¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Mathare: la juventud bloguea por un cambio en su comunidad

Este post es parte de una serie de reportes de la colaboración de Global Voices con Map Kibera y Map Mathare que tuvo lugar durante la Cumbre de Global Voices en Nairobi [eng] en julio de 2012.

Escrito, investigado y fotografiado por Ylenia Gostoli, Saffah Faroog [en] e Yvonne Tiany

Como parte de una alianza entre Global Voices y la organización local Map Kibera Trust durante la quinta cumbre de Global Voices, en Nairobi, Kenia, un pequeño grupo de blogueros y activistas de Global Voices viajaron a Mathare, uno de los asentamientos informales a las afueras de la ciudad, para conocer a los periodistas ciudadanos del Proyecto Map Mathare [en]. El proyecto, originalmente iniciado en Kibera en 2009, fue implementado en Mathare un año después.

A través del trabajo dedicado de los jóvenes de la zona, se logró crear el primer mapa abierto de las calles del barrio. Los asentamientos informales como estos solían aparecer como un espacio en blanco en los mapas oficiales; pero Map Mathare también cuestiona los puntos de vista comunes acerca de los barrios como lugares de crímenes e impunidad, mientras los jóvenes cartógrafos y blogueros que conocimos trabajan con video y escriben en su blog Voice of Mathare [La Voz de Mathare; en] (anteriormente Mathare Valley Blog [El Blog del Valle de Mathare; en]) acerca de los problemas que afectan a su comunidad.

Ellos nos cuentan que la organización intenta equilibrar las historias positivas y negativas y busca cambiar la percepción de la gente acerca de cómo es la vida en los asentamientos informales, especialmente cuando los medios masivos locales e internacionales solo prestan atención a los barrios durante los momentos de crisis y emergencia humanitaria.

El autobús nos dejó en el límite de Mathare, ubicada al noreste de la ciudad. A un lado de la congestionada vía, cinco o seis zapateros, uno junto al otro, competían por clientes. Detrás de ellos hay bulliciosas tiendas, construcciones de barro y madera de aspecto frágil y techo de hojalata. Al otro lado de la calle, la vía está demarcada con basura que, luego nos enteramos, es ubicada allí por los jóvenes locales que la recolectan de los hogares por unos 50 chelines kenianos al mes. Acá todo es de estilo “hágalo usted mismo”, ya que el gobierno ignora los problemas de salubridad y desechos que afligen a las casi 500.000 personas que viven en el asentamiento.

Es precisamente esos problemas los que nuestro grupo decidió investigar, guiados por Yvonne Tiany, Felix Okinyi y Mike de Map Mathare. “A través de la cartografía y blogueo intentamos llegar a un gran número de personas: hallar los problemas, luego encarar a las partes interesadas para encontrar una solución”, dice Yvonne. En un caso, explica ella, se instalaron reflectores alrededor de una zona de Mathare señalada como particularmente peligrosa en las noches, especialmente para mujeres, como resultado del planteamiento del problema a través de la cartografía del grupo ante el funcionario de distrito local.

Este fotoensayo investiga los problemas de agua, basura y salubridad que afectan la vida diaria y la salud de los residentes. Mathare está densamente poblado y carece de una infraestructura sanitaria básica y un sistema seguro de manejo de desperdicios. Caminar por el pueblo con nuestros colegas locales nos hizo darnos cuenta el grado en que los residentes de Mathare toman acciones por sus propios medios para mejorar la calidad del espacio común y los recursos.

Agua potable

Punto de abastecimiento de agua

El agua es aprovechada ilegalmente en Mathare

Mathare no tiene un sistema oficial de distribución de agua. Los camiones cisterna, que distribuyen agua potable a vecindarios de más recursos como Runda, Muthaiga, Umoja y Langata, no llegan hasta aquí y los residentes dependen exclusivamente de tuberías ilegales desviadas hacia el barrio por “emprendedores” locales. El agua puede ser recolectada en los puntos de abastecimiento de agua, como el que se ve en la fotografía, por 1 o 2 chelines kenianos el litro. Sin embargo, las tuberías de aguas blancas a menudo corren junto a drenajes a cielo abierto que pueden encontrarse por todo el asentamiento. Cuando el agua no está disponible en Mathare, los miembros de la comunidad se ven obligados a ir hasta zonas vecinas para obtenerla a precios considerablemente más altos.

Eliminación de desechos

Basura en las riberas del río

Sitios de eliminación de basura como este se encuentran en todo Mathare

El manejo de desperdicios es un problema importante en Mathare. La basura a menudo es recolectada por grupos juveniles organizados, quienes cobran unos 50 chelines kenianos al mes a cada casa. La basura recogida luego es dispuesta en diferentes sitios dentro y alrededor del asentamiento. Jóvenes de entre 8 y 17 años de edad pueden estar a cargo de la recolección, para así generar ingresos a sus familias. A veces, distintos grupos pueden entrar en conflicto por el territorio y las zonas de captación.

Áreas recreativas

Los niños carecen de lugares seguros para jugar en Mathare

Los niños también emprenden acciones por sus propios medios cuando se trata de encontrar lugares donde poder jugar en Mathare. Los espacios abiertos en el asentamiento a menudo son utilizados para ubicar la basura. A veces los niños se encargan ellos mismos de limpiar su área de juegos, quemando la basura.

Jardines urbanos

Jardín en sacos

Jardín urbano a las riberas del río

Los jardines urbanos pueden ser una buena forma de combatir los altos precios de la comida y los vegetales, ahorrando a las familias un promedio de 100 chelines al día. Sin embargo, los barrios son áreas de alta densidad poblacional y puede ser difícil encontrar espacios para cultivar. La imagen anterior muestra un jardín urbano a las riberas del río, justo frente a un gran depósito de basura. El agua utilizada para irrigar los jardines proviene del contaminado río de más abajo, que también recoje agua de las cloacas a cielo abierto que recorren el asentamiento. Es por eso que algunos residentes han comenzado a cultivar vegetales justo frente a sus puertas. La segunda imagen muestra coles cultivadas en un “jardín en sacos”.

Mapear para mejorar la infraestructura

El congestionado mercado en Mathare

Map Mathare ha estado cartografiando el asentamiento para poder mostrar a los funcionarios pruebas tangibles de la falta de infraestructura en algunas zonas y así presionar para que se tomen acciones. La comunidad construyó un baño público, facilitado por el funcionario de distrito, luego que los periodistas ciudadanos de Map Mathare demostraran que la zona del mercado carecía de edificaciones sanitarias.

Todos los voluntarios de Map Mathare son jóvenes de la comunidad: actualmente, el equipo está conformado por ocho jóvenes, de entre veinte y treinta años de edad, dos de ellos mujeres. Map Mathare organiza reuniones comunitarias donde los voluntarios preguntan a los residentes cuáles son los problemas que les aquejan, para que ellos puedan salir a investigarlos. Involucrar a la comunidad en el trabajo que hacen sigue siendo la meta más importante y el mayor obstáculo enfrentado por Map Mathare. Pero la dedicación de estos jóvenes para mejorar la vida de su comunidad es inspiradora.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.