¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Egipto: No, la revolución no ha terminado

Este artículo es parte de nuestra cobertura especial sobre las Elecciones egipcias 2011/2012 [en].

El 23 y 24 de mayo, los ojos del mundo entero volvieron a mirar hacia Egipto, mientras el país celebraba las primeras elecciones presidenciales tras la espectacular revuelta que derrocó a Hosni Mubarak hace un año.

Unos 660 aspirantes se presentaron para la aprobación de su candidatura (lo que llevó al bloguero Bassem Sabry a confeccionar una lista humorística [en] de los que no se presentaban a la presidencia). Entre los candidatos figuraban no solo miembros de los Hermanos Musulmanes y su Partido para la Libertad y la Justicia (PLJ), si no también prominentes miembros del antiguo régimen (conocidos como «Felul» o «reliquias»).

La lista se redujo a 23 candidatos oficiales, de los cuales finalmente se rechazaron otros 10. Por tanto, a la elección del 23 de mayo se presentaron un total de 13 candidatos [en], desde Khaled Ali, «candidato de la revolución», a Mohamed Morsi, «rueda de recambio» del PLJ.

Egyptian presidential election in a nutshell. Cartoon by Carlos Latuff.

Elección presidencial egipcia en una trampa. Dibujo de Carlos Latuff.

Los resultados finales se anunciarán oficialmente el 29 de mayo, pero el interés se multiplicaba al ir cerrándose los colegios electorales. El recuento comenzó inmediatamente, y los resultados se hicieron públicos en tiempo real en varios canales de televisión y a través de distintos blogs de noticias en vivo.

Información y recuento

Al igual que en las pasadas elecciones parlamentarias, se puso en marcha una amplia campaña ciudadana para detectar irregularidades. Se registraron [en] constantes denuncias [en] en distintas redes sociales. Los reclamos de irregularidades, como campañas ilícitas, se han atribuido [en] sobre todo a partidarios del candidato del PLJ, Mohamed Morsi, y del antiguo Primer Ministro Ahmed Shafik.

El interés en Twitter, bajo las etiquetas #EgyPresElection, #EgyElections y #EgyPresElex, fue tan grande que la gente ya discutía [en] y debatía cuando sólo se había contabilizado el 2% [en] de los votos.

Esto provocó bromas sobre la agitación y las horas de insomnio que se presagiaban:

@bassem_sabry: Última hora: Hosni Mubarak gana por el 99,9% de los votos.

@vicosalama: @bassem_sabry aahh aquellos buenos tiempos, sin ningún estrés :-)

Los usuarios de Twitter @Iyad El-Baghdadi y @GalalAmrG prepararon un documento colaborativo para seguir la evolución del recuento. Yo ayudé a recopilar los resultados finales facilitando los números publicados por las webs de noticias Ahram Online [en] y Aswat Masriya [en].

Según iban llegando los resultados, Mohamed Morsi y Ahmed Shafik se perfilaban como los candidatos más probables para la segunda vuelta de las elecciones, el 16 y el 17 de junio. De forma inprevista, el nasserista Hamdeen Sabahi tuvo un espectacular ascenso:

@HaniShukrallah: URGENTE URGENTE: ¡Sabbahi escala hasta el segundo puesto!

No kidding! Free election in Egypt??? Cartoon by Carlos Latuff.

¡No bromees! ¿¿¿Elecciones libres en Egipto??? Dibujo de Carlos Latuff.

El alto número de votos que recibió ha sido una de las mayores sorpresas de estas elecciones, sobre todo porque en Alejandría [en] (un feudo tradicional de los Hermanos Musulmanes) y en el distrito de Imbaba [en], al norte del Cairo (un feudo salafista), un alto porcentaje de los votos fueron para Sabahi. Después bajó al tercer lugar, donde se mantiene, según el recuento final.

No obstante, muchos votantes boicotearon [en] las elecciones porque consideraban que eran poco democráticas y solo servirían para fortalecer [en] el dominio de los militares sobre el país.

Los temores de muchas personas se confirmaron con las declaraciones [en] supuestamente hechas por un portavoz de Ahmed Shafik, en las que dijo que «la revolución ha terminado».

La revolución no ha terminado

Cuando se anunció el recuento final en la noche del 25 de mayo, las reacciones en Twitter se desbocaron:

@MohAbdElHamid: Si algo hemos comprobado hoy es que nuestras predicciones son una estupidez. Esta revolución es impredecible.

@DaliaEzzat: Los egipcios se ven forzados a elegir entre dos formas de fascismo. Para muchos, esta no será una elección sencilla. En ambos casos, las consecuencias serán muy graves.

@Gsquare86: ¡¡¡La clave está en organizarse!!! Si algo hemos aprendido de Ikhwan [los Hermanos Musulmanes] es que aunque sean impopulares en la calle, ¡su máquina funciona!

@shadihamid: Los Hermanos Musulmanes están obsesionados por la preservación del «tanzim» u organización. En ese sentido, ya pueden considerarse vencedores.

Muchas de las discusiones se centraban en el boicot a la segunda vuelta:

@glcarlstrom: Me parece que la participación será un factor aún mayor en la segunda vuelta: ¿imaginamos que habrá un montón de electores sin ningún entusiasmo?

@RawahBadrawi: Si alguna vez ha habido razones de peso para un boicot, es ahora. Votar por Morsi como forma de alcanzar los objetivos de la revolución es un oxímoron.

Second round of Egypt election - any options? Cartoon by Carlos Latuff.

Segunda vuelte de las elecciones egipcias – ¿alguna opción? Viñeta de Carlos Latuff.

Y aunque algunos [en] ya han decidido boicotear las elecciones por «inmorales y vergonzosas», otros [en] opinan que esto sería un gran error, pues significaría cederle los votos a Morsi.

Además se ha planteado la cuestión de qué parte del voto a Shafik corresponde a la minoría de cristianos coptos. Aunque la iglesia copta no apoya oficialmente a ningún candidato, muchos coptos temen [en] la posibilidad de que un miembro de los Hermanos Musulmanes sea presidente. Algunas personas creen [en] que los votos cristianos han encumbrado a Shafik, una idea rechazada como «engañosa» [en] y rebatida [en] en numerosos comentarios [ar].

Ya que Aboul Fotouh, antiguo miembro de los Hermanos Musulmanes, que quedó en cuarto puesto, parece [en] haber negado su apoyo a Morsi [en], se han multiplicado las elucubraciones sobre las posibles coaliciones [en] que podrían formarse. Muchas personas han pedido que se aplique la recientemente reformada Ley de Derechos Políticos [en] (la ley «anitfelul) y que se prohíba a Shafik presentarse a la segunda vuelta:

@Amany90: Los abogados egipcios deberían unirse AHORA para echar a Shafiq aplicando la ley de aislamento o acusándolo de corrupción. Pónganse a trabajar.

@mfatta7: La presencia de Shafiq en la lista de candidatos es legalmente controvertida y podría muy bien ser descalificado por una sentencia judicial antes de la segunda vuelta.

@mfatta7: El SCAF [ejército] sigue teniendo el control del tribunal constitucional, que tiene control sobre la posibilidad de eliminar a Shafiq de la carrera presidencial.

En este momento, muchos se debaten entre la sorpresa y el temor, imaginando lo peor que podría suceder, pero otros se han dedicado a pedir [en] al país que siga avanzando en nombre de todos los que dieron su vida por la revolución. Y no, a pesar del posible resultado de estas elecciones, la revolución no ha terminado: las estadísticas muestran [en] que el 75% de los egipcios votaron contra un presidente de los Hermanos Musulmanes y el 60% contra el retorno del antiguo régimen.

Este artículo es parte de nuestra cobertura especial sobre las Elecciones egipcias 2011/2012 [en].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.