¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

La herramienta de YouTube para difuminar rostros y qué significa para los activistas del mundo

Este post ha sido escrito por Sam Gregory, director de programa en WITNESS y originalmente apareció en el blog de WITNESS Video For Change [en] el 18 de julio de 2012. 

El 18 de julio de 2012 YouTube anunció una nueva herramienta dentro del editor de subida que permite a la gente difuminar (poner borrosas) las caras dentro del vídeo, y luego publicar una versión con las caras borrosas. WITNESS ha apoyado a YouTube y a otras plataformas a dar este paso durante varios años en blogs [en], presentaciones públicas [en], informes [en] y apoyo privado y aplaude a YouTube por tomar la iniciativa incluyendo esta función.

Captura de pantalla de la nueva herramienta de YouTube para poner las caras borrosas.

Examinaremos la herramienta en los próximos días y explicaremos cómo utilizarla bien para proteger a la gente vulnerable en sus vídeos. En este post hablaremos de la perspectiva de los derechos humanos sobre por qué es importante que las plataformas comerciales adopten herramientas como esta.

¿Por qué importa la opción de pixelar caras? 

Hay dos niveles en esto. Uno es la experiencia directa de la gente de la calle en situaciones difíciles que intentan compartir testimonio de grandes violaciones de los derechos humanos pero proteger a la gente al mismo tiempo. El segundo es la necesidad de opciones de anonimato visual [en] en una amplia gama de situaciones, ya que los medios visuales se han convertido en una forma dominante de comunicación y el acceso al reconocimiento facial aumenta.

El escenario del uso de los derechos humanos: Siria, Zimbabwe, Estados Unidos

En lugares como Siria, los activistas a pie de calle apuntan lo a menudo que la gente es identificada y localizada por el vídeo que comparten en internet. Aquí tenemos a Rafeeq de Homs, cuya historia [en] ha sido compartida recientemente a través de Al-Jazeera. Lo cito detalladamente:

Pero para los activistas, la cámara es una espada de doble filo.

Y aquí tenemos cómo.

Muchos de mis amigos han sido arrestados por protestar. Sin embargo, no fueron arrestados de los lugares de protesta, sino desde los puestos de control situados por toda la ciudad.

Pero, ¿cómo sabían las fuerzas de Assad que se manifestaban?

Las fuerzas del gobierno tienen equipos especiales dedicados a monitorizar protestas que graban y suben a internet.

Uno de mis amigos que fuera detenido durante un corto periodo de tiempo me contó que, mientras sufría la tortura de la detención, le preguntó el investigador si alguna vez había participado en concentraciones en contra del régimen. Cuando mi amigo lo negó, el investigador le enseñó una secuencia en la que su cara aparecía claramente en una protesta.

Entonces es cuando empezamos a aprender a grabar concentraciones desde ángulos que mostraran claramente las medidas enérgicas tomadas por Assad en las protestas pero no las caras de aquellos que se manifestaban.

Muchos residentes de Homs le han cogido miedo a la cámara. Esto no es porque haya algún tipo de animosidad entre los activistas y los residentes, sino por el miedo que el régimen ha implantado en sus corazones.

Saben que una foto de ellos en internet puede convertirse en varios meses de prisión y tortura. Este miedo ha crecido conforme se alza el número de arrestados.

Los residentes que viven en los barrios controlados por la oposición están especialmente amenazados de ser arrestados por aparecer en “incitantes cadenas de televisión”. .

Un residente que cruzó a un barrio controlado por el gobierno fue arrestado en un punto de control por aparecer en una secuencia filmada por un activista. En la secuencia, el hombre simplemente estaba quitando los escombros de la calle.

Como periodista principiante, he empezado a tener mucho cuidado con las caras que aparecen en mis secuencias. No quiero que le hagan daño a nadie por mi culpa.

Superviviente de una violación en Zimbabwe que compartió públicamente su historia, pero quería proteger su identidad por miedo a ataques de represalia.

Se han visto experiencias similares en Egipto, en Irán [en] y antes de eso en Birmania [en]. También hemos observado una necesidad constante de las luchas menos documentadas y menos públicas para proteger a aquellos que dicen lo que piensan.

De hecho, puedes encontrarte en grave peligro si eres la única persona que intenta hablar claro en tu comunidad como, por ejemplo, un superviviente de violencia de género en Zimbabue [en] o un miembro de una minoría impopular, como una trabajadora sexual que habla en contra de la violencia policial en Macedonia [en], o un superviviente hablando sobre maltrato de ancianos en  Pittsburgh o en San Francisco [en].

Como más y más personas utilizan el vídeo para protestar por algo, ya que se ha convertido en el gran medio de nuestra época, ha aumentado cada vez más la necesidad de darle a la gente la opción de elegir más herramientas para ocultar su identidad. Cuando el vídeo se convierte en el medio de comunicación de facto en la cámara de un móvil conectada al mundo, ¿cómo nos aseguramos de que la posibilidad de anonimato no se ha olvidado?

Los Derechos Humanos en juego: ¿Por qué se habla de la posibilidad de anonimato haciendo referencia a la libertad de expresión y la privacidad?

El discurso anónimo y el discurso publicado bajo un seudónimo ostenta una larga historia a la hora de evitar la personalización de un debate polémico, de expresar puntos de vista poco populares y de revelar verdades escondidas o tapaderas. Piensa en los autores de Federalist Papers [en], que escribieron bajo el seudónimo de Publius, o la filtración del vídeo del “Asesinato Colateral” [en] de Wikileaks para desvelar una tapadera sobre las muertes de periodistas en Irak.

En un artículo anterior en este blog [en] hablamos sobre los derechos humanos en juego cuando tratamos el anonimato:

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. – Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH).

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques. – Artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH).

El anonimato es una parte muy importante del derecho a la libertad de expresión. El Derecho internacional de derechos humanos trata el derecho a la libertad de expresión y al intercambio de información, al igual que la libertad de asociación en el Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (ver más arriba), y también en el Artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR), que añade que este derecho solo puede estar sujeto a restricciones “que deberán, sin embargo, estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para: (a) Asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás; (b) La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.”  Otras declaraciones internacionales [en] en los derechos de los defensores de los derechos humanos también recalcan la capacidad para difundir y recibir información respecto a los derechos humanos.

Junto a los derechos de libertad de expresión se encuentra el derecho a no ser objeto de injerencias arbitrarias e ilegales en su vida privada y en su correspondencia, reconocidas ambas en el Artículo 12 de la DUDH [en] y en el Artículo 17 de ICCPR. La libertad a la privacidad a menudo se entiende que abarque tanto el derecho del inviduo a una zona de autonomía dentro de una “esfera privada” como su casa, como en relación a las elecciones personales dentro de la esfera pública. Muchas de las discusiones sobre la privacidad virtual en Internet se centran en la seguridad de los datos personales y de la identidad personal.

El derecho a comunicar de forma anónima se presenta como crucial para un derecho activo a la libertad de expresión y a la privacidad. De acuerdo, este no es un derecho absoluto – después de todo, el anonimato puede utilizarse, por ejemplo, para ocultar la actividad criminal. Sin embargo, la gran aparición de posibilidades para proporcionar el anonimato y la inexistencia de restricciones a priori en el anonimato posibilita la libertad de expresión y respalda el derecho a la privacidad.

Ante el debate en las distintas redes sociales sobre si mostrar o no el nombre real, los usuarios han destacado el tipo de personas que podría escoger varias razones [en]: desde las más obvias como víctimas de violencia doméstica hasta miembros de grupos marginados como colectivos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales o colectivos de minusválidos. “Geek Feminism” lleva una wiki detallada e instructiva [en] sobre el tipo de personas afectadas por la insistencia en los nombres reales y en la identidad sobre el anonimato o el seudonimato.

Este reconocimiento del valor del anonimato también se refleja en las decisiones del Tribunal Supremo en los Estados Unidos, por ejemplo, en un fallo del Tribunal Supremo de 1995 del caso de McIntyre contra la Comisión Electoral de Ohio citado por la Fundación Fronteras Electrónicas [en]:

Los medios de protección del discurso anónimo resultan vitales para  el discurso democrático. Al permitir que los opositores protejan sus identidades les libera para expresar opiniones críticas minoritarias… El anonimato representa un escudo ante la tiranía de la mayoría… De este modo se demuestra el propósito de la Declaración de Derechos y de la Primera Enmienda en particular: para proteger de represalias a los individuos de las minorías… en manos de una sociedad intolerante.

Ahora, tras el lanzamiento de nuestro informe de “Cameras Everywhere” [en], que muestra en gran medida el debate sobre las repercusiones de la privacidad y la seguridad de un vídeo difundido, nos estamos centrando en pensamientos progresistas sobre cómo promover el derecho a la comunicación en la era del vídeo. ¿Qué significa ejercer el “anonimato visual” y qué pueden hacer activistas, empresas tecnológicas, legisladores y desarrolladores tecnológicos para mejorar esto?

¿Cómo podemos mejorar el anonimato al pensar tanto en lo que se encuentra delante del objetivo (por ejemplo, ¿cómo escondemos la voz de alguien o distorsionamos la voz de alguien de una forma fácil y asequible?), como en lo que se encuentra incrustado en la imagen (por ejemplo, los metadatos sobre la cámara del que graba el vídeo, el teléfono o la geolocalización que puede utilizarse para identificarlos)? Nuestro proyecto ObscuraCam [en] junto con el Guardian Project se presenta como un acercamiento a este último en el momento de su creación, justo como la nueva herramienta de YouTube que lo busca en el momento de su subida y distribución.

Las consecuencias del Reconocimiento Facial: Uniendo Identidades

Este enfoque en el anonimato visual se conecta con otros debates sobre privacidad que resultan relevantes tanto para los activistas de los derechos humanos como para un público más amplio. Un debate particular se centra en el papel cada vez más importante del reconocimiento facial, incluso dentro las redes sociales públicas. Mi viejo compañero Sameer Padania habla aquí sobre los principios éticos [en] y los aspectos prácticos [en] de este tipo de reconocimiento en artículos anteriores. Se le ha dado incluso un mayor impulso a estos asuntos por investigaciones recientes en el reconocimiento facial usando fotos de redes sociales.

Un equipo de la Universidad de Carnegie Mellon [en] logró identificar a algunas personas desde sus perfiles de Match.com usando el software de reconocimiento facial del usuario con fotos públicas disponibles en Facebook, y en una prueba posterior pudo identificar una parte importante de personas (concretamente, un tercio) en un entorno público al comparar sus imágenes con las imágenes públicas disponibles en Facebook. Las consecuencias de esto son que en una era en el que el reconocimiento facial va en aumento, en el momento que digas algo políticamente incorrecto o impopular, denunciarlo o manifestarse, puede establecerse una correlación con el otro 99% de tu identidad virtual, incluso si intentas y lo haces fuera de los límites del rastreo de la identidad.

Llegando al Entendimiento del Consentimiento Informado

También creemos que el énfasis en las posibilidades de las herramientas para el anonimato visual debe ir de la mano centrándose en la educación del usuario al establecer una comprensión de un consentimiento informado. A menudo en nuestro propio trabajo encontramos esas personas valientes que eligen protestar en público (mostrando sus caras y toda la información sin tapujos) a pesar de los riesgos que conlleva (lee la impactante reflexión sobre este tema [en] de Erika Smith después que unos activistas se manifestaran a favor de los derechos de las mujeres).

Sin embargo, la única de asegurarnos de esto se presenta al ampliar la comprensión pública sobre lo que significa un consentimiento informado. De alguna manera WITNESS se acerca mediante el diseño de un interfaz táctil para señalar y buscar el consentimiento de la herramienta InformaCam [en] dentro de nuestro conjunto de aplicaciones SecureSmartCam, y mediante el respaldo de un amplio campo de propuestas de formación y de medios que hablan y ayudan a las personas a entender un consentimiento informado con estas herramientas.

¿Harán lo mismo otras redes sociales y plataformas para compartir fotos y vídeos?

Aplaudimos a YouTube por pensar cómo integrar el anonimato visual en su plataforma y pedir a otras redes sociales y plataformas para compartir fotos y vídeos que sigan su ejemplo. Para ello los activistas y los ciudadanos corrientes necesitan opciones fácilmente controlables en cada etapa de creación y de distribución de medios visuales.

Únete a la conversación: Añade tus comentarios o tuitéalos usando #witnesslive. Organizaremos un hangout en Google+ muy pronto para debatir sobre esta herramienta y sus aplicaciones en los derechos humanos. También puedes enviar tus tuiteos directamente a @SamGregory.

1 Comentario

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.