¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

RD del Congo: violencia en Kivu del Norte acusa a Ruanda

Desde abril de 2012, Kivu del Norte, provincia en el este del Congo, ha sido desestabilizada por el movimiento 23 de Marzo (M23) [en], compuesto por combatientes del Congreso Nacional por la Defensa de las Personas (CNDP) dirigido por tutsis. En el marco del tratado de paz de Kinshasa del 23 de marzo de 2009, del que tomaron su nombre, el M23 empezó a incluir a los miembros de las Fuerzas Armadas Congoleñas [en] (FARDC) en sus filas. Bosco Ntaganda fue además ascendido a General de la Armada en las FARDC, mientras el CNDP llegó a ser un partido político como resultado de este acuerdo.

A pesar de que han ocupado puestos clave en las FARDC desde el tratado, la mayoría de soldados desertaron de la Armada Nacional Congoleña en marzo de 2012, descontentos por la falta de respeto mostrado hacia el acuerdo por parte del gobierno congoleño. Se cree que hubo más deserciones de las que se vieron, y que había además un deseo de dividir el país. Al momento de escribir esto, julio de 2012, el movimiento M23 continúa causando enormes pérdidas de vidas y masivos desplazamientos de personas.

Rebeldes del M23; usado con permiso via blatantworld.com en FlickR

Demandas del movimiento M23:

El portavoz del M23, el Teniente Coronel Kazarama declaró [fr]:

Nous demandons au gouvernement de la République Démocratique du Congo de fournir des efforts pour l’éradication des forces négatives à l’Est, notamment les FDLR (Forces démocratiques de libération du Rwanda, une rébellion constituée d’hutu rwandais, ndlr) Nous demandons le retour de tous les Congolais réfugiés, vivant à l’extérieur du pays, en exil ; la reconnaissance des grades formels de tous les officiers des groupes armés et ceux du CNDP en particulier, l’intégration politique des membres du CNDP au sein du gouvernement central.

Demandamos al gobierno de la República Democrática del Congo que dirija sus esfuerzos a erradicar a las fuerzas negativas del Este, especialmente el FDLR (Fuerzas Democráticas para la liberación de Ruanda, una serie de rebeldes compuestos por hutus ruandeses, NDLR). Demandamos la vuelta de todos los congoleños refugiados y que se encuentran en el exilio, viviendo fuera del país; el reconocimiento de los grados formales de los oficiales de los grupos armados, en particular el CNCP, así como la integración política de los miembros del CNDP al corazón del gobierno central.

Serias consecuencias para la población civil

El comienzo de esta rebelión ha desatado una nueva guerra en Kivu del Norte que causa muchas pérdidas humanas y masivos desplazamientos de la población. Durante las últimas semanas, el movimiento M23 se ha incrementado de mil a dos mil combatientes y ha tomado el control de varias ciudades de la provincia. El aumento de la violencia ha desplazado a más de 200.000 personas y ha hecho que más de 30.000 hayan buscado refugio en Ruanda y Uganda.

El siguiente vídeo de Amnistía Internacional ilustra la situación de la población en Kivu del Norte  [fr] :

 El controvertido papel de Ruanda

Varios expertos regionales piensan que el Gobierno de Ruanda estaría implicado en el apoyo al M23. Informes de las Naciones Unidas [UN, en] y el Observatorio de los Derechos Humanos [en] denuncian la participación indirecta del país en este conflicto. Se cree que Ruanda provee de armas al movimiento M23 y manda tropas para luchar contra los rebeldes.

Un anexo del Informe Anual del Comité de Sanciones de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo, hecho público [fr] a comienzos de julio de 2012, señalaba que las Fuerzas Armadas de Ruanda:

« fournissent du matériel militaire, des armes, des munitions et des fournitures diverses aux rebelles du M23 » et octroient soutien et protection au général rebelle Bosco Ntaganda, recherché par la Cour pénale internationale (CPI) pour crimes de guerre.

“proveen de equipamiento militar, armas, munición y materiales varios a los rebeldes del M23″, así mismo garantizan soporte y protección al General rebelde Bosco Ntaganda, buscado por la Corte de Crímenes Internacionales (ICC) por crímenes de guerra.

Las acusaciones de los expertos de las Naciones Unidas están basadas en los testimonios anónimos de ochenta desertores rebeldes, incluyendo treinta y un ruandeses pertenecientes al M23.

Se cree que los expertos de Naciones Unidas tienen pruebas [fr] de que varios altos cargos ruandeses, incluyendo al Ministro de Defensa, James Kabarebe [en], están en permanente contacto con el M23:

Aujourd’hui les Nations-Unies disposent de preuves que la guerre à l’Est de la RDC est traitée au Rwanda comme une affaire d’Etat, puisque ce sont les hauts dignitaires du régime de Kigali qui se chargent de ce dossier.

Hoy las Naciones Unidas han comprobado que se está tratando la guerra en el este del Congo como un asunto de estado, mientras son los altos dignatarios del régimen de Kigali quienes son los responsables del caso.

Controversia sobre los desertores rebeldes

El 24 de julio, en la frontera de Goma, capital de la provincia del este del Congo Kivu del Norte, Ruanda rechazó [fr] tomar de regreso a 24 presuntos rebeldes ruandeses del M23. Se suponía que los rebeldes serían entregados a Ruanda por las Naciones Unidas, ante quienes se habían rendido después de desertar del grupo rebelde:

Les 24 mutins s'étaient rendus en mai à la Mission de l'ONU en RDC (Monusco) après avoir quitté les rangs du M23 dans la province du Nord-Kivu. Ils avaient déclaré à la Monusco être des citoyens rwandais, qu'ils avaient été recrutés au Rwanda avant d'être envoyés en RDC pour rejoindre le M23. La Monusco les a ramenés samedi à la frontière pour les remettre aux autorités rwandaises, mais celles-ci ont refusé de les récupérer en expliquant qu'elles “ne pouvaient pas prendre des gens du M23″, a déclaré à l'AFP un porte-parole de la Monusco à Goma.

En mayo, los 24 rebeldes se rindieron a la Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (Monusco), después de abandonar el movimiento M23 en la provincia de Kivu del Norte. Ellos han declarado a Monusco que eran ciudadanos de Ruanda y que había sido reclutados en Ruanda antes de ser enviados a la República Democrática del Congo para unirse al M23. Monusco los llevó a la frontera el sábado para entregarlos a las autoridades de Ruanda, pero rechazaron la devolución, explicando que ellos “no podían tener a personas del M23″, explicó un portavoz de Monusco en Goma a la AFP.

Mientras las Naciones Unidas y el Observatorio de los Derechos Humanos han probado que Ruanda está implicada en la desestabilización de la República del Congo, el Ministro de Información del gobierno congoleño confirmó [fr] estas alegaciones:

C'est avec colère que le ministre des médias, relations avec le parlement, initiation à la nouvelle citoyenneté et porte-parole du gouvernement, Lambert Mende Omalanga s'est adressé aux journalistes à Goma samedi 09 juin. Au cours d'un point presse, Lambert Mende a communiqué le rapport du gouvernement concernant la situation sécuritaire au Kivu. Il n'a pas mâché les mots au sujet des relations entre Kinshasa et Kigali : ” Une chose est indéniable : le territoire rwandais a servi à la préparation d'une conspiration qui, après avoir commencé comme une simple mutinerie, évolue dangereusement vers un schéma de rupture de la paix entre deux pays de la région des Grands Lacs.

El Ministro de Medios, Relaciones Públicas y Ciudadanía, a la par que portavoz del Gobierno, Lambert Mendé Omalanga, se dirigió a los periodistas de manera furiosa en Goma el sábado 9 de junio. Durante una rueda de prensa, Lambert Mendé comunicó el informe del Gobierno sobre la situación de la seguridad en Kivu. No midió sus palabras cuando se refirió a la relación entre Kinshas y Kigali: “Una cosa es innegable: el territorio de Ruanda ha sido usado para preparar una conspiración que, tras haber empezado como una simple revuelta, evolucionó peligrosamente hacia un plan de ruptura de la paz entre dos países en la región de los Grandes Lagos”.

A pesar que las significativas pruebas muestran que Ruanda está implicada en el apoyo a los estos rebeldes, Ruanda continúa negando todas las afirmaciones, las cuales considera infundadas.

Durante una conferencia de prensa el 19 de junio en la capital de Ruanda, Kigali, Paul Kagame, el Presidente de Ruanda afirmó [fr] que:

«le Rwanda n’est pas la cause des problèmes du Congo [..] », indiquant que les problèmes congolais doivent être réglé par les congolais eux même.

“Ruanda no es la causa de los problemas del Congo [..] ”, indicando que los problemas del Congo deben ser resueltos por los propios congoleños.

La situación en la provincia de Kivu del Norte permanece en extrema tensión, así como el número de personas desplazadas aumenta constantemente. Los jóvenes de Goma lamentan que Ruanda apoye a los rebeldes del M23. En una muestra de su enfado, demandan armas [fr] para luchar contra los rebeldes:

La journée du lundi 9 juillet 2012 a été caractérisée par des actes d'une barbarie sans nom. En effet, les jeunes de la ville de Goma, essentiellement les conducteurs des taxis motos communément appelés motards dans cette ville, ont manifesté dans les villes de la région. Certains ont pris le contrôle des ronds-points de la ville (Signers, TMK et Birere, Corniche) ; d'autres ont occupé une partie de la frontière entre le Rwanda et la RDC; d'autres enfin se sont dirigés vers les centres du pouvoir (Gouvernorat et Région militaire).

El lunes 9 de julio de 2012, se caracterizó por actos de inexplicable barbarismo. Así que los jóvenes de Goma, principalmente conductores de moto taxis, conocidos aquí como “bikers”, lo demostraron en las ciudades de toda la región. Algunos tomaron el control de las rotondas de la ciudad (Signers, TMK y Birere, Corniche); otros ocuparon una parte de las fronteras entre Ruanda y el Congo y otros se dirigieron hacia los centros de poder (la Gobernación y la Región Militar).

Estos jóvenes están frustrados por los contratiempos en el frente sufridos por los militares de las FARD, así como por el hecho de que varias ciudades estén aún en manos del M23.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.