Sri Lanka: se estrecha cerco a la libertad de expresión en internet

La libertad de expresión de internet en Sri Lanka es el objetivo de una nueva normativa gubernamental. A partir de ahora, las webs de «noticias» tendrán que pagar [en] 25.000 rupias (193$) para registrarse, y 10.000 rupias cada año para mantener su inscripción.

Preocupa que las implicaciones generales de esta ley se amplíen a los blogs personales, y que incluso puedan inducir a algunos blogueros a la autocensura por temor a la nueva normativa.

Tasas de inscripción

En mayo de 2012, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) [en] informaba:

El Tribunal Supremo de Sri Lanka ha dado carpetazo a un caso sobre la clausura de cuatro webs que no habían podido inscribirse oficialmente. Al tomar esta decisión, el tribunal parece dictaminar que la libertad de expresión en Sri Lanka no es un derecho absoluto y puede restringirse –y no hace falta aprobar otra ley para hacerlo.

El fallo llegó después que la defensa alegara que no hay ninguna ley que exija que los propietarios de webs deban inscribirse, por lo que el Ministerio de Comunicaciones y la Comisión Reguladora de Telecomunicaciones no pueden bloquear webs arbitrariamente. Pero las autoridades tomaron medidas rápidamente para solucionar este problema.

El 12 de julio, el ministro de comunicaciones de Sri Lanka, Keheliya Rambukwella, anunció que el gobierno planeaba promulgar nuevos anexos a la Ley de Prensa para controlar las webs de «noticias». Mencionó [en] que el gobierno «cobraría 100.000 rupias (770$) por inscribir una web y 50.000 al año por mantener el registro».

También dijo que «Si alguna persona o institución fuera objeto de ofensas o difamaciones por informes erróneos de noticias o por fotografías publicadas en cualquier periódico, podrá presentar una queja ante el Consejo de Prensa de Sri Lanka».

Si la queja es por difamación, el acusado se enfrenta a una multa de hasta 5.000 rupias, a dos años de prisión, o a ambos. También puede castigarse la publicación de procedimientos de los gabinetes ministeriales, «secretos oficiales», información financiera del gobierno o asuntos de defensa. (Web Socialista Mundial [en])

Estas medidas han provocado fuertes reacciones dentro y fuera de internet. Los líderes de los partidos de la oposición protestaron en Colombo [en] junto con activistas de movimientos civiles.

Thoughtful Kani [en] escribe:

Tener que inscribirse es una cosa. Pero una tasa de 100.000 rupias es absurda.

El 27 de julio, el Secretario del Ministerio de Información y Medios de Comunicación, Charitha Herath, dijo en Colombo [en] que no estaba previsto presentar la Ley de Derecho a la Información ante el parlamento en un futuro próximo. El gobierno actual lleva mucho tiempo evitando hacerlo.

El 9 de agosto, el gobierno confirmó que el gabinete vetaba la tasa de inscripción para webs de noticias y anunció una reducción de hasta un 80% sobre la propuesta original. Las tasas de inscripción y de renovación anual se redujeron a 25.000 y 10.000 rupias respectivamente.

La libertad de expresión en internet amenazada

Indi.ca [en] arremete contra esta decisión:

El gobierno tiene a sueldo de los contribuyentes productores en masa de porquería pura y dura como Mervyn Silva. No les gustan las críticas o la información en su contra, es decir, la libertad de expresión. Es una farsa y una vergüenza.

Patta Pal Boru [en] comenta:

En el centro del problema está el deseo de controlarlo todo.

El bloguero teme que esta normativa lleve a una mayor confusión en cuanto a saber qué constituye exactamente una «web de noticias». Eso podría inducir a los blogueros a aplicar la auto censura por miedo, lo que por supuesto juega en favor de la censura gubernamental.

Sanjana Hattotuwa [en] habla del impacto que tendrán las nuevas normas:

Evidentemente, a las webs de los medios de comunicación convencionales les afectará la nueva tasa. Pero en internet, cualquiera, en cualquier parte y en cualquier momento puede publicar algo que pueda considerarse noticia, por lo que potencialmente, esta nueva normativa podría rápidamente extenderse a blogs personales, microblogs (cuentas de Twitter), grupos de Facebook y páginas de seguidores, contenidos en plataformas como Bundlr que reunen noticias en un largo plazo o sobre un tema o acontecimiento específico, flujos fotográficos en Flickr sobre actualidades y canales de vídeo en YouTube [..]

Lo nuevo es que cualquiera en cualquier parte de Sri Lanka es ahora susceptible de ser encausado con el solo arbitrio del gobierno.

Groundviews inició una compilación en Bundlr titulada «Censura de internet en Sri Lanka: Documentación de una tendencia creciente» [en], que ha registrado durante meses los actos de censura en Sri Lanka y el estado de la libertad de expresión en internet de ese país.

Según Patta Pal Boru [en]:

Es muy importante desarrollar un foro, un movimiento, y agitar a la gente contra esta forma de utilizar los medios de comunicación. Solo un estado que no puede temer a las críticas se merece ser un estado civilizado.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close