¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Cómo pueden captar los ‘pequeños’ países africanos la atención del mundo?

GV Citizen Media Summit #gv2012

Moderando este coloquio se encuentran Janet Gunter [en], que colabora con la versión de Global Voices en portugués, y Julie Owono [fr] de Camerún.

Janet habla sobre un panel que recientemente compartió con Julie sobre tecnología y TIC. Estos temas ya han tenido un exceso de protagonismo por parte de expositores angloparlantes de Kenia, Nigeria y Sudáfrica. Janet y Julie han organizado este coloquio para dar una oportunidad para los países con menor poder de convocatoria. ¿Por qué estos países tienen menos voz? Unas veces, algunos se mantienen separados por el idioma; otras, las agencias de noticias no se muestran interesadas en informar desde estos países. En otros tiempos, los vínculos históricos de la colonización se han conformado como puntos débiles para los medios de comunicación internacionales.

Adérito Caldeira de @verdade [pt] en Mozambique nos relata los disturbios de 2010 en la capital de esta república africana por el aumento del precio del pan. El gobierno de este país subvencionaba el precio del pan y del combustible pero en agosto de 2010 decidió incrementar los precios. Tras lo sucedido un mensaje viral se extendió como la pólvora animando a la gente a tomar medidas el 1 de septiembre, justo cuando se esperaba que se subieran los precios. Aquella noche el jefe de policía se conectó con la intención de convencer al pueblo para que no se manifestara.

Algunas redes sociales ciudadanas informaban de las herramientas que ya ocupaban su lugar, incluyendo una instalación de Ushahidi de las anteriores elecciones. Sin embargo, las redes sociales ciudadanas también actúan fuera de la red -@Verdata edita un periódico (no digital) que se ha convertido en uno de los más importantes del país. Temprano en la mañana, Adérito recibe varios mensajes que le comunicaban que se estaban quemando neumáticos en Maputo. En poco tiempo nadie podía entrar ni salir de la ciudad. La población de las afueras se apresuró en marcharse pero finalmente no pudo hacerlo. Mientras aumentaba la desinformación, @Verdata publicaba noticias de última hora. Tras la caída de Internet, el periódico se trasladó a Facebook y recordó al caso de Ushahidi. Cuando este hecho se publicó en Global Voices en el momento en el que se empezó a disparar al pueblo [en], @Verdade continuó utilizando Facebook y Ushahidi para dirigir a la gente hasta zonas seguras y llevarlos hacia la comida y los recursos.

Janet pregunta si los medios occidentales contactaron con él solo cuando se produjeron los asesinatos (¿los medios occidentales solo se preocuparon por el recuento de cuerpos?). Adérito responde que solamente estuvieron en contacto después del asesinato de un niño. Uno de los periodistas de @Verdade, que se encontraba in situ, comunicó que la policía estaba utilizando fusiles AK-47 y vio cómo un niño moría en su presencia.

¿No había periodistas internacionales justo allí en ese momento? Probablemente no. La BBC tenía un corresponsal allí pero se quedó junto a los medios de comunicación de masas que no hablaban de lo sucedido.


Sara Moreira [en] nos cuenta el golpe de estado en Guinea-Bisáu en abril de este año. Este país, al oeste de África, cuenta con una población de 1 600 000 personas y fue una colonia portuguesa durante muchos años hasta que consiguió independizarse en 1974. El portugués es la lengua oficial, pero en realidad solo lo habla un 14% de la población. La política del país ha estado marcada por una sucesión de golpes de estado, especialmente durante los últimos 15 años. Ningún presidente electo ha terminado nunca su mandato.

A principios de año la tensión aumentó en Guinea-Bisáu tras la muerte del antiguo presidente en enero. Después de las elecciones de marzo, Global Voices informó sobre las quejas de unas elecciones injustas [en]. La tensión volvió a crecer cuando el ejército guineano presionó al ejército angoleño para que le entregara las armas.

En los días anteriores al golpe de estado, Sara estaba en contacto con periodistas portugueses por las crecientes tensiones. No obstante, la persona que dio la noticia se hizo pública gracias a un bloguero local llamado Aly Silva (que escribe en Ditadura do Consenso [pt]). En noticias de última hora como el golpe de estado, Aly mantuvo al público al día con los movimientos de los militares a cada paso que daban. Al día siguiente, fue arrestado por los militares [en]. Algunos empleados del hospital nacional hicieron algunas llamadas para pedir provisiones mientras informaban de la noticia in situ. Dos días más tarde, en una concentración pacífica, cuando los manifestantes fueron atacados, el hospital mandó fotos a su grupo de Facebook.

Janet preguntó por la actitud de los medios portugueses, que adoptaron una actitud esnobista hacia los medios ciudadanos. Al día siguiente del golpe de estado, Sara se dio cuenta en Twitter de que algunos periodistas portugueses estaban burlándose de los periodistas ciudadanos afirmando que no eran de confianza. Cuando Sara señaló que Al Jazeera estaba retuiteando posts de los blogueros, los medios portugueses empezaron a hacerles caso.


El siguiente fue Archippe Yepmou [fr], de Internet Sin Fronteras [fr], quien nos pregunta cuándo oímos por última vez algo sobre el Chad. Quizá fue en 2008 cuando se produjo un intento de golpe de estado contra el presidente del país. Eso fue hace 4 años. Comparte dos ejemplos de cobertura informativa limitada en el Chad. Hace 2 semanas, 7 altos oficiales, incluyendo 2 generales, fueron arrestados al mismo tiempo que se descubrieron 2 cuerpos al lado de la Cámara de Representantes. Hace dos días, un general fue arrestado y otro general enviado a la frontera sudanesa también. Al mismo tiempo que los blogueros informaban de estos asuntos, la BBC publicó un artículo titulado: “Chad: Escaparate de África [en]”.

La mayoría de noticias del Chad viene de la agencia AFP, cuyos periodistas en el Chad eran a veces ministros del gobierno. Internet Sin Fronteras está intentando encontrar caminos para otorgarles poderes a los verdaderos blogueros ciudadanos.

Julie pregunta por qué la blogosfera chadiana es tan escasa. La respuesta es que solo los rebeldes pueden bloguear. Un amigo bloguero, ahora en París, le dijo que el único modo de bloguear era cruzar la frontera hasta un cibercafé en Camerún. Chad es un país pequeño pero ostenta un auténtico conjunto de tecnologías represivas en Internet: filtrado profundo de paquetes y duras medidas continuadas contra los usuarios de la Red. Con unos 30 000 usuarios de Facebook en el Chad, el gobierno puede pagar gente para controlar lo que dicen. Un chaval joven fue arrestado por su página de Facebook y ahora mismo podría estar muerto.

Julie pregunta cómo se puede animar en el Chad a más redes sociales ciudadanas. Internet sin Fronteras intenta proporcionarles mejores herramientas y apoyo a los blogueros.

Preguntas

Dan, desde el canal Al Jazeera, indica que en ocasiones resulta difícil que los periodistas se involucren con los blogueros cuando temen las repercusiones de hablar de Internet a la prensa. Global Voices ha intentado cubrir un país como Guinea Ecuatorial a través de blogueros de España y Portugal que forman parte de asociaciones de derechos humanos. Puede deducirse que resulta bastante complicado encontrar blogueros in situ que estén dispuestos a decir lo que piensan. Mozambique tiene tres o cuatro blogueros habituales. La gente dialoga sobre violencia, fútbol o crímenes pero ignoran la política.

Un bloguero de Nairobi pregunta sobre la postura de las mujeres en la blogosfera chadiana ya que no existen muchas blogueras en este país. Él ayuda y anima a las organizaciones de la sociedad civil para que cuenten con más mujeres. Janet señala que ninguna de las fuentes consultadas para este asunto era mujer.

Otro participante se cuestiona los testimonios de éxito que llegan a alcanzar a un público internacional a través de historias positivas. Gabón cuenta con un millón de habitantes con un índice de implantación de Internet de un 9% y con 150 blogueros. Julie nos cuenta la historia de las protestas en Gabón que coincidieron temporalmente con la Copa de África. Como las agencias de noticias informaban sobre fútbol, la gente no tenía noticias sobre esas protestas. Después de que Global Voices iniciara una cobertura especial sobre el malestar en Gabón, las protestas adquirieron una repercusión internacional.

Adérito narra muchas historias sobre Mozambique. Durante las últimas elecciones de 2009, @Verdade publicó información sobre las votaciones e información en el puesto de policía. La población también enviará SMS y tuiteos a @Verdade. En un caso reciente se puso publicar una noticia de última hora sobre un tiroteo.

Jean-Miguel, que escribe para Global Voices en portugués, comenta cómo algunos blogueros egipcios mencionados en los artículos fueron a veces asesinados o detenidos el año pasado. ¿Cómo deberíamos los escritores mencionar a algunas personas en nuestros artículos? ¿Debemos llamarlos primero? ¿Cómo llegar a ellos si el gobierno se encuentra totalmente controlado? Julie charla sobre Costa de Marfil. Durante la crisis de 2011 siempre tenían que preguntar a los entrevistados o encuestados antes de citarlos en un artículo. Finalmente él tuvo que huir hasta Nairobi. Esto puede llevar días, pero resulta de vital importancia. En Guinea-Bisáu, Sara siempre verifica la identidad de los entrevistados antes de citarlos.

Victor, procedente de Malaui, sugiere que lleguemos a periodistas internacionales y a famosos en el exilio para destacar asuntos de un determinado país. Julie nos recuerda que mañana (3 de julio) habrá una sesión centrada en la construcción de una red de blogueros africanos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.