Sudán del Sur: un año después de convertirse en el país más nuevo del mundo

Los sursudaneses acaban de celebrar el primer aniversario de su independencia. La independencia formal de Sudán del Sur se proclamó el 9 de julio de 2011, y se convirtió así en el país más nuevo del mundo. En enero de 2011, se llevó a cabo un referéndum, que tuvo como resultado un 99% de votos de los sursudaneses a favor de la independencia del norte.

El referéndum fue consecuencia del Tratado de Naivasha de 2005, entre el gobierno central de Jartum y el Movimiento Ejército de Liberación Popular de Sudán (SPLA/M, por sus siglas en inglés).

Luego de ser testigos del nacimiento de una nueva nación, Heather y Joel sostienen que [en] luego de un año, todavía hay mucho trabajo que debe hacerse:

Estar en Yuba durante el nacimiento de este nuevo país fue un momento importante para nosotros durante nuestra estadía en Sudán del Sur. Nos dio energía y esperanza para segur trabajando por la paz y la justicia. Un año después, todavía hay mucho trabajo que hacer por la paz y la justicia en la región. Por favor, únanse a este movimiento internacional de llamar a la paz en Sudán del Sur y Sudán.

Lee Crawfurd hace un llamado al equilibrio [en] en la cobertura del cumpleaños de Sudán del Sur:

Tal vez estoy siendo demasiado sensible y demostrando fuerte parcialización, pero siento un poco como si la cobertura de los medios tradicionales del primer aniversario de Sudán del Sur fuera un implacable torrente de negatividad.

Después pregunta [en]:

Sería el primero en llamar a mayor crítica y escrutinio del gobierno de Sudán del Sur, pero ¿no podemos acaso tener algo de equilibrio en las celebraciones de su primer aniversario? ¿Y dónde ha estado toda la crítica en los últimos siete años desde los acuerdos de paz?

Un sursudanés toca el tambor fuerte con alegría hasta que las manos le sangran. Se puede ver las marcas de sangre en el tambor. Foto cortesía de africanfaders.blogspot.com.

J. Moore comparte [en] con sus lectores la apreciación del debate en Twitter [en] de Tom Murphy acerca de la independencia de Sudán del Sur:

De manera útil, Tom Murphy organiza un debate en Twitter acerca de cómo se enmarca la independencia de Sudán del Sur. Semhar Araia, fundadora y directora ejecutiva de la Red de Mujeres Africanas en el Extranjero, objetó el título del post de la campaña ONE para la ocasión: “Sudán del Sur: Un infeliz primer aniversario”. Este es su tuit que realmente va al grano: “Infeliz mi trasero, #Africa es libre contigo o sin ti. Muchas gracias”. Hay un cameo de advertencia de Vanessa Parra; ONE cambia su titular; Semhar envía un agradecimiento. Pero les recomendaría leer todo por el final: una meditada reflexión de TMS Ruge, cofundadora del proyecto en el extranjero, sobre la crítica reflexiva de narraciones de África.

Roving Banding quiere que nos imaginemos [en] qué estaría ocurriendo en Sudán del Sur si el país no fuera independiente:

Imaginemos por un segundo lo que estaría ocurriendo en Sudán del Sur si no hubiera habido independencia. ¿Paz y prosperidad? ¿Nuevos colegios, carreteras y hospitales? Hay un par de enfoques en los que podríamos pensar acerca de lo que hubiera sucedido: podríamos ver la historia de la preindependencia de Sudán del Sur. Podríamos ver todas invaluables iniciativas de  desarrollo llevadas a cabo por el criminal de guerra condenado Bashir en el sur entre 1989 y 2005. Todos los colegios y hospitales que construyó. O podríamos ver algunas personas que siguen viviendo en el norte. Tal vez los que huyeron de sus hogares para esconderse en cuevas de los bombarderos de Bashir.

Mujeres en Sudán del Sur celebrando el nacimiento de un nuevo país. Foto cortesía de Matata Safi.

Rob Rees identifica problemas [en] que enfrenta Sudán del Sur. Dice que no todos los problemas se pueden achacar a acciones de sus vecinos:

Rivalidad interétnica, sobre todo entre grupos nómades del Alto Nilo y las provincias Jonglei, ha sido con frecuencia la causa de lucha localizada. Sin embargo, a fines del año pasado, la pelea entre los pueblos dinka, nuer y murle pasó a ser un conflicto mayor y solamente en la provincia Jonglei, se estima que más de 6,000 personas han muerto como consecuencia.

La corrupción es otro problema que aparenta ser un impedimento para el desarrollo en la República de Sudán del Sur. Hasta el presidente Salva Kiir ha afirmado públicamente que personas (anónimas) han robado miles de millones de dólares del país y ha hecho un llamado para que regresen el dinero al estado.

Sigue diciendo [en] que los acontecimientos del año pasado han sido extremadamente decepcionantes para los amigos de Sudán del Sur y Sudán:

Todos hemos tenido la esperanza de que la creación de dos nuevos estados permitiría que su complicada historia de conflicto, desplazamiento y hambruna quedara atrás, pero eso no ha ocurrido. Debe prevalecer la esperanza de un futuro mejor para los pueblos de ambos países, pero si esto se puede lograr en el corto plazo está en duda. No habrá manera de que ambos estado estén aislados uno del otro: seguirán compartiendo la mayor frontera internacional en África y hay mucho más por ganar uno del otro teniendo buenas relaciones que fomentando hostilidad.

Amanda Hsiao escribe que [en] las celebraciones de aniversario fueron mejores que la celebración de la independencia hace un año:

Se puede encontrar un indicador del progreso en las nimiedades del día a día, en particular, el nivel de organización de la ceremonia de este año. Botellas de agua y bocaditos estaban listos para el público, mientras barricadas impedían que la multitud avanzara, en claro contraste con las festividades del año anterior, en las que la combinación de maratónicos discursos y el agobiante calor causó que muchos en el público se desmayaran por deshidratación y golpes de calor.

Sin embargo, no todos los sursudaneses tuvieron un “feliz cumpleaños” [en]:

Aunque ayer hubo mucho canto, baile, tambores y ruido, varios amigos sudaneses (sobre todo los que son de las zonas de Sudán del Sur que no tiene paz verdaderamente) me comentaron que no estaban contentos en este día porque su pueblo sigue sufriendo mucho y no hay final a la vista de los crímenes de guerra cometidos contra personas inocentes. Por no mencionar los miles y miles de refugiados que viven en condiciones horrorosas y cuya vida pende de un hilo.

Al celebrar el aniversario de Sudán del Sur, David Leventhal bloguea acerca [en] de un plan de microcrédito con una tasa de retorno de 99% en Sudán del Sur:

En los pocos años que ha estado operativa [Seed Effect, organización de microfinanzas que funciona en Sudán del Sur], ha dispersado más de $200 000 (USD) en microcréditos a más de 600 clientes. Mantienen una tasa de retorno de 99,64%. No es un error: es 99% de retorno, algo que a Citi, Bank of America, JPMorgan y toda otra entidad crediticia les ENCANTARÍA tener. Y acá, en este pequeño país mediterráneo, golpeado por la pobreza, en África ¡lo han logrado! Y el principio y interés de estos préstamos se redistribuye en nuevos préstamos que fortalecen a más familias.

Global Voices Online le desea al pueblo de Sudán del Sur un futuro pacífico y próspero.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.