualquier interpretación es válida en tanto que no hay cómo refutarla. La amenaza es más efectiva y amplia cuando no se sabe de dónde proviene. Una amenaza sin firma es una amenaza contra todos.

1 Comentario

  • La Falsedad de Uribe vs Chávez
    Solo al investigar el historial narco y paramilitar de Uribe Vélez y reeditar el “Cartel de los Sapos” en Venezuela, nos daremos cuenta fácilmente, que Uribe y Chávez; son cocodrilos del mismo cenagal; y que estos tigres de papel lo único que desean es desviar atenciones e inducir peleas entre sus ingenuos seguidores. Durante todos estos siglos, así es que se ha enriquecido y fortalecido la Corporación Británica, creando teatros de verdaderas guerras, inducidas por ella; haciéndoles prestamos y vendiéndoles armas a ambas facciones; para después apoderarse por ínfimos costos del mercado de las naciones en conflicto. Valientemente nuestro cantor Alí Primera denunció el “Cartel Narco Militar” venezolano y latinoamericano, a partir de allí empezó a recibir atentados, que el mismo denunció varias veces que aparentaban ser accidentes. En unos párrafos de mis libros “Comunismo a la Norteamericana” y “Conspiración Mundial de la Mafia X”, detallo sus denuncias y desenlace de su asesinato. Denuncias que son muy acordes al panorama actual del crimen organizado en Latinoamérica y el mundo.

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.