¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Colombia: La brutal violación y el asesinato de Rosa Elvira Cely

La semana pasada Colombia conoció el caso de Rosa Elvira Cely, una mujer de 35 años que fue encontrada en la madrugada del 24 de mayo en un paraje remoto del Parque Nacional de Bogotá. Rosa había llamado al número de emergencias 123 dos veces, y fue el ruido de una quebrada en las cercanías el que guió a las autoridades hasta el lugar, donde se encontraba inconsciente, temblando, con moretones en la espalda, una puñalada en la espalda y empalada, probablemente con la rama de un árbol. Moriría de peritonitis en un hospital del centro de Bogotá el lunes 28 de mayo.

La noticia apareció por primera vez en un tabloide publicado por el periódico de mayor circulación de Colombia el 29 de mayo, y lentamente aparecería en otros medios. Cely trabajaba como vendedora de dulces en frente del Hospital Militar, tenía una hija de 11 años y estaba finalizando sus estudios de secundaria, con deseos de convertirse en sicóloga.

Este caso de asesinato y violación brutales originó una nueva ola de indignación en los medios sociales: con etiquetas como #RosaElviraCely y #NiUnaMás los tuiteros se unieron a la manifestación y mostraron dicha indignación. También hubo fuertes discusiones sobre si la pena de muerte o la cadena perpetua deberían aplicárseles a violadores y abusadores.

Esto también originó una manifestación en el propio Parque Nacional la mañana del domingo 3 de junio, Centenares de personas asistieron a la concentración para exigir justicia. El evento comenzó a las 10 de la mañana (hora local) con una concentración en la que se recordó a Cely y a muchas otras víctimas de violencia de género (entre ellas las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, México). Unos 45 minutos después, la gente caminó al sitio donde encontraron a Cely; allí oraron, gritaron, cantaron, e incluso un hombre, entre sollozos, pidió perdón en nombre de todos los hombres por el crimen.

Concentración en el Parque Nacional de Bogotá el 3 de junio de 2012

Concentración en el Parque Nacional de Bogotá el 3 de junio de 2012

Concentración en el Parque Nacional de Bogotá el 3 de junio de 2012

Concentración en el Parque Nacional de Bogotá el 3 de junio de 2012

Cientos de personas caminan al paraje remoto del Parque Nacional donde encontraron a Rosa Elvira Cely

Cientos de personas caminan al paraje remoto del Parque Nacional donde encontraron a Rosa Elvira Cely

Un pendón con una foto de Rosa Elvira Cely cuelga de un árbol cercano al sitio donde la encontraron

Un pendón con una foto de Rosa Elvira Cely cuelga de un árbol cercano al sitio donde la encontraron

Flores, pancartas y velas yacen en el árbol que señala el sitio donde Rosa Elvira fue encontrada

Flores, pancartas y velas yacen en el árbol que señala el sitio donde Rosa Elvira fue encontrada

Este cartel reza: 'Basta de asesinatos, violaciones, quemaduras con ácido. Falta contundencia contra la delincuencia'

Este cartel reza: 'Basta de asesinatos, violaciones, quemaduras con ácido. Falta contundencia contra la delincuencia'

Este otro cartel dice 'No fue la falda, no fue el trago, no fue la hora, no fue el lugar. ¡¡NADA!! justifica una agresión sexual. ¡¡Ni una más!!'

Este otro cartel dice 'No fue la falda, no fue el trago, no fue la hora, no fue el lugar. ¡¡NADA!! justifica una agresión sexual. ¡¡Ni una más!!'

Todas las fotos fueron tomadas por el autor y publicadas bajo una licencia Creative Commons – Atribución [Álbum completo en Flickr]

Pueden ver más imágenes en Mike's Bogotá Blog [en], Soy Periodista, en la búsqueda de Flickr y en el Flickr de lncognito (de Cali).

En la blogosfera, la periodista Gloria Ortega Pérez publicó una entrada profusamente ilustrada con fotos de la concentración. También recopiló varios casos recientes de violencia de género en Colombia y afirma:

Rosa Elvira no murió en vano. Se cercioró, antes de perder la conciencia, de exponer a su asesino, al sistema de “reacción inmediata” que jamás reaccionó, al aparato de salud indecente que estratifica la vida, a la justicia que le garantizó a su asesino la impunidad. Nos expuso a todos como sociedad. A todos, dueños orgullosos de una Constitución magnífica, que solo existe en el papel, pero cuyos fundamentos no son los estándares con los que se legisla, ni los que guían nuestras aspiraciones como sociedad.

Gloria también exigió “más justicia y menos titulares de prensa” y dijo estar “mamada [cansada] de la guerra. Estoy mamada de la violencia contra nuestros niños y niñas. Estoy mamada de que la respuesta a nuestros problemas sea más cemento, más armas, más balas, más hombres disparando contra otros hombres que no son distintos sino que piensan diferente”.

Mientras tanto, para Iván Andrade el caso es apenas otro reflejo de los problemas de Colombia:

Los infinitos errores de Colombia unidos para recordarnos que el espanto es nuestra realidad, que es difícil luchar contra seres deleznables y viles como el asesino de Rosa Elvira porque el sistema los deja medrar y actuar a sus anchas. Y entonces solo nos queda la rabia.

Finalmente, Justellie22 destaca el papel que desempeñaron las redes sociales, las cuales salvaron a Rosa Elvira del olvido y se convirtieron en la voz “que le robaron”.

El viernes 1 de junio, la policía capturó a Javier Velasco Valenzuela, de 44 años, el principal sospechoso del crimen, un compañero de clase de Cely con antecedentes penales (que incluyen una condena por homicidio y una acusación por haber abusado de sus hijastras). Un segundo sospechoso, Mauricio Rojas Ariza, se entregó a las autoridades el domingo 3 de junio.

1 Comentario

  • maru aresti

    brutal, esta porqueria ya sabe lo que le espera en la carcel.

    que trauma no imaginarce uno quien le ofrece una amistad, como le paso a rosa, como mujer estoy traumatizada

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.