¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Somalia: nueva Constitución genera profundas divisiones

Somalia no ha tenido un gobierno central que controle a todo el país desde la caída de Mohamed Siad Barre en 1991. El Gobierno Federal de Transición (GFT) [en] es el gobierno reconocido internacionalmente de la República Somalí.

Después de llevar a cabo discusiones políticas en etíope, los líderes de diversos partidos somalíes acordaron los pasos políticos a seguir [en] para dar fin al periodo de transición y elegir un nuevo presidente. Uno de los pasos que se resumen en un calendario detallado es la redacción de una nueva constitución.

Un comité de revisión técnica para la nueva constitución participó en una sesión de trabajo de cuatro días [en] en Nairobi:

Retrato militar del general de división Mohamed Siad Barre, el presidente de Somalia que más duró en el poder. Fuente: Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos (dominio público)

Ha concluido en Nairobi una sesión de trabajo de cuatro días con el Comité de Revisión Técnica de los signatarios. Esta sesión fue la continuación de la reciente reunión de los signatarios de Adis donde se acordaron la mayor parte de los temas constitucionales y se enmendaron algunas de las disposiciones —preparadas por la Comisión Independiente de la Constitución Federal— tras negociaciones políticas amigables entre los signatarios de la hoja de ruta para finalizar la transición, que se adoptó en Mogadiscio el pasado septiembre. El mandato del Comité de Revisión Técnica, según el comunicado de Adis Abeba, es completar el proceso constitucional.

El Ministro de Asuntos Constitucionales, que convocó la reunión, explicó a los participantes y los medios de comunicación que “el camino hacia el fin de la transición está cada día más cerca y necesitamos trabajar en conjunto para producir una constitución que Somalia merezca y que sirva a sus habitantes”.

Miembros del Comité de Revisión Técnica en Nairobi. Foto cortesía de http://horn.so/

Mahad Abdalle Awad, viceministro de Planeación y Cooperación Internacional de Somalia, cree con optimismo que el país pronto tendrá una nueva constitución [en]:

Las personas que buscan infundir miedo usan tácticas para asustar y para influir en la opinión pública con el fin de impedir el cambio y el progreso mediante la diseminación de información falsa acerca del anteproyecto de constitución y la reunión prevista de la Asamblea Constituyente. Los negativistas, escépticos naturales y gente cínica, habitualmente expresan negatividad acerca de los logros de otros y ven el cambio con pesimismo. La famosa cita de Dale Carnegie describe perfectamente la naturaleza de los negativistas: “Cualquier tonto puede criticar, condenar y quejarse, y la mayoría de ellos lo hace”.

Estos negativistas a menudo difunden mentiras flagrantes para oponerse a cualquier cosa que otras personas hagan. En el caso de la Asamblea Constituyente, afirman que la constitución solo puede ser aprobada por referéndum popular, sin tomar en cuenta el patente hecho histórico que la República Somalí misma fue fundada por la Constitución de 1960, que fue aprobada por una asamblea constituyente compuesta por solo 110 delegados en apenas 29 días, mientras que el reférendum público se llevó a cabo el 21 de julio de 1961, más de un año después.

Sin embargo, Mohamed Ali Hassan, presidente del Consejo de Paz Somalí-Estadounidense, y Manuela Melandri, estudiante de doctorado en el University College de Londres, señalan que [en] la mayoría de los somalíes ven con profundo escepticismo el anteproyecto de constitución:

Los somalíes no comparten el optimismo de la comunidad internacional, sino que ven con profundo escepticismo el documento, al que perciben como impuesto desde el exterior, lleno de fallos y fundamentalmente antidemocrático.

Para entender esta dinámica, uno debe comenzar por cuestionar los hechos. ¿Qué hay de malo en la nueva constitución somalí y por qué su adopción genera resistencia por parte de somalíes cultos, figuras religiosas, secularistas, ex primeros ministros somalíes, mujeres, académicos y por las organizaciones de la diáspora somalí?

En primer lugar, hay desacuerdo respecto al contenido de la constitución y  de sus disposiciones.

Por sobre todo, la cuestión del federalismo sigue generando profundas divisiones. Hay puntos de vista a favor y en contra de la adopción de una estructura federal en Somalia.

El presidente somalí Sharif Sheid en Adis Abeba, Etiopía, durante la 12.a Cumbre de la Unión Africana, 2 de febrero de 2009. Fuente: gobierno federal de los EE. UU. (dominio público)

Pero un somalí alega que la nueva constitución puede mejorarse en el futuro [en]; los somalíes no tienen tiempo de esperar por una constitución perfecta:

Nos guste o no, cuando vemos imágenes de somalíes en todo el mundo y las comparamos con nuestra propia situación (al menos aquellos de la diáspora que vivimos en paz), ¿sentimos que nuestros hermanos y hermanas necesitan una constitución que les sirva ahora que están pasando por situaciones horribles? Piensen en esto: maxay ku gaaraan mustaqbalka?

Debo decirles que yo no escribí esos artículos que se mencionan más arriba, yo no formo parte del grupo que produjo la nueva constitución y no estoy aquí para justificar si la nueva constitución es buena, mala o fea. Lo único que quiero recordarles es que aquellos que están necesitados tal vez no tienen tiempo de esperar por una constitución perfecta y bonita; necesitan una que les sirva por ahora. Aún más importante, no estoy aquí para oponerme a ninguna idea, solo expreso mi punto de vista como cualquiera. No obstante, la mejor solución que veo, al menos en mi opinión, es que comencemos a discutir cómo mejorar las nuevas constituciones en el futuro.

Mohamud Uluso considera el anteproyecto de constitución [en] como “un trabajo a la carrera, con la versión más reciente solo disponible en lengua somalí, mientras varias versiones obsoletas o falsas circulan en la red”:

Al parecer la hoja de ruta para Somalia, a la manera de la ONU, no es sino parte de un plan pérfido para mantener a Somalia y los somalíes en estado de agitación. En lugar de liberar a los verdaderos somalíes, que necesitan y quieren seguir viviendo en y desarrollar su propio país y las comunidades dentro de Somalia, la constitución que se planea parece ser la manifestación de las ataduras perpetuas de la opresión interna y extranjera sobre los somalíes.

La mayoría de los somalíes y sus académicos dudan de que sea el mejor momento para producir una nueva constitución, durante una era de conflictos civiles y agitación en Somalia, y se preguntan por qué los participantes de la presunta comunidad internacional se han gastado millones de dólares para reinventar la rueda, mientras que la actual constitución somalí se podría simplemente enmendar si fuera necesario y se expresara de manera legal y representativa, reflejando así la verdadera y libre voluntad de los somalíes.

Según personas que participan dentro del proceso, la MGF (mutilación genital femenina) será permitida por la nueva constitución somalí, la cual será presentada para su adopción a selectos “líderes tradicionales”. Un ardid típico de cómo la ONU y sus títeres quieren todo a su modo, o al modo que sus amos quieren.

Abduallhi Jamaa analiza diversos argumentos [en] acerca del anteproyecto de constitución que aparecen en línea, en la radio vernácula y en las reuniones y cafés de los pueblos:

Los analistas dicen que la ley propuesta al parecer es un hito, pero uno que puede fragmentar aún más a Somalia y dividirla en miniestados y regiones autónomos y semiautónomos.
—-
“Existe confusión absoluta. No ha habido educación cívica para comunicar la letra y el espíritu de las leyes propuestas y esto significa que la mayoría de la gente no está familiarizada con el contenido, y muchos más no han oído nada del proceso”, [Hassan Sheikh, líder del Partido de la Paz y el Desarollo] declaró a Somalia Report.

Entre los asuntos polémicos se incluyen el modelo de gobierno propuesto, el polémico asunto de los recursos naturales y la influencia religiosa. Algunos participantes alegan que el lenguaje del anteproyecto no es comprensible, lo que puede dar lugar a malas interpretaciones.
—-
“El problema no es solo la disputa sobre el contenido, sino que se relaciona con la falta de representación pública. No quiero formar parte de una asamblea constituyente que no represente la visión y la misión de Somalia”, dijo el anciano tradicional Mohamed Hersi.

Google Ideas desarrolló un proyecto piloto [en] con el servicio somalí, de la división africana de Voice of America (VOA), para ayudar a los somalíes a presentar su opinión con solo unos cuantos clics. La encuesta muestra [en], entre otras cosas, que los somalíes quieren una Somalia que se base en los códigos civil y criminal de la charia, un gobierno central fuerte, y están divididos respecto a la inclusión de mujeres en el gobierno.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.