¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Rusia: Hacker Hell, el flagelo de la RuNet

Cuando las cuentas de correo electrónico y Twitter del conocido activista anticorrupción Alexey Navalny fueron pirateadas el 26 de junio [ru], no resultó para nada sorprendente que un pirata informático [ru] conocido por el pretencioso apodo de “Hell” (Infierno) asumiera la responsabilidad [ru]. Después de todo, el mismo hacker admitió [ru] haber obtenido acceso a las cuentas de correo y Facebook de Navalny el otoño pasado, al parecer, buscando exponer la naturaleza fraudulenta de su activismo. La motivación del segundo ataque fue, según Hell [ru], el deseo de terminar la tarea, ya que no había podido obtener toda la correspondencia de Navalny en el primer intento.

La práctica parece ser insignificante; tanto en la oportunidad anterior como en esta, no parece haber datos incriminatorios en los varios gigabytes de correos de Navalny. El vandalismo de la cuenta de Twitter de Navalny (Hell publicó desde la cuenta en un estilo que solo podría ser descrito como sandeces obscenas) fue inmaduro, en el mejor de los casos. Sin embargo, este es justamente el punto. Hell, siguiendo la tradición de larga data de trolls de Internet, prospera mediante estos actos menores e inmaduros. Como figura legendaria de la RuNet (la Internet en idioma ruso), Hell obtuvo su popularidad en el 2005, tras una serie de cuentas de LiveJournal pirateadas (ver aquí [ru] la lista completa). Se dedicaba a tomar el control de estas cuentas y su cuenta de correo asociada y a borrar las publicaciones, exponer los correos y mensajes privados, o ambos. Sus primeros actos parecían no tener una razón aparente. Algunos iban destinados a personalidades rusas de Internet que por algún motivo Hell encontraba molestas u ofensivas, lo que resultó, por ejemplo, en los ataques hacia el periodista y autor de blog [ru] sin tendencia política Samson Sholademi y un reconocido troll stalinista y antisemitista de LJ (LiveJournal) [ru] szhapokljak2 (actualmente en desuso).

Otros blancos se convirtieron en vendettas personales. Este fue el caso de Andrei Malgin, un empresario liberal de publicidad y prensa, que actualmente vive en Italia y publica en su blog como avmalgin [ru]. Primero la cuenta de LJ de Malgin fue pirateada por terceros desconocidos y luego “devuelta” por Hell, al parecer, como un gesto de buena voluntad. Malgin, al creer que Hell estaba detrás del acto, se negó a dejar el pasado atrás. Sus reiterados intentos de “sacar del anonimato” [ru] a Hell (en una oportunidad [ru], fue a la casa de otro blogger, junto con un abogado pensando que este era el misterioso pirata informático) llevó a que su cuenta fuera pirateada otra vez. Esta vez, Hell no se la devolvió. Ambos se involucraron en una guerra de bajo perfil, que terminó cuando Hell (para quien ningún tema es tabú) culpó a Malgin por el suicidio de su hija [ru].

Captura de pantalla de la página web de Hell (23 de julio de 2012).

Otra vendetta surgió entre Hell y Vladimir Pribylovsky [ru], el extravagante dueño de Anticompromat (una especie de centro de información de la Internet rusa para rumores políticos y de internet). Pribylovsky, otra de las víctimas de Hell, se embarcó en la misión de encontrar al hombre detrás del nombre. Por ahora, cree haber encontrado la identidad de Hell y sería un ciudadano ruso viviendo en Alemania. La evidencia es extensa, pero en su mayoría circunstancial [ru]. Pribylovsky también es uno de los principales creyentes de que los ataques de Hell tienen motivaciones políticas [en] y no son solo actos aleatorios de vandalismo por Internet. Aunque la evidencia es nuevamente escasa, parece ser que los activistas políticos y sociales liberales, o de opiniones distintas a las oficiales, están muy bien representados entre los blancos de Hell. Por ejemplo, Hell recientemente pirateó la cuenta de LJ del organizador de manifestaciones y escritor de misterio Boris Akunin [ru], eliminando todas sus publicaciones. Otras destacadas víctimas liberales fueron Oleg Panfilov y Valeria Novodvorskaya. Los blogger nacionalistas también están en peligro, como lo demuestran los ataques de Hell hacia la figura nacionalista Vladimir Tor.

Alexey Navalny visita un campo de la oposición en Moscú el 24 de mayo de 2012, fotografía de Anton Belitskiy, Copyright © Demotix.

La historia se complica por el hecho que Hell, en algunas ocasiones, ha devuelto cuentas robadas de LJ a usuarios que fueron pirateados por otros. Algunos de los beneficiados incluyen al escritor de contracultura y blogger pro-Kremlin Eduard Bagirov [ru], al escritor de ciencia ficción Oleg Divov [ru], al profesor de historia Irkutsk Sergei Shmidt [ru], y, sorprendentemente, a Irina Vorobyeva, miembro de la oposición y antigua activista de Yabloko. Irina agradeció [ru] públicamente a Hell cuando le devolvió su blog. Por supuesto, es probable que Hell sea el villano y el héroe en estas situaciones. Independientemente de esto, la oposición no tiene paciencia para este tipo de molestias. Durante un reciente intrincado, Navalny alegó [ru] que el Servicio Federal de Seguridad de Rusia estaba utilizando a Hell para filtrar correos que adquirió después de allanar su departamento.

Si verdaderamente Hell está siendo utilizado por el Servicio Federal de Seguridad [ru], podremos ver más actos de “piratería” hacia los líderes de la oposición cuyos equipos fueron confiscados durante los allanamientos del 11 de junio [en] (Ilya Yashin, Ksenia Sobchak, entre otros). Incluso si esto sucede, nunca sabremos con certeza quién está detrás de todo. Aunque Hell niega estar implicado con el Kremlin, no niega su antipatía hacia el movimiento de la oposición rusa. Sus deseos de provocar escándalos y hacer reaccionar lo caracterizan fácilmente como cómplice del Kremlin o troll profesional. Esto es, claro,  el eterno problema de la política e Internet rusas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.