¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mundo: ¿es una declaración de libertad en internet lo que necesita internet?

El 4 de julio de 2012, un grupo de organizaciones de derechos digitales, entre otras, revelaron un conjunto de derechos y principios para Internet llamado la Declaración de Libertad de Internet. Entre sus suscriptores iniciales estaban organizaciones como Free Press, Access, el Centro para la Democracia y la Tecnología y la Fundación Electronic Frontier, así como Global Voices Advocacy.

También estaban incluidos en la lista inicial de suscriptores individuales varios autores de Global Voices, así como la cofundadora Rebecca MacKinnon.

Aunque el plan es para que los participantes contribuyan, mezclen y exhorten a la evolución del documento, la declaración simple fue publicada en este sentido:

Declaration of Internet Freedom logo. Image from <a href="http://act.freepress.net/sign/internetdeclaration?source=website_dif_home">Free Press website</a>, used with permission.

Logo de la Declaración de Libertad en Internet. Imagen del sitio web de Free Press, usada con autorización.

Defendemos una Internet libre y abierta. Apoyamos un proceso transparente y participativo para hacer la política de Internet y para establecer cinco principios básicos:

Expresión: No a la censura en Internet.
Access: Promover acceso universal a redes rápidas y de precio asequible.
Apertura: Mantener Internet como red abierta donde todos sean libres de conectarse, comunicarse, escribir, leer, ver, hablar, escuchar, aprender, crear e innovar.
Innovación: Proteger la libertad de innovar y crear sin permiso. No bloquear las nuevas tecnologías, y no sancionar a los innovadores por sus acciones de usuarios.
Privacidad: Proteger la privacidad y defender la capacidad de todos para controlar cómo se usan su información y sus dispositivos.

A las personas y organizaciones se les exhorta a suscribir el documento o participar a través de las iniciativas de otras organizaciones enumeradas en el sitio. La Declaración ha reunido más de 1,300 suscriptores hasta ahora, y sigue cobrando impulso.

Mientras se difunde, los bloggers han empezado a comentar –y criticar– el documento y el proceso detrás de él. Acá algunas reacciones:

¿Podemos vivir sin Internet? ¡Definitivamente! ¿Deberíamos? No.

La declaración anterior viene de la blogger libanesa Micheline Hazou, que ofrece un resumen del proceso [en] detrás de la Declaración de Internet, así como de la reciente resolución [en] hecha por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para proteger la libertad de Internet. Hazou, que antes ofreció una perspectiva internacional [en] sobre las leyes estadounidenses de derechos de autor SOPA y PIPA, da su apoyo a la Declaración, y escribe [en]:

Si a veces miro hacia atrás en el tiempo, me pregunto si la guerra civil del Líbano hubiera durado 15 años de haber existido Internet en 1975. Qué diferente hubiera sido mi vida…

En tanto que ahora no podemos vivir un par de horas sin estar conectados, pasamos todos los años de la guerra tratando de olvidar que existían los teléfonos. ¡El fax era la gran novedad que solamente podíamos contemplar porque no había líneas telefónicas!

¡Pero eso es historia!

Soy una firme creyente y defensora de una Internet libre y abierta como un Derecho Humano, así como WiFi gratis.

No censuren Internet. Pero, ¿qué es censura?

Esa es una pregunta que hizo el blogger español Guillermo Julián, que hace poco escribió una crítica a la Declaración. Aunque Julián cree que la Declaración es un conjunto de “principios básicos en los que todos deberíamos estar de acuerdo”, no está de acuerdo con la vaguedad del fraseo de la Declaración. Sobre el primer principio, escribe:

Si ahora mismo preguntas a los promotores de la ley SOPA, o sin irnos tan lejos, a la exministra González Sinde, si pretendían instaurar un sistema de censura en Internet, te dirán que no. Ellos sólo pretendían proteger los derechos de autor, no prohibir que nadie se exprese.

Y ese es el problema de este punto. Nadie ha dicho qué es la censura. ¿Es censura el derecho al olvido? ¿Podríamos considerar censura el cierre de páginas de pornografía infantil?

En los extremos es muy fácil saber qué hacer: bloquear páginas con pornografía infantil es bueno, bloquear páginas con opiniones que no le gustan al gobierno de turno es malo. Pero, ¿qué hacemos en los intermedios? Es algo que depende tanto de la interpretación de cada uno que incluso la SOPA podría respetarlo…

¿Quiénes son “nosotros”?

Una crítica a la Declaración que han hecho varias personas es que no define quién constituye “nosotros”. En el blog Above the Law, Elie Mystal escribe [en]:

Odio ponerme pedante acerca de las cosas que incluyen internet —es internet, no un documental de Ken Burns— pero definir sus términos es de crucial importancia cuando estás tratando de defender la “libertad” de cualquier tipo. Está bien y es bueno caminar por ahí diciendo “dennos libertad” si estás con cadenas, pero la libertad significa cosas diferentes a diferentes personas. Me gustaría ser “libre” de ganar dinero con internet, por ejemplo. ¿Puedo seguir siendo parte de ese “nosotros”? El hecho de que tantas personas diferentes usen internet para tantos propósitos diferentes es exactamente por lo que luchamos para tener un consenso amplio sobre cómo se debería regular internet (si es que debería regularse), para empezar. ¡Definir el “nosotros” es la mitad de la batalla! “NOSOTROS” somos estadounidenses. “ELLOS” son seguidores de un loco foráneo con un elegante sombrero. Juguemos nuestro juego.

Mystal concluye el post con la siguiente oración: “Solamente recuerda definir tus términos. Recuerda, la Constitución nos dice quién es el “nosotros” en la primera línea”.

En the Atlantic, Nancy Scola, que entrevistó a varios de los creadores y firmantes de la Declaración, tiene una preocupación similar [en]:

Discutiblemente, la lección de los años desde [la Declaración de la Independencia del Ciberespacio de John Perry Barlow; en] es que “la mayor comunidad de Internet” tiene algo que temer de los gobiernos y otros que mandan — así, hay necesidad de esta nueva Declaración de Libertad de Internet. En realidad, los gobiernos no se alejaron de Internet cuando Barlow les dijo que lo hicieran. Para ser útil, ¿un documento como este tiene que averiguar de dónde viene su autoridad y qué significa aplicar sus principios? Luego de decirle adiós a Gran Bretaña, Estados Unidos decidió por un proceso de selección geográfico para representantes de legislaturas locales y nacionales. Ciertamente, hay otras maneras de hacerlo. Pero definir a la representatividad es una manera de evitar el cambio de un modo de tiranía por otro. Y probablemente sea justo decir que restringir la representatividad y la autoridad es algo que la política en línea todavía no ha averiguado. En teoría, casi todos pueden participar. Aunque juzgar esta participación es algo con lo que necesitan luchar desde Change.org, los de Americans Elect hasta los amigos que tratan de enviar correos electrónicos al Congreso.

Este no es el documento que Internet necesita

En un artículo de punto y contrapunto [en] en Dapper Disputes, Blake J. Graham afirma la declaración de arriba, y agrega que la Declaración “atiende vagas descripciones de libertad que no logran articular cómo se pueden proteger estas libertades de manera única en Internet, y quién hará la protección efectiva.” Graham explica con más detalle [en]:

La articulación es una palabra esencial acá. La Declaración de Independencia de Estados Unidos tomó pensamientos predominantes de iluminados pensadores, y articuló esas ideas en concordancia con los sentimientos del siglo XVIII hacia la Corona Británica. La estructura del documento incluye una lista sustancial, a menudo olvidada, de quejas dirigidas el Rey Jorge III y a las políticas específicas que agitaban a los colonos. Es este tipo de articulación donde la Declaración de Independencia mantiene la cabeza en alto, y la “Declaración de Libertad en Internet” se tambalea como un niño borracho con leche.

Escribiendo para el blog de ACLU, Jay Stanley defiende [en] esa misma vaguedad como estratégica:

Cierto, siempre hay un peligro de que un concepto amplio como “privacidad” puede convertirse como “el medio ambiente” en el que todos están “a favor”, hasta cuando lo destripan. Pero en la historia del ambientalismo, sigue siendo un gran logro llegar a un punto en que nadie podría estar “en contra” del medio ambiente. Si ciertamente estamos en ese punto con respecto a los principios articulados en esta declaración, no es un logro pequeño, y remarcar ese logro es algo que vale la pena hacer. Existe eso de “consolidar tus logros”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.